PARA VER EL REINO DEL SEÑOR, HAY QUE NACER DE NUEVO - Foro
Sábado, 2016-12-10, 4:19 PMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » Divina Revelacion Alfa y Omega » Divina Revelacion Alfa y Omega » PARA VER EL REINO DEL SEÑOR, HAY QUE NACER DE NUEVO (6)
    PARA VER EL REINO DEL SEÑOR, HAY QUE NACER DE NUEVO
    bookFecha: Sábado, 2013-08-31, 5:58 AM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de:
    http://www.alfayomega.com.pe/detallerollo.php?id=6&pagina=1


    PARA VER EL REINO DEL SEÑOR, HAY QUE NACER DE NUEVO.-


    Significa que una divina exsistencia, no basta para saberlo todo; siendo mi divina añadidura infinita, el divino esfuerzo de cada cual, también es infinito; pues mis divinas leyes son infinitamente expansivas; esto quiere decir que según como obre cada espíritu con su propio cuerpo, así es también la divina expansión de lo que se ha ganado; en su paso por los mundos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa también que cada criaturita tiene un divino avance geométrico a su propio pensar; es decir que su futuro plan de divino destino, es resultado, del divino juego, conque puso en divina acción sus propias virtudes; esta divina acción se denomina divina acción Alfa de la divina cuadratura solar; y significa que actualmente las divinas virtudes humanas, actúan en Santísima Trinidad, con respecto a su divina morada; esto es: alto, ancho y largo; con la divina aparición de mi divino Primogénito, la humanidad terrestre entra en una nueva y divina dimensión; que es: alto, ancho, largo y desprendimiento; esto significa que la futura generación levitará; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significará que la divina ciencia terrestre, entrará en una nueva y gloriosa era; la divina era y locura por los viajes espaciales; siendo así que no todos tendrán la dicha incomparable de viajar de mundo en mundo; pues se requiere una divina pureza que el terrestre está lejos de poseerla; debería tenerla; pero el maldito egoísmo de la maldita secta vaticana, retrasó su espíritualidad en veinte siglos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues no se cumplió mi divino mandato de amor entre mis hijitos; más pudo dentro de la evolución humana, la maldita ambición material de los que se dicen mis representantes en la Tierra; por lo tanto los divinos querubínes del divino universo expansivo pensante, no podrán rejuvenecer a todos; pues ellos leen la divina mente de cada criatura pensante; y ellos verán con divino horror, que los hijitos terrestres se comen a sus propios hermanos; pues has de saber hijo divino, que todas las infinitas criaturas de las naturalezas planetarias, han salido de un mismo Creador; todos son divinos hermanos, en infinita evolución; ninguna Sagrada Escritura enseña a comer a sus hermanos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; la mayor culpable de que mis hijitos terrestres hayan violado tan divina ley, es la maldita ramera; la maldita roca del egoísmo humano; la maldita secta vaticana; que mis hijitos terrestres conocen como iglesia católica; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; es por eso hijo divino, que mis hijitos del occidente planetario los perseguirán; grande será el llorar y crujir de dientes de todos aquéllos que han comido y comen carne; si en el pasado terrestre, yo, tu divino Padre Jehova, autorizaba la divina inmolación del divino corderito, lo hacía como un divino acto de humildad y de divina enseñanza a la divina psicología reinante; a la divina fé, que el rebaño terrestre había alcanzado; otra era la divina intención del Padre Jehova; pues yo sé por qué lo hago; siempre deseo lo mejor para mis hijos; que por un divino instante olvidan su propio pasado, por su divino paso, por la divina materia planetaria; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa también que para que mis hijitos sigan el divino camino recto, es menester que cambien de tan bárbara costumbre; pues el divino orígen de cada uno, así lo exige; por lo tanto la humanidad terrestre, avisada está; y desde este mismo instante empieza a correr el divino puntaje celeste; ó su divino enjuiciamiento; pues exsiste una abismante diferencia, entre el haber cometido una falta por ignorancia provocada, y cometerla estando avisado; u obrar con divino conocimiento de causa; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa también, que toda la humanidad entrará en una nueva y divina filosofía; cuyo divino jefe espíritual será el divino Padre Jehova y cuyo divino Primogénito, obrará como divino juez en la Tierra; pues escrito está que Jesús de Nazareth volvería a juzjar a vivos y muertos; pues todos son sus divinos hijos galácticos; y lo que es del Padre es del hijo; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que nadie podrá entrar en mi santo reino, si no se arrepiente en forma sincera; pues la divina sinceridad, es divina parte, de la divina filosofía de niños que reina en mi divina morada; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito; todas mis divinas enseñanzas conducen a eso; infinita alegría de niños; lo que resulta muy difícil de hallar, en la maldita filosofía de los ricos; pues ellos son rocas de egoísmo; viven en perpetua desconfianza; no dejan que a sus mentes entre mi divina luz; pues ellos mismos, con su desmedida ambición, alejan a las divinas inteligencias de la divina luz; es por eso que fué divinamente escrito: Es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja, que un rico en el Reino de los Cielos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que nueva filosofía pensante, se inicia; significa nacer de nuevo; significa también que una nueva y divina moral, reinará en el mundo; la misma moral enseñada por mis divinas y Sagradas Escrituras; que la maldita secta vaticana, no cumplió, para la futura felicidad de mi divino rebaño terrestre; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa también que los malditos, que siguen malditas filosofías pensantes; que no son árboles plantados por tu divino Padre Jehova, de raíz serán arrancados de la evolución humana; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; me refiero hijito; a aquéllos que por sus malditas ambiciones individuales explotan en diversas formas a mis hijos; partiendo por el mismo maldito materialismo; donde se ha atrincherado satanás, para esclavizar al mundo; tal como se atrincheró en la maldita filosofía de fuerza, de los malditos dioses faraones; del pasado terrestre; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa también que todos mis hijitos, conocerán su divina y respectiva jerarquía espíritual; ó divina jerarquía galáctica; pues todos serán divinamente agrupados en un sólo rebaño; pues mis divinas leyes son comunes a todos, sólo cuenta la divina superioridad espíritual; es decir que los humildes son y serán siempre los primeros; pues ninguna infinita sabiduría, es grande ante mí, sin la divina humildad; sí hijo divino; así es y así fué prometido por todos los espíritus terrestres, antes de encarnar en sus divinos cuerpos humanos; por lo tanto, todo hijito será premiado, según el divino grado de divina humildad, que tuvo en la vida; y también la divina voluntad y paciencia, que desplegó, para ser salva; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que para entrar en mi infinita gloria, se tomarán en divina cuenta, todas las exsistencias pasadas por mis hijitos, en otros mundos; pues escrito está que muchas moradas tiene el eterno Padre Jehova; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que toda divina ciencia ó divina perla del saber, que ha enseñado tan divina ley, grande es ante mí; y glorificadas serán en la nueva era; pues han cumplido con la divina ley de toda divina sabiduría: nada es imposible para el señor; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa también que nada quedará sin que no se transforme; pues estando el divino Padre en todas partes, todo recibe la divina influencia del todo; pues mi divino pensar, abarca el infinito; en un grado tal que escapa a toda mente del universo infinito; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa también que todas las divinas religiones, desaparecerán; pues son producto del no cumplimiento de mi divino mandato; pues hace ya veinte siglos que yo ordené a la maldita secta vaticana unificar mi divino rebaño terrestre; no lo logró; pues se tentó también, con la maldita riqueza; la misma que perdió a muchos de mis hijitos en el pasado terrestre; grandes potencias del mundo han caído; sin haber dejado a la humanidad terrestre, ninguna doctrina, digna de perpetuarse; todas sin excepción alguna, no tomaron en cuenta, la sublime doctrina, que ha emanado y emana, de mis obreritos del trabajo; todas han explotado y esclavizado a mis hijos; todas se han engrandecido, explotando y martirizando a la divina espíritualidad del divino rebaño; todas serán juzjadas según el atraso y la crueldad, conque se ensañaron con mis humildes hijos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa también que el planeta Tierra se prepara para recibir la divina justicia, el año divino del 2001; pues en este divino año empieza la divina resurrección de toda carne; carne eterna, con filosofía también eterna; pues las divinas ciencias celestes, que representan mi infinito es la divina sabiduría de los divinos soles; que en su divino conjunto, forman la Santísima Trinidad; pues toda divina sabiduría que se adquiere en cada divina reencarnación, se transforma en divina luz eterna; se transforma en divina electricidad pensante; que en la infinita eternidad de infinitas reencarnaciones, llega a convertirse en un divino sol de infinita sabiduría; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; toda sabiduría jamás se pierde; es divina herencia divinamente ganada; es el más sublime honor, que criatura alguna pueda brindarme; una divina vida de honrado trabajo, vale infinitamente más, que cualquier monumento que puedan levantarme; pues sin la divina ley del divino trabajo, nadie entra en el Reino de los Cielos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues por algo está escrito: Hijo del hombre; que significa hijo del trabajo; pues todo hombre debe ganarse el divino pan con el sudor de su frente; así fué escrito, y así será hasta la caída del maldito materialismo; cuya maldita filosofía es la maldita fuerza, el maldito comercio de las malditas armas y la maldita explotación del hombre por el hombre; sí hijo divino; así es y así será hasta la divina resurrección de toda carne; pues toda filosofía que no ha plantado tu divino Padre Jehova, de raíz será arrancada, pues se hace lo que el divino libre albedrío del eterno Creador quiere que se haga; pues los monitos humanos, nada saben; ó mejor dicho creen saberlo todo y no saben nada; basta ponerles una divina maleza, por divino problema, y se confunden todo; y sin embargo, se hacen llamar el rey de la creación; sí hijito, así es, sólo rey de las tinieblas, se puede ser; cuando por soberbia propia, no se sabe su propio orígen; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos.-

    Y san Juan dijo: He llegado al Séptimo Cielo.- Significa que cada divina exsistencia representa un cielo, en infinita expansión; pues el divino espíritu es divinamente expansivo y consecutivo a sus propias acciones; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que todos llegarán y llegan a un cielo; todos serán divinamente reconocidos, en la divina eternidad solar; significa que cada uno se hace su propio destino; divinamente inspirado de lo que vió en los lejanos soles; y nó de lo que vió en la Tierra, pues lo de la Tierra, es sólo pasajero; es como un divino suspiro frente a la eternidad solar; muchas veces el espíritu humano reniega de sí mismo; cuando habiendo llegado a mi divina morada solar, se dá cuenta de la poca importancia que tiene en el mundo celestial, la gloria terrestre; y mira desde lo alto, con infinita lástima, a los llamados grandes del mundo; a los que se creen que nunca rendirán cuenta a nadie; sí hijo divino; así es y así será hasta la total recuperación de la criatura terrestre; pues el mundo terrestre es un mundo expiatorio; que rendirá divina cuenta, de todo cuanto ha hecho; será uno, entre infinitos más; pues mi divina cimiente, está en todo el universo infinito; pues mi divina creación, no es sólo la divina especie humana; sino que son infinitas creaciones, que jamás podrán ser contadas, por mente alguna; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que no todos alcanzan la divina eternidad; pues el planeta Tierra es aún un planeta de monitos; es aún de carne; es aún imperfecto; es aún un divino microbio que se arrastra por el suelo; llevando en sí mismo, su propia pudrición; que espera cierta madurez, para provocar al espíritu la muerte de su unión con el cuerpo; creándole una incertidumbre, que ninguna ciencia humana, podrá remediar; pues el espíritu humano, vive olvidado de las divinas leyes, que le conducirían a su propio cielo; sí hijito; la principal causante de la tragedia humana, es la ciencia del bién; la maldita comodidad emanada de una maldita filosofía; me refiero hijito a la maldita filosofía de la fuerza; la misma que ha hundido a infinitos imperios en las lejanas galáxias; la misma que se hundirá así misma en el planeta Tierra; la que nunca comprendió, que tenía en sí misma, un divino punto de partida; la misma divina partida, que constituye la misma llegada; pues en el mundo celeste nada varía; todo es eternidad inmutable; sólo es variable dentro de la divina relatividad, el espíritu pensante y su divina filosofía de prueba; en su paso por las infinitas galáxias planetarias; pues planeta significa en divinas ciencias celestes, divino plan en divino trabajo; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa también, un nuevo é infinito destino; pues a cada divina llegada, surge una nueva y divina salida a nuevos planetas, del universo material; pues escrito está, que hay que nacer de nuevo, en filosofía nueva, para ver el reino del divino Padre Jehova; esto quiere decir, que la divina encarnación, es la filosofía nueva; pues todo se renueva, en el infinito universo expansivo pensante; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esta divina Revelación, espantará a quienes se han reído y hasta se han burlado de mis divinas leyes; ¡¡compadecéos de ellos!! pues al reírse y burlarse de algo que no conocen, se acortan ellos mismos su propia eternidad en la divina luz; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que todo el infinito del universo expansivo pensante, se cierran ante el espíritu, que ha hecho mofa, de sus respectivos libres albedríos; pues nunca jamás, la criatura humana debe olvidar que se nace y se vive gracias al divino comunismo espíritual, de infinitas inteligencias, que le observan y le han venido observando, desde eternidades atrás; aún de mucho antes que surgiera a la vida animal ó a la vida vegetal; sí hijo divino; así es y así será en todos los tiempos y espacios, del universo expansivo pensante; todos los pecadores del mundo Tierra, lágrimas de sangre llorarán; pues, no exsiste estado de ánimo más espantoso, que aquél, en que el espíritu, presiente su propio fín; me refiero hijito a su divino fín filosófico; pues el espíritu es eterno; pero el cambio de filosofía en él, es algo que hiela la sangre; pues se ha violado una divina promesa hecha en los lejanos soles; promesa, que aunque pasajera, repercute eternamente, en el propio espíritu; pues esa divina promesa, le ata a las infinitas inteligencias galácticas; que no lo abandonarán jamás; ya sea para premiarlo según su divina evolución planetaria, ó para castigarlo; según también su divino grado de evolución y según sus acciones materiales; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que el llorar y crujir de dientes será para aquéllos que en divina conciencia, se encuentren culpables; los primeros del mundo terrestre, serán los últimos en llegar a su propio cielo; pues en las divinas moradas, los que han sido humildes, son recibidos primeros; pues ellos constituyen la máxima grandeza y virtud en el cielo; pues si bién los llamados ricos, no entran en mi santo reino, no por eso podrán arrepentirse; libre albedrío tienen; muchos serán salvos; pues la divina intelectualidad está en todos; pues escrito está que toda roca de egoísmo humano sea del grado que sea, partida será por la divina sabiduría de mi divino Hijo Primogénito; que se aparecerá al mundo, brillante como un divino sol de infinita sabiduría; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que tu divina aparición, hijo divino, causará espanto, asombro, sorpresa, remordimientos, etc, etc; pues todo padre solar hace estremecer a sus propios hijitos; pues tu divina aparición remueve la naturaleza Tierra; cada divina molécula terrestre, vibra junto contigo; pues la Santísima Trinidad está en todas partes; el universo expansivo pensante, te reconoce donde tú vayas; ellos leen todas las mentes humanas; como la leerás tú también, hijo divino; pues tu divino primer gérmen planetario terrestre, vá en constante madurez; todo madura en las divinas naturalezas planetarias; pues ellas tienen un divino pacto filosófico con infinitas inteligencias; entre ellas el espacio y el tiempo; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; el espacio y el tiempo son también divinas criaturas; ellos son divinos Querubínes; que en divinas ciencias celestes significa rubíes que desean ser grandes dioses, como los espíritus del universo infinito; divino querubín en otras palabras, es querer llegar a ser; es un divino mandato de infinita herencia solar; herencia sublime que viene cumpliéndose desde mucho antes, que surgiera la vida humana; pues la vida humana pasará y nadie en los universos infinitos lo advertirá; pues los puntitos planetarios se cuentan como el infinito grano de arena del desierto; esto significa que jamás en infinitos mundos, se llegará a conocer la Tierra; pues mi divina inmensidad, hace que universos de universos infinitos lleguen a ser grandes creadores; pero jamás se han visto en sus propias eternidades; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pero te diré hijo divino, que sea el que sea el grado de perfeccionamiento de determinado mundo, tuvieron siempre por divino punto de partida, la divina inocencia solar; fueron divinos querubínes pensantes sin ciencia alguna; sin comprender aún su propia y divina exsistencia solar; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; el divino tiempo y el divino espacio, son también divinos querubínes de infinita inocencia; pues ellos permanecen inmutables, ante los desmanes y violación de mi divina palabra, en el mundo terrestre; su divina actitud obedece a su propio estado evolutivo; pues teniendo ambos un divino libre albedrío, éste está divinamente relacionado, con otros tiempos y espacios del divino universo expansivo pensante; la divina creación de tu divino Padre Jehova, es una divina creación expansiva; es decir que cada criaturita pensante, sea la que sea, se multiplica en el infinito mismo; es por eso que a infinitas criaturas, entre ellas el monito terrestre, les cuesta un mundo de divinas dificultades, llegar a comprender la eternidad; ninguna ciencia terrestre logra llegar siquiera cerca de ella; sólo mi divino Primogénito, lo hará; pues ya sembró parte de la divina verdad, cuando encarnó en el divino Jesús de Nazareth; toca ahora, recoger la divina ganancia ó enmendar a la divina pérdida; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que todos recibirán mi divina añadidura, según lo que han sembrado en su propio espíritu; pues a cada uno según sus obras; el que no ha pecado, nada debe de temer; el que ha pecado, será castigado, según el grado é intensidad espíritual de la falta; pues al terrestre, le falta divina ilustración del propio universo en que vive, para comprender mi divina y suprema justicia; mientras no cambie su modo de vivir y sus costumbres, jamás logrará la divina eternidad; pues la divina ley de la divina resurrección de la carne, así lo pide; no sólo basta dar físico nuevo; también es necesario dar pureza nueva; ó bién filosofía pensante nueva; pues todas las divinas virtudes pensantes quieren lo mejor para sí; es por eso, que espantadas quedarán, cuando lean en la divina mente de cada cual, que por su propio libre albedrío, han comido la carne de sus propios hermanitos de prueba pasajera; los tales maldecirán, sus propias costumbres; y a los autores que le inculcaron esas costumbres; es por eso, que escrito está, que los hijos maldecirán a sus padres; y los padres a sus propios padres; y el universo pensante y creyente, maldecirá y perseguirá a la maldita secta vaticana, secta comercial malamente llamada iglesia católica; pues tuvo la misión divina de guiar mi divino rebaño terrestre, pero no fué digna de ello; la maldita ambición; la hipocrecía, el maldito comercio de mis leyes divinas, el maldito lujo, la falsa adoración material, han hecho de ella, la maldita ramera; la maldita roca del egoísmo humano; pues han derramado sangre inocente, por imponerse; y aún persigue a mis hijitos; que por la divina ilustración, tratan de llevarla a buen camino; al camino de la verdadera espíritualidad; al único camino, que debió haber seguido hace ya veinte siglos; sí hijo divino; así es y así será hasta su total desaparecimiento de la faz de la Tierra; pues escrito está, que árbol que no ha plantado tu divino Padre Jehova, de raíz será arrancado; esto significa que las malditas tinieblas se han atrincherado una vez más, en la que debería ser luz del mundo; pero tu divino Padre Jehova, siempre triunfa en amor infinito; pues escrito está que la maldita serpiente, se arrastrará por siempre jamás, a mis divinos pies; pues fué también una hijita solar; que ha caído temporalmente en divina rebeldía; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; ella ha atentado contra mi divino libre albedrío; pues tentó a la divina Eva en el paraíso terrenal; escrito está, que quien abuse con alguno de mis hijitos, conmigo abusa; pues mis divinas vibraciones, están en todas partes; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que el planeta Tierra sube de divina categoría galáctica; pues al estar tú, Hijo Primogénito, se le abren al mundo Tierra, los infinitos cielos; entrando este planeta a la divina categoría de planeta terrestre de tercera categoría galáctica; esto significa un divino é infinito plan galáctico; pues la divina herencia planetaria es infinita; pues todos los planetas materiales descienden y ascienden en la respectiva dimensión y evolución; al decirte Hijo Primogénito, que el planeta Tierra asciende en la divina jerarquía de los mundos, quiero decirte que entra en una nueva y divina filosofía pensante; esta nueva filosofía pensante, corresponde a mi divina añadidura; pues a cada virtud, le corresponde también su divino premio celestial, pues son premiados el grande como el chico; son premiadas la divina criatura pensante, y su divina morada; que también es una divina virtud pensante, materializada, que tiene también un divino libre albedrío con sus divinos tiempos y espacios propios; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; la divina ecuación celestial que te demuestra el divino ascenso del planeta Tierra en el divino universo expansivo pensante, es la siguiente: divino gérmen terrestre: = una divina vibración solar; = un divino tiempo y espacio, en infinita expansión; = divinos querubínes pensantes, en divina acción, de un divino magnetismo solar; = una divina línea solar magnética en divina expansión de infinita madurez; = pactos filosóficos en los lejanos soles; = lugar divino de gigantescos soles y planetas; = lumbrera mayor radiando al infinito material; = divinas escenas colosales, sólo vistas por el divino primogénito solar; = morada infinita de infinitos dioses galácticos, de infinitas filosofías pensantes; = divino punto de partida de la naturaleza terrestre y de infinitas naturalezas planetarias; = punto geométrico divino; hacedor de infinitos universos, de divina materia solar, en estado eterno de expansión; = un microscópico puntito terrestre de partida; atravesando infinitas lumbreras solares, de infinitos colores y mundos de infinitas y colosales dimensiones; = un divino principio eléctrico con una divina vibración pensante; y con un indeterminado libre albedrío; debido a su divina carencia de total ciencia y divino principio de la divina inocencia; = una divina creación solar en divina madurez expansiva; = una divina creación de los soles Alfa y Omega, de la divina galáxia Trino; = una divina morada planetaria para infinitas inteligencias, de infinitos pensares filosóficos; = leyes divinas y eternas para ver la divina morada del divino Padre Jehova; autor y divino creador de todo cuanto exsiste y exsistirá; = reunión infinita de padres solares, que viven el divino tiempo celeste y divino espacio solar; = criaturas con poder divino y colosal; de transformarlo todo con el sólo divino pensamiento; = divinos primogénitos de infinitos mundos y galáxias; = asimilación de divinos fluídos ó divinas individualidades solares, en una sola; = Santísima Trinidad expresada en infinita sabiduría de divina electricidad solar; = un infinito número de planetas tierras, con sus propias y divinas escrituras; = infinitas historias planetarias; divino producto de la divina imperfección; = inaudito viaje del puntito geométrico divino, a través del espacio planetario; = divinas dimensiones en constante é infinita transformación filosófica; = una divina y futura galáxia de infinitos mundos y soles; = un divino alfa y omega; principio y fín, de uno de los tantos períodos por los que ha pasado el planeta Tierra; = plan divino; divinamente concebido, por el divino Padre Jehova; y sus hijitos mayores; los divinos soles del infinito universo expansivo pensante; = una divina revelación yá divinamente anunciada, en el pasado terrestre; = un divino y nuevo principio filosófico, que trae en sí mismo, la divina resurrección de toda carne; = un divino principio galáctico; que hará desaparecer, todas las antiguas filosofías de la Tierra; = una divina y abismante revolución espíritual en el planeta Tierra; oriente contra occidente se disputan la divina sabiduría de mi Hijo Primogénito; todos los obreritos son salvos; constituyéndose en ser los primeros en mi santo reino; = una divina y perfecta justicia sobre la humanidad terrestre; = un divino gobierno comunista universal; = una divina similitud con el divino gobierno solar; donde reina el divino comunismo celestial con filosofía de niños; = un divino gobierno patriarcal; en que sólo gobernará el más sabio y el más humilde; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esta divina ecuación es infinita; pues en el divino universo expansivo pensante, nada tiene término; todo enlaza el todo sobre el todo; todo sale de mí, y todo vuelve a mí; pues después de mí, nadie; antes de mí, nadie; sé hijito que esta divina explicación confundirá a muchos; esos muchos son aún más imperfectos dentro de los mismos imperfectos; pues los que me comprenden, en microscópico grado, grandes son en la divina espíritualidad; pues ya tienen en sí mismos, un avanzado gérmen de infinitas experiencias; pues en todo divino pensar exsiste una divina relación entre espíritu y materia; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; la divina ecuación de la divina fé según la evolución humana es la siguiente: divina fé; = una divina creencia ya vista y materializada en los lejanos soles; = una divina visión atenuada por la divina ley de la encarnación; un divino olvido divinamente impuesto por el divino Creador; = una divina luz en el divino entendimiento; = una divina filosofía adquirida por propia divina virtud; = un divino pensamiento en divina acción; = una divina electricidad pensante, con divina elección de su propia determinación; = un divino querubín pensante del divino universo de la divina espíritualidad; = una divina fuerza en divino estado de gérmen de tercera categoría intelectual; = una divina vibración de tres trillones de trillones de trillones, de un divino fuego solar, de divino sol enano amarillo; = una divina acción en la materia terrestre; = un futuro padre galáctico de planetas tierras; = una divina parábola: la divina fé mueve montañas; = una divina superioridad espíritual sobre divinos querubínes, de infinitas categorías pensantes; = una divina vibración de líneas magnéticas solares; = un divino movimiento de infinitas moléculas; = una divina vibración alrededor del cuerpo físico; = un microscópico sol de sabiduría infinita; = una divina vibración mayor que las divinas vibraciones moleculares; = una divina revelación para mundos y soles, dentro de la molécula; = un divino Mesías para los mundos microscópicos; = una divina revolución en la respectiva evolución y dimensión del divino Dios solar encarnado; = una divina abertura de infinitas aguas, de infinitos mundos; = una divina Revelación esperada por el divino mundo de la divina fé del planeta Tierra; = una divina y fascinante historia de amor en la naturaleza humana y terrestre; = una divina conmoción a los universos materiales y espírituales; = la única y divina filosofía de toda divina eternidad; = comprobación divina de la suprema ley: los humildes serán los primeros; = primeras acciones de los humildes; trabajar para cumplir con la divina palabra, dada por el eterno Padre en los lejanos soles; = única salvación en la hora suprema; = divina Revelación para todos los que creyeron sin ver; = divina revelación para los que se burlaron; espanto en sus espíritus; pues no dieron oportunidad a sus propios y divinos querubínes, a buscar la divina senda de la divina luz; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esta divina ecuación es infinita; pues la divina sabiduría de la santísima Trinidad no tiene principio ni tiene fín en la comprensión y evolución humana; es por eso hijo divino, que tú escribirás por toda la eternidad; pues tú posees el primer divino germen de la eternidad; eternidad que se inició de mucho antes, que surgiera la vida humana, en el espacio actual; pues hasta los divinos espacios evolucionan, en el divino universo expansivo pensante; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pasemos hijo divino a la siguiente hoja; pues es necesario avanzar para dar más luz al mundo; gracias infinitas mi divino Padre Jehova; hágase en mí, tu divina y santa voluntad por los siglos de los siglos
     
    Foro » Divina Revelacion Alfa y Omega » Divina Revelacion Alfa y Omega » PARA VER EL REINO DEL SEÑOR, HAY QUE NACER DE NUEVO (6)
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar