VIAJE DE IDA Y VUELTA - BENIGNA GARCIA ALVAREZ - Foro
Viernes, 2016-12-09, 3:13 PMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » VIAJE DE IDA Y VUELTA - BENIGNA GARCIA ALVAREZ
    VIAJE DE IDA Y VUELTA - BENIGNA GARCIA ALVAREZ
    bookFecha: Lunes, 2012-11-26, 3:47 AM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de:
    http://eruizf.com/bibliot...._01.pdf


    De la revista ADONAY:
    VIAJE DE IDA Y VUELTA




    -¿Cuál es tu nombre?
    -Benigna García Alvarez
    -¿Cuántos años tienes?
    -Cincuenta y seis.
    -Nos vas a contar un caso alucinante para ti no es cierto?
    -Si.
    -Cuéntanos ordenadamente desde el principio, ¿qué te ocurrió, desde el comienzo que tuviste los primeros síntomas de enfermedad y demás?
    -Bueno, los primeros síntomas de enfermedad fue que me ingresaron en un hospital militar -que fue donde tenla derecho al mismo porque me puse enferma, sencillamente.
    -¿Cuántos años lentas en ese momento?

    -Tenla 32 años. Me ingresaron entonces y los médicos dijeron a mis familiares que llevaban un cadáver. Después me hicieron un reconocímiento médico y vieron que que estaba encharcada por dentro de sangre y además que no tenia ganas de vivir, simplemente. Sabía que mi estado era grave y me aterraba el pensar que me tania que morir. Como tania un concepto del "más allá" que me hablan inculcado y que a mi no me iba, esto me asustó, entonces llegué a un estado tal, de gravedad, que entré en estado de "coma" profundo. Y aquí es donde comienza mi episodio.
    Primeramente y antes de caer en ese estado de "coma" estaba en cama y habla una fuerza en mi interior... como si fuera otra persona la que hablaba por mi. Yo quería controlar a esta persona que me decía cosas de que yo no estaba loca pero no entendía lo que quería decirme, quería controlarla, quería razonarla, pero no podía.
    -¿Se podría decir que era como "otro yo" tuyo que te hablaba?
    -Exactamente, que tenía más fuerza. Entonces, a la gente que le estaba hablando, puesto que había más enfermas, decían a las monjas: "Esta mujer está descontrolada. Esta mujer está loca" Y yo les respondía: "No estoy loca ni descontrolada, lo que ocurre es que está hablando alguien por mi, que quiero controlar y no puedo, puesto que puede más que yo".

    -¿Pero "eso" que hablaba, que podía más que tú, ¿lo sentías benigno o maligno?
    -Benigno. Era bueno porque era como si fuese yo otra persona la que hablaba tan sinceramente, que sentía ese deseo, aunque sabía que los demás no lo iban a entender.
    -¿Hablaba desde la altura, desde la lejanía, o formando parte intima de ti?
    -Parte íntima de mi, como si fuera mi conciencia Era otro "yo", pero sabía que era mío. Entonces caí en un estado profundo estando en la cama, y es cuando empecé a dejar mi persona, el cuerpo físico. En ese momento pasé como si no estuviera en este mundo, estaba como pasando a un sitio oscuro.
    -¿Como un túnel?

    -No como un túnel, era... ¡no sé cómo decirlo!, era oscuridad plena; no puedo decir túnel porque no era túnel; era oscuridad, y ésta me parecía infinita. Es decir, para mi ese tiempo -que no sé lo que seríera Infinito, era demasiado tiempo, no lo podía controlar, era mucho, mucho, mucho, y entonces lo que yo decía era: "¡Nunca amanece, nunca amanece!".
    -¿Lo decías físicamente o en un estado de conciencia?
    -Lo decía físicamente, porque yo lo veta. Era físico, lo veía.
    -Las personas que estuvieran a tu lado, te escucharían esas -para ellos incoherencias- ¿no?
    -Sí, exactamente. Yo sabia lo que estaban pensando, y lo que pensaban de mí, pero no les podía transmitir lo que ellos pensaban, les podía decir: "No es lo que vosotros creéis", pero no lo podía hacer porque mi cuerpo, mi lengua no me obedecía.
    -¿Así que eras capaz de asumir todos los pensamientos de las personas que estaban en la sala Exacto, como si me hubiera metido en la mente de ellos.

    -¿Te sentías potente, fuerte?
    -Sí, porque lo que yo sentía, era como si me hubiesen desarrollado la mente y me hubiese vuelto mucho más inteligente, con una capacidad tremenda, inaudita. ¡Es increíble!.
    -Pero en ese estado, ¿qué ocurría con tu cuerpo?, ¿dónde lo tenlas?, ¿lo sentías?
    -En ese momento no pensaba en el cuerpo, pensaba en salir de esa oscuridad, y como era tanta el ansia de salir, sufría; se pasa muy mal. Luego vi una luz, y esta luz tenla forma. Verdaderamente la forma que tuviese donde comenzaba no sé cuál sería, pero terminar, terminaba en forma de clavo, en punta, hacia ml. Al ver esa luz sentí deseo de ir a ella, y ella se alargó hacia mi; yo quería que me tocara, pero no me tocaba. Era como un imán que tiraba de mi y yo quería ir, pero no llegaba. Al no llegar sentía una incertidumbre una inquietud de querer ir, de no quererme soltar de aquella luz.
    -¿Tú qué crees que era? -No lo sé, yo quería ir a ella; para mi era como un deseo, pero un deseo que no tiene comparación con los deseos de aquí abajo, es infinito. Con ese deseo pasó mucho tiempo, no te puedo decir cuánto.
    -Pero la sensación del tiempo, ¿qué serla?...¿años?, ¿meses?, ¿días?...
    -Infinito; todo eso es corto, es poco, poquísimo.
    -Entonces, ¿es como si vivieses dos tiempos?
    -Sí, porque no tenla nada que ver con este.
    -Pero tú allí, ¿tenlas sensación de algún tiempo, de otro cualquiera?

    -Si, muy largo, infinito. Además no quería estar en ese tiempo tan largo, porque me parecía...la palabra exacta que lo define es, una eternidad. Es decir, yo decía: "¡No puedo aguantar tanto!".
    -¿Identificas ese tiempo como el que habla la Biblia de los "condenados", de los que tienen que vivir errantes?, ¿has hecho algún símil?
    -No, porque en el momento estaba tan confusa al encontrarme con todas esas cosas, que yo no sabía de nada. Lo que sí puedo decir es que esa luz, en el momento que me encontraba, testaba tan incierta, tan inquieta! y no habla posibilidad, terminé convenciéndome de que no era posible, que me sentía impotente y que no podía hacer más. Entonces oí, pero antes de oír sentí debido a que me dejé, me abandoné, porque era tal el sufrimiento -no físico sino otro sufrimiento -No lo sé, yo quería ir a ella; para mi era como un deseo, pero un deseo que no tiene comparación con los deseos de aquí abajo, es infinito. Con ese deseo pasó mucho tiempo, no te puedo decir cuánto.
    -Pero la sensación del tiempo, ¿qué serla?...¿años?, ¿meses?, ¿días?...
    -Infinito; todo eso es corto, es poco, poquísimo.
    -Entonces, ¿es como si vivieses dos tiempos?
    -Sí, porque no tenla nada que ver con este.
    -Pero tú allí, ¿tenlas sensación de algún tiempo, de otro cualquiera?
    -Si, muy largo, infinito. Además no quería estar en ese tiempo tan largo, porque me parecía...la palabra exacta que lo define es, una eternidad. Es decir, yo decía: "¡No puedo aguantar tanto!".
    -¿Identificas ese tiempo como el que habla la Biblia de los "condenados", de los que tienen que vivir errantes?, ¿has hecho algún símil?
    -No, porque en el momento estaba tan confusa al encontrarme con todas esas cosas, que yo no sabía de nada. Lo que sí puedo decir es que esa luz, en el momento que me encontraba, testaba tan incierta, tan inquieta! y no habla posibilidad, terminé convenciéndome de que no era posible, que me sentía impotente y que no podía hacer más. Entonces oí, pero antes de oír sentí debido a que me dejé, me abandoné, porque era tal el sufrimiento -no físico sino otro sufrimiento más profundo- que no podía más. Me vino entonces de esa luz, como un estado de bienestar, de placidez, de... ¡fenomenal!, como si me hubiesen dado un descanso. No quería salir de ese estado, era como si me 98más profundo- que no podía más. Me vino entonces de esa luz, como un estado de bienestar, de placidez, de... ¡fenomenal!, como si me hubiesen dado un descanso. No quería salir de ese estado, era como si me hubiesen dado un respiro. En ese momento me hablaron dos seres, que sabía que estaban detrás de mí.
    -¿Los viste?

    -No los vi. Ellos me hablaban y los entendía perfectamente. Hablaban entre ellos y sabía lo que hablaban de mí. Me decían que querían ayudarme, y automáticamente como si me hubiesen puesto una película en color, vi toda mi vida. ¡Me quedé alucinada! ¡Me estaba viendo a mí misma! ¡Mi vida!. Yo decía mientras la veía: "¡Anda!, si esto es verdad. (Anda!, si esto es cierto", y vi muchas cosas que yo no me acordaba.
    -Pero, ¿era tu vida actual?

    -¡La actual, la actual! La de ahora con sitios concretos, que me hacia decir: "¡Si es cierto!, ¡Nunca me acordé de esto!, como si estuviese rememorando toda mi vida. Entonces allí me hicieron ver mis actos y la dimensión que tenían, tanto lo bueno como lo malo y pensaba: "Yo hice esto... ¡anda la trascendencia que tiene!. Veía la dimensión de lo que hacía y lo que tenía para bien o para mal, y en casi todo hubiera querido borrarlo y corregir mi vida entera. Eso fue para mí como una tortura tremenda y cuando vi` toda la vida, toda la película desde el principio, desde muy chiquitilla, desde que nací, pensaba: "¡Madre mía, tengo que corregir toda mi vida, pero no quiero volver, quiero estar aquí!"
    Me sentí impotente, me sentí... ¡nada!, me sentí avergonzada, me daba vergüenza que esos Seres -tan buenos, tan Grandes... porque me daban ánimo, amor, el Amor de allí que no se parece en nada al de aquí, porque es infinito, es ..... ¡explotar!.
    -0 sea que tú podrías decir que estabas ante el juicio de ti misma.
    -¡Exacto!
    -¿Piensas que es el Juicio Universal del que habla la Biblia?
    -Es posible, si, es posible.
    -¿Qué sucedió más?
    -Después ocurrió que no quería volver y Ellos me decían: "Tu estás en otro sitio". Entonces como
    si hubiese vuelto aqui, pero no a mi cuerpo, porque después de todo eso me vi, pero no sé como, porque en ese estado...
    Me vi en la cama del hospital y vi que venían unos médicos. Sabía lo que traían en una jeringa y sabía que eso que me iban a inyectar me iba a matar, físicamente me mataban, y eso era como si me hubiesen puesto un veneno, igual. Mientras me estaban inyectando, yo les quería decir: "¡No me pongáis eso, que me matáis con ello!", pero mi materia no me obedecía; los brazos no me obedecían, la lengua tampoco podía hablar. Vefa todo pero no con mis ojos físicos, veta que según me iban inyectando, me Iba hinchando. Mi cuerpo estaba hinchado sobre la cama y oía lo que ellos hablaban en voz alta perfectamente. Es como si estuviese físicamente allí y normal, pero mi cuerpo estaba inanimado y no les podía decir: "¡Que me estáis matando!, ¡que lo que me estáis poniendo es un veneno para mí!", según me Inyectaban, me estaba subiendo el frío por los pies, al mismo nivel en los dos. Uno de ellos decía: "Se le está parando el corazón". Sacaron la jeringa, pero el frío siguió subiendo, subiendo, subiendo hasta aquí, hasta la parte donde se unen las costillas, y decía: "Ahora sí es verdad que me muero, ahora es de verdad que me voy", pero llegó aquí y de aquí no pasaba el frío...
    -Aquí, ¿era el corazón?

    -No, no llegó al corazón, era más bajo, como si fuese hasta la parte donde se unen las costillas. Entonces dijeron: "¡Está muerta, está muerta!", y yo decía: "Si no estoy muerta, ¿cómo les digo yo a esta gente que no estoy muerta?
    LLegó entonces mi familia, llamaron a mi familia y estaban llorando y pensando en mis hijos, y yo decía: "Si estoy más viva que nunca, estoy más viva que antes, ¿cómo se lo digo?"
    Esta fase la pasé y volví otra vez a un lugar donde todo era luz y donde se estaba muy bien, todo era bienestar y sentía dentro de mí un amor grandioso, grandioso, grandioso. No contaban ni mis hijos, ni nadie; contaba yo y era tal el bienestar que no quería volver, pero a los Seres que tenía detrás, esos dos Seres que sabia que me estaban ayudando, que me querían mucho y que me decían: "No te confundas que estás bien. No te preocupes que te ayudamos. ¡Tranquila, tranquila!", yo les decía que quería irme con Ellos, y Ellos me decían que no que no; pero estaba tan terca en querer quedarme y no podía ser, que estaba agotada, deshecha. Entonces dije: "¡Señor, haz lo que quieras!, ¡no sé lo que quiero!", y entonces me dijeron: "¡Tienes que volver!".
    Cuando me dijeron esto, recapacité y dije: "Es verdad, si esta vida mía que la he visto, no me gusta, y aquí todo es tan limpio y tan puro...¿a dónde voy yo? ...¡claro que tengo que volver!", y claro que volví.
    Al volver sólo sé que al abrir los ojos, vi a mi gente, a la familia allí, todos llorando y llamándome: "¡Beni, Beni, Beni!", y dijeron: "¡Vuelve en sí!", y entonces dije: "¡Que pena, ya estoy otra vez aquí!". Me sentí muy triste.
    -Antes de esta experiencia, ¿cretas en extraterrestres?
    -No, no había oído hablar de Ellos, no, pero te voy a contar algo. Cuando estaba en el pueblo, y lo estábamos pasando muy mal, y mi madre estaba muy enferma, tenía que asumir los trabajos y la responsabilidad. Era sumisa a lo que mi madre me mandaba -porque la quería mucho y me mandaba, muy temprano al amanecer, en primavera a regar las fincas; a veces tenía hambre, pero me iba con el hambre porque no había de qué comer en casa. Entonces al bajar el sol, como tenía que madrugar y era una chiquilla de 9 años más o menos, me dormía y a lo mejor me quitaban el agua, pero con el murmullo del agua ya me dormía tranquila porque la oía bajar y entonces estaba tranquila y me dormía.
    Una vez de estas, que fue mi primera experiencia, mi primer fenómeno que personalmente me hubiera gustado que se repitiera toda la vida, en el cesped húmedo, mientras estaba dormida, sentí una música bellísima, pero profunda, fuerte. Oía música y en el pueblo en esos tiempos no habla ni transistores, ni radios, ni nada. Era una música que no la he oído todavía aquí, en el mundo, jamás. Era muy bella y tan linda que abrí los ojos, pero los cerré enseguida porque quería seguir escuchándo esa música. De repente, me vino la idea de que podría haber alguna culebra o algo, y esto me sobresaltó; pensé que había algo y que quizás me estaba avisando Dios, porque yo creía en El de siempre, creía en "algo", pero el Dios que a mí me "pintaba" la Iglesia no me iba.
    Me desperté y esa melodía se fue para siempre.

    Luego he tenido más. Por ejemplo una vez al venir del monte con el ganado (a veces sin haber tomado ningún alimento, nada de nada, y mi madre me decía que me llevase al menos algo de pan, pero como yo sabia que habla hierbas fenomenales, riquísimas, y que estaban muy buenas, son tallos...) entré en el pueblo cansada y agotada y de repente he llegado a mi casa con todo el ganado sin poner los pies en el pueblo; es decir, no he visto casas ni nada, he pasado por un sitio lindo, recto, frondoso, e iba helada, pero llegaba a casa con un caminar sencillo y tranquilo; sin cansancio, y ese agotamiento de volver cansada no lo tenla, estaba descansada. Pero quería seguir andando por ese camino, por donde encontraba toda esa vegetación frondosa que no la he visto nunca.
    -Volviendo al hecho de "tu muerte", ¿para tí ahora, existe o no existe la muerte?
    -No existe, no. Es el regalo mejor que esos Seres han hecho a la Humanidad. Asíde fácil.
    -Entonces, ¿crees que, por ejemplo, todos los ritos del mundo y todas las ceremonias que hacen a los muertos, se deberían o no se deberían hacer?

    -No se deben hacer. Y te voy a decir más; yo he descubierto, he sentido y he vivido, que aquello es matemático, y entonces no sirve la oración; de eso me di cuenta. Fui "allí" con mi "haber", con mi conciencia, con mis actos, con mi propia vida, y lo demás no vale nada; los deseos de los demás no sirven, sirve lo mío propio.
    -Entonces, ¿allí tienes la dimensión de tu Verdad?
    -Total, auténtica, y allí vas desnuda, descubierta con el propio y avergonzante "yo". Es así de facilón.
    -La oración, entonces, definitivamente, ¿no vale ante tu propio juicio?
    -No; en absoluto; totalmente. ¡Vamos! que estoy segurísíma, y aunque me digan..."¡Que te rompemos la cabeza si...!" pues que me la rompan, pero es así.
    -¿Cómo ha cambiado tu vida desde aquel tiempo?
    -Aparentemente, no ha cambiado en nada. Sigo siendo la misma, pero Interiormente, cuando hago algo, los fines son otros. Lo hago, convencida de mi propio sentir interior, y cuando hago una sola cosa me siento complacidad, me siento requetepagada. No hay moneda como esa.

    -Y ese estado tuyo de ahora con el que hacer las cosas, ¿cómo crees que puede trascender hacia los demás?
    -Pues haciéndolo como lo hago, convencida de que lo hago. Sabiendo que lo que hago, lo hago convencida. Es decir, a mí "el que dirán" o "el bien parecer" me trae al fresco, paso de ello. Como sé con qué fin y con qué sentir lo hago, que es con lo que tengo que contar, porque es mi "yo", lo demás no me importa. Puedo hacer una cosa con un determinado fin y decirle a una persona los mayores disparates, sabiendo que la hiero, pero mi objetivo es decirle aquello que me está molestando mucho y que tal vez, de momento me puede poner "verde" y pensar de mí lo peor, es igual, porque sé que lo que le he dicho, o lo que hago, es con otro fin más profundo, que a largo plazo tal vez le puede servir. Lo que piense de mí, aunque se lo haya, hecho haciéndole daño, no importa.
    -¿Qué ocurrirla en el caso hipotético de que la Humanidad se muriera, viera lo que viste tá y volviera aquí a la vida de nuevo?...si pasara la Humanidad esa misma experiencia, ¿cambiarla realmente el curso de la vida del hombre?
    -Por supuesto que sí.
    -¿Cambiarla positivamente?
    -Si, si, porque allí claudica todo el mundo. ¡Ay amigo, no somos nada!
    -¿Recomiendas entonces que todo el mundo se muera otra vez? ¿Recomiendas de forma alegórica esto?
    -Debiera de pasar esas experiencias, porque si vuelven con ellas son otros seres.
    -¿Y tú crees que cuando vuelvas te encontrarás con los dos mismos Seres?
    -Ya no me importa. Confío plenamente en lo que suceda, porque lo que tenga que ser, va a ser. Es decir, estoy tan segura de que es lo mejor ...o sea que Ellos nos dan a nosotros lo mejor, y somos nosotros los que tenemos que merecer "aquello". Vamos a ver si me explico mejor. Ellos te dejan a ti hacer, y cuando tienen que decir que no, son rotundos, son duros, son duros...
    -Pero justos.
    -Exacto. Entonces, ante esa Justicia, tienes que doblar la cerviz, no te queda otra alternativa, y además es que te sientes...¡nada!, te sientes avergonzada y quisieras cambiar tu vida entera, ser como Ellos y hacer... ¡cambiar el mundo entero t& solo!
    -En esa experiencia que tú has vivido, ¿dónde se quedan los afectos, las cosas de aquí abajo, los amores a los niños, los novios, las pasiones humanas...?, ¿dónde las pusiste té?
    -En ningún sitio. Ellos son los que se encargan de todo; hay que dejarles, tienen todos un proceso, es una libertad plena que ellos tienen que caminar. No puedes sufrir porque sufra el tuyo (alguien cercano) eso lo tiene que pasar. Es decir, la Humanidad tiene un proceso y tiene que pasarlo, tiene que rodar; es una rueda que tiene que hacer un camino. Puedes ayudarles al decírselo, pero luego son ellos mismos.
    -0 sea, que te encuentras totalmente sola en esa experiencia, y...
    -Y no te sirve nadie, no te sirve nadie.
    -¿Sólamente lo que tú has construido?
    -Exacto. Ni más ni menos.
    -¿Ni siquiera lo que has rezado?
    -¡Qué va, nada! Nulo total.

    -a, ¿que la oración es la "acción"?
    -Exacto.
    -Y según construyamos, así nos recompensarán.
    -Exacto, porque "allí" cuenta mucho. Cuando aquí hacemos una cosa que nos parece insignificante, "allí" es infinita.
    -Después de esa experiencia, dices que has leído mucho sobre el tema extraterrestre pero en su vertiente espiritual. ¿Podrías decir, aunque sea imaginativamente, que los Seres que estaban a tu lado, acaso serian extraterrenos?
    -Por supuesto. LLámales como quieras, pero son Seres más... con un amor que el humano, aún con las palabras que pueda usar para describirlo, lo deforma.
    -El sitio donde estuviste, ¿es como una dimensión dentro de la propia dimensión física?
    -No te lo puedo explicar. Lo que si sé es que es una dimensión física, porque aunque no tienes materia, tienes "algo" que hace que lo que sentiste aquí "allí" lo sientes mucho más, infinito. No tienes cuerpo, pero sientes las sensaciones de tu vivir, y "allí" son infinitas.

    -Mi pregunta es: En esa experiencia, ¿crees que anduviste muchos kilómetros, mucho espacio, mucho tiempo?, ¿dónde situarías ese paraíso que ló has vivido?
    -No sé dónde. No me importa. En un sitio bello. No me importa donde.
    -¿Los Seres eran realísimos como la vida misma?
    -Sí y además a mí me conocían, me entendían, me llamaban por mi nombre.
    estaba "alucinada", estaba confusa porque nunca supe de nada y me encontré "allí" con algo que no se me había dicho nunca, y lo que se me había dicho no se parecía en nada a aquella realidad.
    -Una pregunta que te quiero hacer es: ¿Qué opinas o qué crees que es el "Angel de la Guarda?
    -Esos seres que han venido a mí. Sin más.
    -¿Tu piensas que te están ayudando ahora?
    -Por supuesto. Ellos son los que nos ayudan en todo, si Ellos quieren. Somos el medio, como una pi la, para ser lo que tenemos que ser, aunque no sepamos de qué va el "rollo", pero Ellos sí que lo saben. Hay que dejarse andar sobre la marcha, no alterar nada, sino ir sobre la marcha.
    -J,uánto tiempo ha pasado desde aquella experiencia?
    -Ufff Muchos años. Por lo menos 25 años.
    -¿Tu vida ha cambiado hasta el punto de que la familia te ha marginado de una manera u otra?
    -Totalmente, totalmente. Pero eso a mi no me importa. Los perdí a todos y los estoy recuperando. Me da Igual. Yo no voy a cambiar.
    -Lo que está claro es que has empezado a valorar tu vida, tu propio ser con mucha más fuerza desde esta experiencia, ¿no?
    -Exacto, hasta el punto de que aunque quisiera cambiar, alterar el orden, no puedo, es imposible; está como grabado a fuego.
    -¿Crees que "allí" tienes la sensación de que eres imprescindible para los demás?
    -No, soy necesaria, nada más.
    -La vida del hombre, ¿crees que vale mucho, de verdad?
    ¿Ufff!... claro que vale; ¿cómo no va a valer?
    -¿Y la eternidad existe?

    -Por supuesto.
    -¿Y que esto es un paso, un juego?
    -Esto es... un curso; una lección que no te la han enseñado y te la tienes que aprender.
    -¿Sabes que hay un libro que se titula "Vida después de la vida" de un doctor americano que ha estudiado casos de gente que se ha muerto y que después han regresado?, ¿lo conoces?
    -Sí, lo conozco. Un chico que conocí y que le conté mi experiencia me lo regaló, y al
    leerlo dije: "Efectivamente, sí, esto es cierto, esto es así".
    -Entonces, ¿estamos de acuerdo en que hay que quitar el culto a los muertos?
    -Exacto. Tú lo has dicho, "los muertos son los vivos".
    -¡Bueno!, pues ya tenemos el tema grabado. Espero que vea la luz. Pero lo que me tienes que completar es dónde ocurrió.

    En el Hospital Militar Gomez Ulla, Carabanchel, Madrid.
    -¡Bueno!, creo que como todos los personajes viven, el testimonio puede investigarlo cualquier persona, ya que lo tienen al alcance de la mano, ¿verdad?
    -Por supuesto que sí.
    -Pues muchas gracias, Beni, por sumarte al dossier que estamos intentando sacar. Pienso que también las experiencias individuales pueden trascender y ayudar a la colectividad.
    -Gracias a vosotros. ¡Ojala que así sea!.

    (Benigna García Alvarez)
     
    Foro » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » VIAJE DE IDA Y VUELTA - BENIGNA GARCIA ALVAREZ
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar