UN CASO DE CONTACTISMO EN ARGENTINA - Foro
Lunes, 2016-12-05, 8:34 AMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » UN CASO DE CONTACTISMO EN ARGENTINA
    UN CASO DE CONTACTISMO EN ARGENTINA
    bookFecha: Domingo, 2012-11-25, 4:15 AM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de:
    http://eruizf.com/bibliot...._01.pdf


    UN CASO DE CONTACTISMO EN ARGENTINA




    CONTACTO

    La revista argentina Tal Cual", n° 271 del 2.2.85, en artículo suscrito por la licenciada Dña. Patricia Carreira, narra un contacto que transcribimos a continuación en lo que interesa.
    En esta nota voy a tratar de descorrer el velo de la gran incógnita que se plantearán muchos de los lectores. Porque entonces, ¿es posible que haya extraterrestres entre nosotros?. ¿Es posible que caminen por las calles y se mezclen con la gente común sin que nos demos cuenta?. Voy a brindarles ahora un testimonio absolutamente verídico de una persona que merece toda mi confianza y que vivió una experiencia extraordinaria hace ya más de 10 años. En aquella época su relato me conmovió al punto de impulsarme al estudio e investigación de este fenómeno, que podría hacernos cambiar totalmente la visión que tenemos del mundo y de nuestra propia historia. Máxime cuando existen pruebas irrefutables de la veracidad de su relato. Era increíble pero cierto. "Increíble, por supuesto, sólo para aquellos que piensan que Dios en su infinita grandeza, creó un enorme y perfecto Universo sólo para colocarnos a nosotros en él como únicos habitantes inteligentes.
    Pero vayamos al relato de mi testigo, que por razones de seguridad me ha solicitado la reserva de su nombre. Baste saber que es una mujer.

    No voy a extenderme ahora en los motivos, pero la cuestión es que me encontraba sola dentro de una camioneta cerca del campo de aviación de El Palomar. Estaba anocheciendo. De repente, vi una luz intensa hacia mi izquierda. Casi no puedo creerles a mis sentidos cuando, al disminuir la intensidad de la luz, diviso, a unos 50 metros, un enorme aparato tipo "plato" de un metal brillante y aparentemente hermético. La nave no estaba posada sobre el suelo, sino suspendida a unos 2 metros del mismo, absolutamente quieta. Me quedé estupefacta, pero no sentí temor. Sólo miraba atónita. De repente veo cómo se abre una compuerta en forma corrediza y descienden tres tripulantes vestidos con una indumentaria ceñida al cuerpo y sin escafandra. Al descender, se pusieron de espaldas a mí, observando su propia nave y aparentemente hablando entre si .parecian no advertir mi presencia. Entonces no pude más- y . descendí de la camioneta.
    Caminé unos, pasos y me detuve. Allí fue cuando Uno de ello se dió vuelta me miró y avisó a los otros dos, que, también se dieron vuelta. Yo les miraba y ellos a mí. En ese momento, cosa casi increíble, recibo telepáticamente estas palabras: "Puedes acercarte si quieres". Así lo hice, hasta estar a su lado. Volvieron a decirme, siempre telepáticamente: "¿quieres subir?". Asentí -ahora no me preguntes cómo me atreví-. Allí empezó la verdadera "aventura ". subí a la nave y me dejaron sola en un primer compartimento, diciéndome que me quitara la ropa v me pusiera un equipo que ellos me dieron. Después supe que era una cabina esterilizadora y que sin ello no hubiera podido entrar al resto de la nave. La ropa que me puse se ajustaba al cuerpo, pera era muy cómoda, elástica. Era como un enterizo plateado. Luego pasé a otra cabina donde había un sinnúmero de controles, comandos, computadoras, era algo absolutamente fantástico. Me hicieron una señal para que observara por una ventana panorámica, y lo que vi fue espectacular: ya estábamos en el cielo, a una cierta altura, como si viajáramos en un avión, pero de pronto, en un movimiento rectilíneo, la velocidad fue tan grande que comencé a ver la 'tierra desde fuera, v cada vez más chica hasta convertirse en un punto y luego desaparecer por completo. A mis anfitriones, para esto, también se habían cambiado de ropa y vestían enterizos iguales al mío. Ahora me detuve a observarlos: eran hermosos, realmente hermosos. Dos rubios y uno castaño, y más altos que nuestro promedio. Sonreían, seguramente a raíz de mi cara de asombro.

    Sería muy largo describir aquí el resto del viaje; vayamos directamente al momento del arribo.
    "En poco tiempo -por lo menos eso me pareció- y sin que sintiera yo ninguna sensación que me lo hiciese notar, descendimos. Pero descendimos en un lugar totalmente desconocido para mí. De ahí en mas las imágenes se hacen un poco confusas, pero recuerdo una hermosa ciudad con edificios separados entre sí por grandes espacios verdes con piletas de natación o lagos artificiales. Todo muy soleado y una temperatura agradabilísima.
    Pregunté muchas cosas: sobre las estaciones, por ejemplo, y me dijeron que el clima era todo el tiempo igual, pues el planeta estaba climatizado por enormes usinas ubicadas en los polos. También me dijeron que la ciudad estaba techada, cubierta por bloques de material transparente ubicados aproximadamente a unos 1.000 metros de altura y que ese techo era como un filtro que dejaba atravesar sólo los rayos ultravioletas, benéficos, del sol. Nuestras comunicaciones fueron siempre telepáticas; no recuerdo haber escuchado palabra alguna."

    Mi testigo continuó relatándome que las veredas poseían como carriles de cintas corredizas que transportaban a los peatones sin necesidad de caminar. Y los vehículos que aquí llamaríamos automóviles, de un diseño muy diferente, circulaban sin tocar el suelo, como la nave, deslizándose como magnéticamente a aproximadamente 50 centímetros del mismo. Quedó impresionada por la sensación de paz y tranquilidad reinantes, por la expresión agradable de las personas y por el sistema de organización social existente. En principio, no se utiliza el dinero, sino que cada uno efectúa su trabajo en forma vocacional y en aquello para lo que se ha preparado. La jornada de trabajo es de medio día y el resto del tiempo es utilizado en forma libre. Se puede entrar en cualquier lugar, tomar lo que se quiere, e irse. Sin embargo, no existe el abuso, pues todos poseen lo que necesitan y nadie quisiera llevarse nada de más. Al ejercer cada uno su función en la sociedad, todos los trabajos son realizados y nadie necesita ser retribuido por ello, al menos monetariamente. Por el solo hecho de nacer, cada individuo tiene derecho al alimento y a la vivienda.
    También preguntó qué religión profesaban y cuántos países había. Y la respuesta fue que la única religión era la creencia en Dios Todopoderoso y que no estaban divididos ni por distintos credos ni por frontera alguna. Todo el planeta está gobernado por un consejo formado por los hombres más prominentes, provenientes de las ramas de la ciencia, el arte, la técnica, etc. "El gobierno es ejercido por científicos, no por políticos".
    Del relato que siguió se ha podido extraer lo siguiente: se rigen por tres principios fundamentales: amor, cooperación y reciprocidad, en contraposición a los que ellos' lamentan que reinen en la Tierra: egoísmo, competencia y odio.

    Poseen un enorme conocimiento de lo que ocurre en el Universo, aunque admiten, con gran humildad, no conocerlo todo. Hasta ahora saben que existen 12.900 planetas habitados, 470 de ellos por seres humanos.
    Todo ser allí tiene una misión que cumplir. Muchos realizan la suya en el propio planeta, y otros son enviados a misiones fuera de él. No sólo vienen aquí a la Tierra, sino que los diversos planetas habitados tienen contactos entre sí.

    Para venir a nuestro planeta utilizan tres formas diferentes y acordes a la misión a realizar: 1) Para misiones relámpago o de vigilancia, utilizan la forma directa, que es la de venir tripulando una nave. 2) Para misiones cortas y que requieren poco tiempo de permanencia en la Tierra, vienen, como ellos lo denominan "transportados". Esto significa que toman prestado el cuerpo de alguien de aquí para efectuar ciertos contactos o trabajos de importancia vital. 3) Para misiones de larga duración que pueden llevar toda una vida terrestre (ya veremos que el tiempo de ellos y el nuestro son muy diferentes), entonces directamente nacen en la Tierra. Sus padres son de aquí y sus cuerpos son de aquí, pero sus espíritus son de otra parte. Traen sus misiones impresas en el inconsciente, y es así como algunos se destacan como niños prodigio, grandes científicos o artistas de alto rango (¿no hemos pensado todos alguna vez que seres como Albert Einstein no eran de este planeta?). Vienen, viven sus vidas consagrados a su misión, y al morir su espíritu vuelve a su lugar de origen.
    La veracidad de este relato ha sido constatada por los siguientes hechos: 1) La testigo recuerda haber tenido la sensación de haber permanecido unos dos meses en ese lugar y cuando despertó en la camioneta, sin saber cómo había llegado a ella nuevamente, en su reloj habían transcurrido 15 minutos solamente. Su piel, muy blanca hasta entonces, estaba tostada por el sol, como si, efectivamente, hubiera pasado un largo periodo de vacaciones. 2) Ella recuerda haber recogido del suelo, mientras paseaba por aquella ciudad, unas piedritas negras que le habían llamado muchísimo la atención. Cuando despertó en la camioneta se palpó las ropas. Llevaba su vestimenta original, pero encontró en su bolsillo esas piedritas que aún conserva, y que evidentemente ellos pusieron ex profeso allí para que tuviera su propia prueba. Esas piedritas fueron analizadas en laboratorios de aquí y no responden a ningún mineral conocido en la Tierra.
    De no ser por esas pruebas, ella misma hubiera pensado que todo aquello había sido un sueño, pero no lo fue. Aún conserva datos, instrucciones, cifras, y una orientación para toda su vida. No vive obsesionada por ello. Por el contrario, es absolutamente feliz.

    Por eso, no se sorprenda, si siente algo "extraño" al trabar relación con alguna persona "especial". No la reconocerá porque lleve antenas en la cabeza ni porque su piel sea de color verdoso. Simplemente sentirá un halo energético especial: su mirada reflejará una bondad e inteligencia superiores, y esa persona nunca será capaz, por los principios que la rigen, de hacerle daño. Amigo, cerca de usted puede haber uno de ellos. Anímese a tratar de descubrirlo y encontrará al mismo tiempo un camino nuevo para la evolución de su espíritu. Mucha suerte.
     
    Foro » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » UN CASO DE CONTACTISMO EN ARGENTINA
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar