HOWARD MENGER (CONTACTADO) - Foro
Sábado, 2016-12-10, 4:17 PMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » HOWARD MENGER (CONTACTADO)
    HOWARD MENGER (CONTACTADO)
    bookFecha: Viernes, 2012-11-30, 2:33 AM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de:
    http://eruizf.com/bibliot...._03.pdf


    De la revista ADONAY:

    HOWARD MENGER - CONTACTO






    A lo largo de estos años hemos dado un repaso a los contactados más. famosos, pero no seríamos justos si dejásemos en el cajón de los recuerdos a uno de los más importantes en los años 50. Nos referimos a Howar Menger, que llenÓ muchas cuartillas de papel de los redactores de la época con sus alucinantes historias.
    Este contactado terminó retractándose de parte de sus afirmaciones -seguramente por las presiones, tanto sociales como directas, de los poderes establecidos en USA en aquel tiempo. Hay que pensar que salir a la luz pública con la historia de aquel contacto para la sociedad plácida y atada a convencionalismos de entonces, fue todo un heroísmo, y por tanto a estos pioneros siempre les dedicamos un especial espacio en nuestros trabajos puesto que sentaron las bases de la moderna ufologfa.
    Hemos seleccionado un articulo publicado por el escritor David Tansley para ilustrar el tema, ya que no existe bibliografía de este contactado en habla castellana.
    A nuestro entender, el contacto de Menger fue cierto y preciso, y salvo pequeñas lagunas en su contexto, nos presenta un clásico del fenómeno tan conocido por todos vosotros.
    "Howard Menger fue un contactado que se hizo famoso en los años cincuenta. Su libro "From Outer Space" (Del espacio exterior) recuerda un.poco a un cuento de hadas, por su gentileza y fantasía, mostrando claramente que Menger es una persona de naturaleza eminentemente psíquica, característica de muchos de los que tienen esa clase de contactos. Nació en Brooklyn; Nueva York, el l7 de febrero de l922; más adelante, afirmó ser de Venus y haber ocupado el cuerpo de un niño que había sufrido una muerte aparente para recuperarse después milagrosamente. Muy joven se fue a vivir al campo, a New Jersey, donde él y su hermano pasaban muchas horas jugando en los bosques. Durante esos años los dos vieron frecuentemente discos volantes.
    A los diez años, Menger se sintió un día atraído a su rincón favorito del bosque, donde se encontró con una aparición que nunca habría de olvidar.
    Dice en su libro:

    "Allí, sentada en una roca junto a un arroyo, estaba la mujer más exquisita que mis infantiles ojos hubieran jamás contemplado. La cálida luz del sol se prendía en los reflejos de su largo cabello dorado que caía como una cascada en torno a su rostro y sobre sus hombros. Las curvas de su cuerpo, delicadamente torneadas, se revelaban a través del material translúcido de su ropa, que me recordó los trajes de los esquiadores. Me quedé parado, y con el aliento entrecortado por un instante. No estaba asustado, pero un asombro abrumador me había dejado como congelado en el sitio."
    Menger recuerda que aquella mujer irradiaba una increíble sensación de paz. Describió sus ojos como "discos de oro tornasolados". Ella le llamó por su nombre y le dijo que había venido de muy lejos para verle y hablarle; soloaños más tarde encontró sentido a unas palabras de ella: "Estamos poniéndonos en contacto con los nuestros". Por fin, después de hablar con él durante mucho tiempo de cosas muy por encima del caletre de un niño pequeño, la mujer se despidió, pero no sin prometer volver. Todo esto fue demasiado para Menger, que salió del bosque a la carrera y sollozando.
    En l942, cuando estaba en el ejército, la gente del espacio intentó de nuevo comunicar con él, y Menger encontró a un hombre en Juárez. Cuando iba por la calle se le acercó un taxi. Un hombre que iba en el asiento de atrás, y que tenía el cutis bronceado y cabellos rubios que le llegaban a los hombros, le pidió que se fuese con él. Menger se negó y solo más adelante recordó que la chica le había dicho: "Siempre estarán a tu alrededor.., vigilándote...,guiándote". Entonces empezó a producirse una serie de encuentros en los que se le avisó de acontecimientos futuros de su vida. Todas las predicciones resultaron ciertas, y parecía claro que recibía una orientacíón misteriosa. En la primera semana de abril de l945 desembarcó en Okinawa, tal como le hablan dicho, y sobrevivió al combate, pero sufrió daños en los ojos durante la batalla. Durante su estancia en el hospital de la base se dio cuenta que una de las enfermeras parecía una persona del espacio.
    Después de su recuperación, Menger fue despertado una noche por una voz que le llamaba insistentemente por su nombre, y se dio cuenta al momento de que estaba recibiendo la llamada por telepatía. Vistiéndose, .pidió prestado un jeep y se dirigíó a un sitio donde se había encontrado anteriormente con gente del espacio. Allí le esperaba un hombre vestido de caqui. Se pusieron a hablar, y el hombre dijo que no existía la muerte, que se abandonaba la envoltura física, pero que la vida interior continuaba. Menger quedó sorprendido al ver que el hombre del espacio sabía que recientemente había matado a tres japoneses en un combate cuerpo a cuerpo, hecho que había perturbado su sensible naturaleza. También le dijo que la guerra terminaría pronto, y que en Navidad estaría ya de vuelta en América, como así fue. Aquel hombre dijo proceder de Venus, y cuando Menger le preguntó cómo había llegado hasta la Tierra, le respondió:

    "En una nave. Una nave que no se parece a nada que hayas podido ni soñar. Será difícil, y probablemente imposible, que llegues a comprender su fuerza motriz. Es una fuerza electromagnética, no muy diferente de la que mantiene en sus órbitas, a los planetas, soles e incluso galaxias enteras. Esta fuerza es una ley natural, que nos ha sido dada por nuestro Infinito Creador para que la usemos con buenos fines."
    En este párrafo sobre la energía que usan las naves espaciales venusianas suena una nota, familiar que se parece mucho a las fuerzas pránicas mencionadas una y otra vez en las doctrinas mistéricas, o a la orgona de Reich. Todos hablan de ella como de la fuerza que mantiene a los planetas en sus órbitas.
    De vuelta a la vida civil. Menger se establece como pintor de rótulos y empieza a trabajar en una creciente cantidad de encargos. En junio de l94ó recibió un fuerte impulso de volver al rincón del bosque donde había encontrado por primera vez a la mujer de la roca. El sitio era más o menos el mismo de antes, pero había perdido el encanto que tenía a los ojos del niño. Cuando pensaba en aquella diferencia, sintió un repentino y tremendo chispazo de luz y una sensación de calor en la nuca. Al volverse, vio una enorme bola de fuego que se dirigía a gran velocidad hacia él:
    "Parecía un inmenso sol que giraba, brillaba, parpadeaba y cambiaba de colores. Voló sobre el campo, mientras yo lo observaba, como traspuesto.

    Los palpitantes cambios de color disminuyeron, y la bola de fuego se convirtió en un vehículo de aspecto metálico, rodeado de ventanillas.
    Descendió lentamente al suelo. Cuando estaba casi en tierra, pude distinguir claramente su forma. Parecía tener forma de campana, y el sol se reflejaba en él como en un espejo.
    Me di cuenta de que aquello no era una máquina hecha por nadie de este mundo."
    La descripción de Menger es muy parecida a la de Adamski. Pronto se encontrará frente a unos personajes también de aspecto similar vestidos con unos uniformes de un gris azulado parecidos a trajes de esquiar. Tenían largos cabellos rubios, hombros anchos y notable belleza física. La nave aterrizó por fin, y de ella salió una hermosa mujer, vestida con un traje parecido, que llevaba flojo sobre su armonioso cuerpo. Su tejido era semitranslúcido y parecía luminoso, con suaves tonalidades pastel.

    Menger se dio cuenta de pronto que era la misma mujer que viera de niño, y que no había cambiado nada. Cuando comenta esto, ella se echa a reir y le dice que tiene quinientos años de edad, añadiendo:
    "Cuando vivimos respetando las leyes de nuestro Creador, somos bendecidos con el don de la longevidad. Pero no es éste el más importante; es sólo un subproducto de nuestras bienaventuranzas."
    Menger se entera entonces de que tiene que cumplir una misión en la Tierra, extendiendo la nueva de la fraternidad y el amor de la gente del espacio, pero le dicen que no haga nada hasta fines del verano de l957, en que podrá dar a conocer su historia por diversos medios de comunicación. A partir de entonces -le dicensu vida no va a ser fácil, y tendrá que sufrir muchas críticas.
    Desde ese momento sus experiencias se van ajustando al patrón clásico de los contactos. La gente del espacio lo visita a todas horas del día y de la noche, unas veces físicamente y otras comunicándose por vía telepática. La necesidad imperiosa de ir a determinado sitio siempre termina en uno de estos encuentros, bien con personajes o con una nave espacial. Menger viaja a la Luna mucho antes que nuestros cosmonautas y fotografía algunas bases de allí. Sus descripciones y fotografías de los vehículos espaciales venusianos son idénticas a las de Adamski.

    Veamos:
    En otra ocasión, un poder extraño se hace cargo de su coche y lo conduce, como les sucedió al matrimonio rhodesiano. Termina el viaje en una cabina, donde se encuentra a tres hombres del espacio, uno de ellos un "Liberance" saturnino que transmite a Menger su habilidad para tocar el piano. A partir de aquel día sabe tocar el instrumento y hace grabaciones de "musica del espacio" con destino al público. Entonces aparece su media naranja venusiana y Menger, como muchos otros "contactados", se divorcia de su mujer para casarse con su amor del espacio. Sobre esto, escribe:
    "En Venus, nuestro amor fue intenso y avasallador; pero estaba escrito que no podríamos permanecer juntos, ya que yo sabía que tenía que regresar a la Tierra y llevar a buen término una misión que estaba proyectada a partir de la fecha de mi nacimiento en aquel planeta.
    Recuerdo claramente el día en que la dejé. Los dos tratábamos de. hacernos los valientes. Marla bromeaba y trataba de reir musicalmente; pero apenas podía contener las lágrimas que se mezclaban con su risa.
    Cuando me volví a mirarla por última vez, le hice una promesa: algún día, en algún lugar, la volvería a encontrar.
    En el momento en que llegué a los umbrales de la Tierra, un niño de un año llamado Howard Menger acababa de morir. Su cuerpo fue llevado a toda prisa a una iglesia luterana a que lo bautizasen y rezasen sobre él las oraciones de rigor. Yo, Sol do Naro, observé, y entré en comunicación con el alma que salía del pequeño cadáver. Por mutuo acuerdo, y por mi propia y libre voluntad, entré en su cuerpo. Mientras sus parientes rezaban, el pequeño "resucitó" milagrosamente."
    En el libro de Menger se pone de manifiesto muy claramente su naturaleza extraordinariamente psíquica y su natural capacidad para moverse de uno a otro plano de la consciencia, a veces de una forma totalmente espontánea. Una noche, muy tarde, está pintando un rótulo para una piscina en letras de unas doce pulgadas de alto. A medio camino de la letra G, empieza a pensar en uno de los puntos donde tiene sus encuentros, un lugar conocido como el Campo Nº l, a unas nueve millas de distancia. De pronto, la luz fluorescente que tenía sobre el caballete empezó a amortiguarse, y unas partes de la habitación a desvanecerse, y se encontró verdaderamente en medio del campo, a unas nueve millas de su estudio. Para él `el tiempo pareció haber quedado en suspenso". Tardó un rato en orientarse y darse cuenta de que se habla trasladado a aquella distancia simplemente por pensar en el sitio al que quería ir. ¡Manes de Juan Salvador Gaviota, tenéis que empezar sabiendo que ya habéis llegado! Es posible que Menger estuviera en ese estado de desdoblamiento mental para que se produjera la traslación.
    Los jueves por la tarde, Menger solía asistir a unas reuniones donde hablaba de sus experiencias y se comentaban asuntos de tipo espiritual. La esperanza de este grupo experimental era poder algún día difundir las enseñanzas de la fraternidad del espacio, que estaban fuertemente imbuidas de cristianismo. Durante una de estas reuniones de la primavera de l957, en una pausa que se hizo para tomar un café, Menger se relajó y se desligó mentalmente del grupo, empezando a pensar en su vieja furgoneta verde claro de l950, que días antes había cambiado por un nuevo modelo de l957. En su visión mental la condujo por una imaginaria carretera, recordando algunos buenos momentos que habla pasado y asociándolos con la furgoneta. Después salió de sus pensamientos, y sin preocuparse más del tema, volvió al coloquio con su grupo.
    Al día siguiente recibió una llamada telefónica de la comisaría diciéndole que tenía allí una citación y que pasase a recogerla. Al parecer, el sargento Cramer, estando de servicio, vio la. vieja furgoneta de Menger que corría por la carretera y se saltaba un semáforo en rojo a las ll,40 de la noche, cuando la reunión de la víspera. El sargento anotó la matrícula WR E79 y salió en su persecución, pero el coche desapareció después de haber pasado el semáforo. El juez que vio el caso estaba hecho un auténtico lío: por un lado, quedaba claro que el policía no mentía; pero por otro, quedaba igual de claro que Menger no podía conducir el coche, que estaba reparándose en Filadelfia mientras él hablaba a un grupo de cuarenta personas que aseguraron una coartada a prueba de bomba. Menger fue absuelto, y el juez dijo que aquél era el caso más extraño con que se había encontrado en todos sus años de ejercicio.
    Los fenómenos psíquicos pueden proyectarse, evidentemente de una forma muy física. Menger, a juzgar por su aventura, debía tener una capacidad muy fuerte para este tipo de proyección. Esto hace surgir la cuestión de si toda la gente y naves espaciales con los que tiene tanto trato no saldrán también de algunos recónditos lugares de su psique para constituir una experiencia aleccionadora, en la que sus aventuras se unan para formar un conjunto que atraiga a mucha gente, que de otra forma no se sentirían inclinados a acercarse a doctrinas y obras religiosas tan clásicas como la Biblia. Sí la Biblia, para ellos, es un conjunto de historias viejas y un "rollo", la gente del espacio de Menger, que trae esencialmente el mismo mensaje, está más cerca de ellos, y así ciertas doctrinas básicas continúan filtrándose en el conocimiento de la humanidad, como preparación a la crisis que va a llegar. La narración que hace Menger de sus experiencias es un documento extrañísimo y muy susceptible; pero en justicia, hay que decir que transmite el mensaje que ha recibido con una serena pureza de motivaciones que desarmará al lector sensible. Su mensaje y su misión son tan viejos como el tiempo, pero su envoltura es atractiva y actual, y en ella está el secreto de la aceptación que tiene."

     
    Foro » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » SOBRE LOS EXTRATERRESTRES » HOWARD MENGER (CONTACTADO)
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar