UNA ESTIRPE SOLAR, MANIPULACION GENETICA - Foro
Domingo, 2016-12-04, 4:13 AMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » EUGENIO SIRAGUSA » Eugenio Siragusa, libro: EL ANUNCIADOR » UNA ESTIRPE SOLAR, MANIPULACION GENETICA (CAPITULO 9)
    UNA ESTIRPE SOLAR, MANIPULACION GENETICA
    bookFecha: Sábado, 2012-12-15, 6:33 PM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de: http://www.edicolaweb.net/nonsoloufo/aqus_pdf.zip

    TERCERA PARTE DEL PROGRAMA

    EL ANUNCIADOR Y LA GALILEA
    DE LOS GENTIIES





    “Os he dicho que removería las potencias del fuego, del agua, del aire y de la Tierra. Os he dicho que el juicio sería severo y que toda cosa viviente sobre la Tierra sería investida de la luz purificante. Se ha iniciado ya el tiempo que lleva en su regazo esta voluntad y el proceso estará más cargado de afanes para aquellos que han preferido permanecer sordos al reclamo del divino amor. Sacudiré toda cosa y mutaré la faz del mundo, a fin de que resurja esplendorosa y radiante la aurora de la eterna paz, iluminada por la luz de mi justicia. Alegraré los corazones de todos aquellos que han respondido a mi reclamo y ceñiré sus espíritus benditos de sabiduría y cordura. Reinaré con ellos y para ellos existirá una felicidad como nunca existió en la Tierra.” (Adoniesis)



    CAPITULO IX

    UNA ESTIRPE SOLAR, MANIPULACION GENETICA






    Todo se repite cíclicamente. La vida es una rueda de 12 radios que gira en un movimiento continuo, provocando la mutación de las especies, los planetas y la manifestación de la vida.
    Todos, como parte del Universo, como parte del Cosmos, estamos sujetos a la ley del renacer, a la ley de causa y efecto.
    Como hace milenios, cuando Barath se desplazó en dirección a Egipto y fue llamado el “Tres Veces Grande” - “Hermes Trismegisto” - hoy, Eugenio Siragusa, enseña la reencarnación.
    Hermes Trismegisto, entre los libros sagrados que dejó escritos y se han salvado, redactó un catecismo hermético en el que explicaba a su hijo Tat, símbolo de la Humanidad, los secretos de la Vida y el Cosmos.
    Hoy, aquella sabiduría vuelve a ver la luz en múltiples manifestaciones. Por ello, la respuesta a la pregunta que Tat hizo a Hermes Trismegistro sobre la reencarnación, hace 12.000 años, sigue siendo válida, porque hoy, como entonces, la respuesta es la misma:
    “El hombre se halla dentro de un cuerpo porque a lo largo de su existencia allega experiencias sensibles que sólo se pueden conseguir a través de un organismo físico humano.
    Tan pronto como se halla libre de tales deseos, la reencarnación cesa.”

    25. Los que llevan el sol en la frente


    La iniciación de Eugenio Siragusa en la isla Poseidón, se llevó a cabo a temprana edad. En aquel entonces se llamaba Barath. En su actual vida recibió el conocimiento al cumplir los 33 años. Parte del proceso de iniciación es la historia que narra la mutación del Planeta y el desplazamiento del iniciado estudiante desde Poseidón a Egipto, donde fue reconocido como el “Tres Veces Grande”. Hoy han cambiado el escenario, los decorados, los vestidos; pero el personaje es el mismo. Ayer Barath, hoy Siragusa, pero el relato es idéntico.
    El discípulo Barath se vio trasladado a un paraje de construcciones megalíticas, con enormes jardines, en una ciudad alta sobre el nivel del mar: La antigua Poseidón.
    Un día de sol, llegó a la ciudad un anciano viejo y barbudo que reunió a las gentes en torno suyo, delante de la gran superficie ajardinada del templo y dijo:

    - Así fue, así será, hasta la séptima generación, y ésta es la quinta generación.
    El estudiante le escuchaba con ojos abiertos y mente despierta. El anciano añadió:
    - Pasará el tiempo y pasará desgraciado hasta que el hombre Eterno venga del cielo, como ya sucedió antes de que los padres de vuestros padres naciesen, para juzgar las culpas cometidas por ellos. Lo que entonces sucedió, sucederá dos veces más sobre la tierra. La última será la séptima.
    El estudiante se sentía atraído por el discurso del anciano. Comprendía que decía verdad y le produjo una profunda admiración.
    - Siete veces todo hombre vendrá sobre la Tierra. Ninguno recordará haber nacido antes de ahora. Siete son las generaciones que durará. Después deberá acabar sobre esta Tierra y vosotros sois la quinta generación. Siete son la escrituras del cielo y toda generación no tiene más que una por voluntad de Dios. Esta vuestra es la quinta. La séptima será la última prueba. Después vendrá el juicio final.
    La muchedumbre se iba aglomerando en torno al anciano y a medida que le iban escuchando iban perdiendo la paz. Pero él, impasible, continuó hablando con voz poderosa:
    - Vosotros sois la quinta generación y la semilla de la sexta nacerá de vuestro final. Así está escrito en el gran libro del cielo. Y entonces sucederá que el Hombre eterno, Dios, vendrá sobre la Tierra como sol esplendoroso del cielo, para mostraros su gloria y el poder de su reino, que es reino del espíritu Eterno. Muchos de vosotros se convertirán en fuerzas del mal, sentirán terror, pero no se modificarán, no se apartarán de sus propósitos. Ni siquiera se arrepentirán los nacidos, porque el maléfico arte de los padres, permanecerá fuera de la furia de las aguas, inmune al desastre.
    Las turbas, por momentos fueron inquietándose y se oía su murmullo subir. El estudiante escuchaba también lo que las turbas decían del anciano. Al fin y al cabo el anciano era de aspecto físico como ellos. Así que no le creyeron. En secreto, por corros, comenzaron a sentenciarle, juzgarle y formar un plan para eliminarlo puesto que les había profetizado tan fatal destino.
    Mientras hablaba, las turbas, animadas de malvados propositos, lo apresaron y lo llevaron a otra parte de viva fuerza.
    El estudiante era demasiado joven, recién salido de la adolescencia, estaba solo y no hubiera podido hacer gesto alguno útil al anciano. Siguió a la gente que se llevaba al anciano.
    Lo llevaron a un campo lleno de flores abiertas al sol y comenzaron a practicar con él lo que habían sentenciado en su corazón. El anciano no dio signos de impaciencia ni los maldijo. Se sumió en la sabiduría de su alma y de su corazon y no hizo signo alguno de rebelión, ni sus ojos se dilataron por el miedo. Sin embargo siguió hablando con voz poderosa, que se escuchaba desde todos los parajes de la ciudad:
    - Vendrá el tiempo en que yo me sentaré entre los Siete Jueces del cielo, por voluntad de Dios, y os leeré, una por una vuestras culpas. Y tal será el juicio que vuestra raíz permanecerá en la Tierra y quien hubiera pensado hacer mal en mi cuerpo, lo verá practicado en su raíz ante la faz del mundo, hasta que Dios quiera, con igual fuerza y medida. Arrepentíos porque todavía es tiempo.
    Las turbas se enfurecieron con el eco de su voz y no pudieron ni siquiera frenar su instinto. Los hombres, enloquecidos, hurgaron en el cerebro del anciano, buscando a quien había hablado en su nombre. Pero buscaron en vano. Y el hombre sabio, con la cabeza desprendida del cuerpo, permanecía como al principio, más vivo en apariencia que los que se hallaban en torno suyo cometiendo el delito. Los que habían actuado primero, se volvieron irreconocibles y ya no hablaban como humanos, privados de toda conciencia. Sus ojos giraban en sus órbitas como el viento, alucinados.
    El hombre sabio, su voz, volvió a hablar:
    - Habéis visto lo que no es dado ver a los mortales en vida. En el futuro del tiempo, obrará Dios en vostros, y en aquellos que germinarán de vuestra raíz, la misma acción, pero vosotros no lo podréis saber porque así será querido por Dios.
    Después de haber dicho esto, sin la cabeza y a la vista de todos, comenzó a caminar. A la vista del hecho, la multitud se turbó y huyó despavorida en dirección contraria a la que había traído. El estudiante también se sintió conturbado con lo que veía, pero al mismo tiempo sentía una gran emoción al comprobar en su interior que cuanto decía era verdad. Así que se quedó solo a su lado cuando todos hubieron huido.
    El anciano, al ver al joven, se detuvo delante de él y con un acento amoroso en su voz le dijo:
    - Ven, pequeño mío, porque en ti vive lo que vive en mí.
    Al oír estas palabras, los ojos, el corazón, el alma y todo el cuerpo del joven se encendieron. El anciano añadió:
    - No te inquietes por lo que has visto, ni te indignes, porque lo que sientes en tu alma ya lo ha sentido Dios, mucho tiempo antes, y El dará el mismo dolor.
    El estudiante, entonces, se atrevió a preguntar:
    - ¿Quién eres tú que siembras tanto dolor y tanta tristeza en mi alma?
    Y el respondió:
    - Yo he venido a la Tierra como Enlace de Dios, por voluntad suya. Yo no tengo nombre y no soy como tú. También tú posees aquel que yo poseo por voluntad del Espíritu Santo. Aquel que tú sientes en tu frágil pero gran conciencia, es el que reina eternamente en el cielo, donde tus ojos no podrán ver.
    Después añadió:

    - Ahora yo te dejaré y pasará mucho tiempo antes de que tú puedas sentir el calor de tal verdad en tu alma. Pero te digo que en el tiempo en que hayas retornado entre los hombres de la séptima generación y cuando hayas cumplido los 33 años, yo estaré en tu alma y en tus pensamientos, y te daré pruebas de que ha llegado aquel tiempo, porque querré hablarte de tantas cosas... Es también oportuno que sepas lo que deberá suceder en breve tiempo, a fin de que reconozcas el camino justo y puedas aconsejarlo. Sucederá que el sol se volverá más grande y mucho más resplandeciente de como ahora lo ves. Peró que esto no te turbe el alma, porque nada arderá con fuego ardiente. Cuando observes esto, tu muévete en dirección a Oriente. Paso a paso, tu alma será dirigida por los largos senderos verdes que en el tiempo deberás recorrer. El camino será largo, guiado y aconsejado. Al final del camino encontrarás a aquellos que sobre la frente llevan el Sol. Allí te afianzarás. Allí pasarás el tiempo restante de tu vida. Acabarás tus días sin padecer dolor en el cuerpo ni mano humana lo tocará hasta el fin. Y cuando dejes tu cuerpo de hombre y vengas al reino de los cielos, desde este reino te haré ver lo que sucederá en la Tierra por culpa de la quinta generación.
    Cuando el anciano dejó de hablar, el joven Barath sintió un profundo sueño y apoyando la cabeza sobre las rodillas del anciano se durmió. A la mañana siguiente, cuando se abrieron sus ojos, vio, en el lugar que ocupaban las rodillas del anciano, una abundancia de flores perfumadas todavía. El joven lo buscó por los alrededores, anduvo inquieto durante horas, por el campo. Repentinamente, sintió en su interior una voz que le decía:
    - No te fatigues buscando con tanto amor. Ya no soy como tú, porque el Padre me ha llamado hacia sí. Estoy dentro de ti para que tu alma hable y diga lo que yo quiero decir.
    El joven estudiante creció y donde quiera que iba, le acompañaba en su corazón el recuerdo y la voz del anciano maestro. Cuando cumplió los 25 años y el sol estuvo en el signo de la Sabiduría, que es el signo del espíritu y también el de la quinta generación, sucedió lo que había sido profetizado por el anciano.
    El cielo se aproximó a la Tierra como una amenaza mortal. Las turbas, el rey y los sacerdotes tuvieron un terror infinito y todos gritaron como seres sin sentido. Corrían enloquecidos buscando refugio en el vientre de los montes. Entonces los ojos del estudiante, según le había sido ordenado, se fijaron en el sol. Se había hecho diez veces mayor que su volumen normal. Mientras lo contemplaba, la voz le habló en su interior:
    - Es el momento de que emprendas el camino hacia Oriente. Lo que debía suceder, sucederá pronto por voluntad de Dios.
    Mientras el estudiante se movía en dirección a Oriente, el sol comenzó a girar como una rueda de carro sobre la tierra seca, y sin que mediara catástrofe alguna, volvió a su órbita y se hizo diez veces más pequeño. El rey, la turba y los sacerdotes no se atrevían a salir de sus escondrijos, por temor a que el sol volviese a salir de su lugar.
    Después de muchos días de camino, el estudiante llegó a un bosque. Se dejó caer en reposo, agotado. Y mientras dormía vio a un anciano curarle las heridas con aceite oloroso. En su interior la voz le despertó:
    - Hijo, levántate, porque la hora está próxima y este bosque será reducido a cenizas y ninguna cosa volverá a tener vida.
    El joven volvió a tomar su camino y todavía transcurrió mucho tiempo antes de que encontrase a persona alguna. Pero un día, al amanecer, vio una gente que venía corriendo a su encuentro desde un monte. La palabra en su interior volvió a cobrar vida y le dijo:
    - Mira su frente y tranquilízate, porque ellos son los que Dios librará de la dura suerte. Ellos son la semilla de la sexta generación. Te amarán porque reforzarás en su corazón la verdad del espíritu, que es el reino de Dios.
    Cuando las personas estuvieron próximas, el estudiante vio que llevaban en su frente el signo del Sol. Le dijeron:
    - Sabemos que llevas en tu alma el Templo de la Sabiduría. Ven, quédate con nosotros y regocija con tu sabiduría espiritual nuestras conciencias.
    El estudiante, que esperaba sus palabras como contraseña, les respondió:
    - Llevadme al Templo elevado a la gloria del Espíritu porque en verdad que allí iré a albergarme hasta el día en que Dios quiera.
    De este modo el estudiante se convirtió en el maestro. Entró en el templo, adoró la gloria del Espíritu Santo y enseñó el benigno valor de su sabiduría al pueblo de aquel lugar.
    El estudiante de entonces se llamaba Barath, pero en Egipto fue llamado para las generaciones venideras, Hermes Trismegisto, el “Tres Veces Grande”.
    Hoy la historia se repite, con otras vestiduras en otra tierra, según le fue prometido, al llegar la séptima generación. El espíritu sigue siendo el mismo.


    26. Reencarnados y reencontrados


    Un día, los que le seguían, reunidos en torno a él, le pidieron: “Háblanos de la reencarnación.” Entonces Eugenio Siragusa se quedó en silencio, les fue mirando uno a uno y dijo:
    - ¿Acaso tú no recuerdas tus lejanos días de Egipto, y tú el tiempo en que fuiste mujer drúida, y tú uno de los Jefes de tribu de los Mayas, y tú un lama tibetano y más tarde un romano?
    Los que había señalado no respondieron. Uno de los que le escuchaban, afirmó:
    - Eugenio, yo sí recuerdo lo que fui. Estoy seguro.
    - ¿Quién fuiste en el pasado?
    - Viví en tiempo de Jesús y conocí a Pilatos. Era soldado romano.
    - ¿Qué soldado romano? Te lo diré yó. Tú eras centurión y tu hijo vive ahora contigo. ¿Recuerdas ahora? Muchos de los que estáis aquí, ahora, vivisteis en tiempo del Maestro y otros en la época próxima.
    Los que estaban sentados en el suelo o de pie por la estancia, guardaron silencio. Eugenio continuó:
    - ¿Sabéis por qué se arriesgaron José de Arimatea y Nicodemos una noche para ir en busca de Jesús? Para preguntarle por la reencarnación. Porque a pesar de formar parte de los Sabios de Israel no lo podían comprender. Le preguntaron: “¿Cómo puede un hombre nacer, siendo viejo?” A lo que el Maestro respondió: “En verdad te digo que si alguno no ha nacido del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que ha nacido de la carne es carne; pero lo que ha nacido del Espíritu es espíritu. No te maravilles si te he dicho que os conviene nacer de nuevo.” (Un niño al nacer tiene un cuerpo material constituido en un 97,3 por ciento de agua).
    Os recordaré otra escena que recuerdo muy bien. Pasando el Maestro un día por las calles, vio a un ciego de nacimiento y sus discípulos le preguntaron: “Rabí, ¿quién pecó?, ¿éste o sus padres?” Y Jesús les dijo: “Ni pecó éste ni sus padres, sino para que se manifestase en él la gloria de Dios.” Los discípulos conocían la reencarnación. Tenían de ella plena consciencia y conocimiento; por eso preguntaron al Maestro si la ceguera era una consecuencia del Karma. Jesús les explica que no. El ciego, en el intervalo entre esta vida y su vida anterior, cuando todavía se encontraba en el reino del Espíritu, consciente de la meta que quería alcanzar, había escogido sufrir la privación de la vista para acelerar en la vida presente su evolución espiritual.

    ¿Qué pensáis que se quiso decir en el libro de Jeremías con estas palabras?: “Yo te he conocido antes de que te formaras en el vientre, y antes de que salieras de la matriz, yo te he consagrado, te he instituido como profeta entre los pueblos.”
    Cinco siglos antes de la venida de Cristo, Malaquías anunció a las gentes que Dios enviaría a la Tierra al profeta Elías, que en realidad había vivido cuatro siglos antes que él. ¿Qué quiso decir? Lucas, luego, escribió: “El Angel anunció a Zacarías: Isabel, tu mujer, te dará a luz un hijo, que pondrás por nombre Juan y caminará en el espíritu y el poder de Elias.”
    Por tanto Juan nacerá y tendrá el espíritu de Elías. Nacerá y precederá a Jesús. Y cuando Elías, reencarnado en Juan Bautista, se encontró con Jesús en el desierto, mientras predicaba, el propio Jesús imprecó a las gentes por no haber comprendido: “¿Qué habéis ido a ver en el desierto, una caña movida por el viento, un profeta? Yo os digo que más que a un profeta. En verdad os digo que entre los nacidos de mujer, no ha aparecido uno más grande que Juan el Bautista; él es Elías que había de venir.” Los discípulos siguieron preguntando a Jesús por qué las Escrituras decían que Elías debía venir primero y Jesús les contestó: “Elías, en verdad, debe venir primero y restablecerá todo. Sin embargo yo os digo: Elías ha venido ya y no lo reconocieron... ” Entonces y sólo entonces, los discípulos comprendieron que hablaba de Juan Bautista. Juan Bautista era Elías, el que debía venir antes que el Maestro para preparar sus caminos. Pero no lo reconocieron. De modo que el Profeta Elías había vuelto en Juan, se había reencarnado después de nueve siglos, y había cumplido la profecía.
    Permitidme que siga recordándoos - Continuó Eugenio Siragusa -, porque veo que lo habéis olvidado. Estaba un día el Señor orando a solas con sus discípulos y cuando hubo terminado se volvió a ellos y les preguntó:

    “¿Quién dicen que soy yo”? Y sus discípulos le contestaron: “Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que alguno de los antiguos profetas.” El pueblo de Israel también conocía la reencarnación y cuando vieron las obras de Jesús, pensaron que sería o Juan Bautista o Elías, o un Profeta “resucitado”, “renacido”, “reencarnado”. El propio Herodes, cuando le llegó la noticia de las obras de Jesús, pensó para sí: “Este es Juan el Bautista que ha resucitado de entre los muertos.” Los de su corte pretendían calmarle sugiriéndole que no era Juan, que se decía que era Elías o alguno de los antiguos Profetas, pero Herodes estaba obsesionado y repetía una y otra vez: “Es Juan, a quien yo degollé, que ha vuelto.” Yo os digo: si hubieran creído, si Herodes hubiera creído que Juan había resucitado, le hubiera reconocido porque hubiera tenido las mismas facciones. Sin embargo, Herodes admite que ha resucitado con otro cuerpo..., estaba convencido de que se había reencarnado como Jesús y que había vuelto en otro cuerpo...
    Para quienes no recuerdan el pasado, yo os digo que en los tiempos actuales, investigadores de diferentes países han tenido la ocasión de examinar “casos” de individuos que aseguran acordarse de sus vidas precedentes. Después de haberlos examinado con escrupuloso rigor científico, han tenido que concluir que los recuerdos de estas gentes correspondían a la realidad del pasado. Este estudio de casos probados se extiende cada día más, y ha llegado a los Centros Universitarios de Investigación de todo el mundo. En la Universidad de Jaipur, en la India, un equipo de seis Decanos tiene recogidos y comprobados en sus archivos más de 80 casos probados de reencarnación. El profesor Denys Keisey, miembro del Colegio Real Inglés de Medicina, y su esposa Joan Grant, han investigado, en un exhaustivo volumen, 10 casos de reencarnación. Os recordaré un versículo del Corán; se refiere a la reencarnación: “Dios crea los seres y los envía miles de veces para que ellos vuelvan a él.”
    Entonces los que le rodeaban hablaron:

    - ¿Es verdad que todos los que estamos aquí ya hemos vivido antes, que conocimos a Jesús?
    - Cierto que todos habéis vivido antes. Algunos en el tiempo de Jesús, otros después: Os diré, hoy están en el mundo varios de sus discípulos y apóstoles operando según la superior voluntad.
    Una mujer se levantó y le hizo esta pregunta:
    - ¿Cómo podría yo acordarme de mis reencarnaciones? ¿Me podría usted decir alguna de mis vidas precedentes?
    Y él respondió:
    - En ti está la sabiduría y tienes la respuesta. ¿De qué te serviría que yo te dijese un nombre de tu pasado, si hoy no has alcanzado el nivel evolutivo para poder asimilar? Predisponte para recibir tu verdad y cuando eso suceda, automáticamente se hará en tu mente la luz. Todo conocimiento tiene su tiempo.
    Otra mujer le preguntó:
    - El alma, cuando abandona el habitáculo humano por la muerte y vaga en el cosmos esperando reencarnarse, ¿está sometida a leyes precisas o se reencarna a su elección y juicio?
    Su respuesta fue:

    - La energía vital o alma también debe someterse a las leyes precisas que rigen el Cosmos. El alma no hace nada sin un orden preciso de sucesión. Toda alma, sin embargo, que consigue remontar lo más rápidamente posible los estados purificadores, se reencarna más pronto para poder anticipar su último estado de purificación. El vagar de las almas por el espacio, no es otra cosa que el castigo en espera de otro juicio, y cuanto más duro haya sido el juicio, más será necesario esperar para poder alcanzar una última reencarnación. Cada alma recibirá según lo que haya dado sobre la Tierra y a lo largo de todas sus vidas. Esto, que pensamos se cumple en poco tiempo, necesita, sin embargo, de mucho tiempo en la Tierra, que está regulada por leyes de devenir más cortas según los cálculos hechos por el hombre. No está dicho, sin embargo, que cada alma vuelva y se reencarne sobre el Planeta de su última procedencia. Puede reencarnarse, según su grado de evolución, en otro mundo habitado y continuar allí su purificación y su ascensión espiritual. La energía que encierra cada ser viviente, forma como una red de comunicación a través del Cosmos. Nosotros estamos todos unidos, mediante esta red infinita con la fuente de energía vital creadora de toda cosa. He aquí el gran misterio que no todos llegan a comprender, pero que cuando comprendamos perfectamente, habremos entendido verdaderamente, nuestra esencia y origen divino.
    Otra persona preguntó:

    - ¿Cómo se produce la reencarnación? ¿Qué parte de nosotros se reencarna?
    - Nosotros, con nuestro cuerpo físico, no somos los que nos reencarnamos, porque físicamente hablando no somos nada más que instrumentos del valor real que se reencarna: el espíritu. Y el espíritu no tiene nombre, ni reposa jamás, pero actúa sin parar por el devenir de el que es, con quien tiende a reunirse.
    - ¿Cuántas veces se reencarna cada entidad?
    - Los ciclos principales de reencarnación en el hombre son siete. Pero éstos pueden interrumpirse por muerte violenta, para ser inmediatamente reiniciados. Por ejemplo, si un hombre destinado a vivir 90 años cesa su vida por muerte violenta a la edad de 50 (muerte por defecto), este hombre volverá a reencarnarse inmediatamente para completar el proceso y vivirá, por tanto, solamente cuarenta años hasta completar el ciclo. Es la ley.
    - ¿Puede variarse esta ley, haciendo que uno supere la edad que tenía prevista?
    - Sólo quien ha hecho la ley puede variar la ley. No está en el hombre variarla. El hombre, por su evolución positiva, puede conseguir evitar las interrupciones de sus ciclos de reencarnación y acortar los lapsus de tiempo intermedio. Pero sólo por una intervención directa del Legislador, y para un programa específico, se puede variar su ciclo programado de tiempo de experimentación en la materia, en un tiempo determinado.
    Un joven le preguntó:

    - ¿Puede un espíritu negarse a reencarnar?
    - Cuando las almas se separan de los cuerpos, permanecen cierto tiempo en un estado de reposo (que se puede parangonar con la concepción), en espera de un nuevo destino sobre el plano tridimensional o sobre el cuatridimendional. Un alma no puede negarse a reencarnar en cuanto que, transcurrido el período de reposo, entra en un estado de conciencia que le da la medida de la necesidad de perfeccionarse a través de una nueva reencarnación.
    - ¿Por qué en nuestro Planeta siguen aumentando los nacimientos ininterrumpidamente? ¿Se pueden entender estos nacimientos como un mecanismo de la reencarnación de las almas con vistas al juicio final?

     
    bookFecha: Sábado, 2012-12-15, 6:44 PM | Mensaje # 2
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    (CONTINUACION...)




    - La reencarnación de las almas con vistas al juicio final entra, efectivamente, dentro del concepto global de la resurrección de los vivos y los muertos. Sin embargo, el problema de los nacimientos, es también una cuestión que concierne a la conciencia moral y espiritual de los hombres.
    Una joven le hizo esta pregunta:

    - ¿Es posible, como me he sucedido en un sueño, que lejanos antepasados busquen, a través del tiempo, un ser que ellos perdieron en su pasado mientras vivieron sobre la Tierra?
    - Ciertamente. Esto es lo que sucede con la reencarnación de numerosos seres que buscan en el seno de su propia familia el cuerpo apto para contener su identidad. Es así como muchos seres se reencarnan en el seno del mismo núcleo familiar al que en un pasado pertenecieron, reencontrando experiencias ya vividas, pero todavía por completar.
    - ¿Qué es la muerte en función de la reencarnación?
    - La vida va hacia la muerte, la muerte va hacia la vida. Todo cambia, salvo la ley que instruye la eternidad de lo creado, a través del cambio que determina la evolución de todo aquello que sirve a la inmortalidad del espíritu creativo. Todo es hoy, todo será mañana. El mañana será diferente, pero será siempre el todo de ayer, con nuevas formas, nuevos colores, nueva linfa, nueva conciencia, nueva vida y nueva obra. La muerte empuja a la vida hacia nuevos senderos más luminosos. La verdadera vida emerge de la muerte. Despojándola de los hábitos materiales, deviene real y existente, sabedora de ser una sola cosa con la vida del Cosmos. La muerte es una amiga generosa. La muerte es la generadora de la verdadera vida.
    Un hombre preguntó:
    - ¿Los extraterrestres se reencarnan, son conscientes? ¿Por qué nosotros no podemos saber?
    - Los seres de cuarta dimensión, viven una edad media de 1.200 años y se reencarnan conscientemente. Para ellos cambiar de cuerpo es como para nosotros cambiar un vestido. En el momento de reencarnarse, incorporan valores de su pasado, de la experiencia de sus padres... El hombre debe volver siete veces, al menos, por ley, sin que pueda tener conciencia de ello, y si fuera preciso, deberá repetir las veces que fuera necesario. Es la ley que rige la economía de la causa y el efecto, la ley que instruye los mecanismos del juicio personal y la justicia. Vosotros sois los jueces de vosotros mismos. ¿Sabéis qué es la ley del Karma? Os leeré el contenido de una reciente comunicación, recibida en diciembre de 1977:
    “No penséis que podréis huir a la ley de causa y efecto. No os podréis librar del guardián que vigila vuestro Karma. Lo que sembréis, recogeréis. Y lo que recojáis ahora, marcará el destino de vuestro mañana. Lo que hagáis hoy a los otros, mañana los otros os lo harán; estad seguros de ello. No penséis que podréis huir a esta ley. Pensad y meditad. Seréis vosotros los jueces de vuestras acciones. Seréis vosotros los que elegiréis las pruebas para purgar vuestras culpas. No todos los que padecen tribulaciones las sufren por casualidad. No existe la casualidad. Sabedlo. Quien mata no puede impedir que le maten. Quien roba, no puede impedir ser robado. Quien odia, será odiado. Una vida vivida justamente no dejará de tener el premio de la felicidad y de la paz de Dios. Si trabajáis para los otros, mañana los otros trabajarán para vosotros, y si aliviáis a los otros, es inevitable que los otros mañana os alivien. Es la ley de causa y efecto. Es la ley de la justicia de Dios.”
    Una voz que procedía del fondo dijo:
    - Tú has dicho en numerosas ocasiones que recordabas tus vidas precedentes. Se ha dicho que fuiste Cagliostro y el Apóstol Juan. ¿Podrías hacemos una demostración, hablando en el idioma de los Atiantes, por ejemplo?
    - ¿De qué te serviría, si tú no lo puedes comprender? Si recuerdo algunas de mis vidas precedentes no es por merito mío, sino porque fui redimensionado por los extraterrestres para poder recordar. Hace 12.000 años fui Barath, estudiante, en la isla de Posidón, posteriormente reconocido en Egipto como Hermes Trimegisto. En otra vida fui uno de los Apóstoles de Jesús. También fui Giordano Bruno, quemado vivo por la Inquisición, Cagliostro y Rasputín. Para tu conocimiento te diré que el Conde de Cagliostro fue y es la sabiduría reencarnada de uno de los más grandes genios que la humanidad ha tenido: Hermes Trimegisto. Fue y es dispensador del Amor y del Bien, y Maestro insigne de los valores alquímicos espirituales, astrales y físicos. El Conde de Cagliostro fue y es un gran Maestro de la Atlántida, que trepó al último escalón de la escuela de Poseidón, donde obtuvo la sabiduría universal de los Hijos de Dios, venidos sobre la Tierra para ayudar a los hombres en el conocimiento de la verdad una. Hoy hereda el secreto de la mutación con el fin de estar disponible siempre para servir a la ley inmutable del genio solar al cual está irreductiblemente consagrado y del que recibe el bien que él da y ha dado. Los impíos sienten terror de su personalidad espiritul y, como en el pasado, se unen para intentar detener su obra, aunque saben que no podrán hacer nada, ya que Cagliostro posee la gnosis. El sabe lo que quiere y lo que desea obtener y esto con el fin muy preciso que concierne a los designios del Gran Maestro, Espíritu patronímico del Sistema Solar. No tengo más que añadir.
    Una voz más cercana preguntó:

    - ¿Por qué si venimos al menos siete veces, repetimos siempre las mismas cosas, nos encontramos con la misma gente, cometemos siempre los mismos errores?
    - Os contaré una historia. Un niño fue por primera vez a la escuela. Era muy pequeno y sus conocimientos no pasaban de la experiencia infantil. Su maestro (que era Dios) le puso en la primera.clase y le pidió que aprendiera las siguientes lecciones:

    • No matarás.
    • No harás daño a ningún ser viviente.
    • No robarás.

    El niño no mató, pero era cruel y robaba. Al fin del día, le había salido barba y era de color gris; entonces su Maestro le dijo: “Has aprendido a no matar, pero no has aprendido las otras lecciones. Vuelve mañana.” Al día siguiente volvió. Nuevamente era un niño. Y su Maestro (que era Dios) lo puso en una clase un poco más adelantada y le dio estas lecciones para aprender:

    • No debes hacer daño a ningún ser viviente.
    • No debes robar.
    • No debes mentir.

    Luego el hombre dejó de ser cruel, pero seguía robando y mentía. Al final del día, su Maestro le dijo: “Has aprendido a no ser cruel con tus semejantes, pero no has aprendido las otras lecciones. ¡Vuelve mañana!” Al día siguiente volvió de nuevo y seguía siendo niño. Su Maestro le puso en una clase un poco más adelantada y le dio estas lecciones para aprender.

    • No robarás.
    • No mentirás.
    • No debes desear lo que pertenece a los otros.

    Luego, el hombre, dejó de robar, pero mentía y deseaba los bienes de los otros. Al final del día, su Maestro le dijo: “Has aprendido a no robar, pero las otras lecciones no las has aprendido. Vuelve, pequeño mío. Vuelve mañana.”
    He aquí lo que yo he leído en el rostro de los hombres, en el libro del mundo y en las estrellas del firmamento.
    Los presentes guardaron silencio, pero él continuó:
    - Vosotros sois los artífices de vuestro destino. Sea para bien o para mal, vosotros trazáis el sendero que recorreréis mañana. En esta existencia edificáis la próxima. El yo superior sobrevivirá siempre en la eternidad. No os hagáis la ilusión de poder escapar a los efectos de la causa que habéis provocado, ya sea negativa o positiva. Los efectos serán más duros si las causas que los hayan producido se repiten, desobedeciendo a la conciencia iluminada por la consciencia. Errar es imprescindible para conocer. Perseverar en el error significa ir al encuentro de pruebas durísimas, cargadas de dolor y de sufrimientos difícilmente evitables. El mal que es consecuencia de la repetición de las causas negativas, no es perdonable por quien preside la ley evolutiva de las cosas creadas por el espíritu Creador. Es necesario conocer esta verdad eterna si queréis ascender hacia la real felicidad del sublime bien. Recordad: la vida de hoy la habéis edificado ayer, y la vida de mañana la edificáis hoy. Tened plena conciencia de esto.
    Y habiendo hablado así, mientras los que le rodeaban reflexionaban en silencio sobre cuanto habían oído, él se levantó y partió hacia otro lugar.

    27. Manifestación genética: El “GNA”, un gene cósmico


    Un día, el Anunciador estaba reunido con numerosos discípulos. Todos le rodeaban en círculo. Sentados en el suelo, en las primeras filas, había algunos adolescentes. Se fijó en un muchacho de unos doce años, que prestaba suma atención a cuanto estaba diciendo. El Anunciador se dirigió a él y llamándole por su nombre, le dijo:
    - Ven, acércate.
    Cuando se hubo acercado hasta donde él estaba, se levantó y mirando a todos los presentes, dijo:
    - ¿Sabéis qué genética porta este niño?
    Se hizo un gran silencio entre los presentes. El Anunciador volvió a insistir:
    - ¿Sabéis el Código genético que porta este muchacho en sí mismo? Yo os lo diré: él no es un DNA como todos, sino que es portador de una genética más evolucionada. El es un GNA. Puede hacer aquello que a nosotros nos está vedado. Puede desplazarse de su cuerpo físico conscientemente, a través de su astral, y tener conocimiento de toda la realidad, ya desde ahora, porque vive a la vez en esta dimensión y en la nueva dimensión que ha sido ofrecida a la nueva generación de este planeta.
    Alguien preguntó:
    - ¿Puede explicamos qué es, qué significa lo que usted define como DNA y GNA?
    - ¿No os fue dicho: “Estáis en el mundo, pero no sois del mundo”? Vuestra estructura informativa genética no es DNA sino GNA, genética cósmica, poseída por los titanes coordinadores de la idea creativa.
    Muchos de los presentes no entendieron lo que había querido decir. Más tarde, cuando estuvo a solas, algunos discípulos fueron a verle y le pidieron que explicase el concepto del GNA y el DNA. Entonces el Anunciador dibujó unos gráficos sobre una pizarra y explicó:
    - Observar bien el siguiente gráfico y estudiarlo seria y profundamente. Esta es la explicación que me dio Adoniesis:
    7.465.006 es el número de los destinados a poseer la genética GNA, es decir nuestra genética, que no es, ciertamente, de este mundo. No os sorprendáis y no os aflijáis si sois rechazados por los que poseen la genética DNA.
    La dinámica evolutiva material en fase creciente es la resultante de la dinámica espiritual en fase creciente ascensional, proyectada más allá de los valores primordiales creativos: A.B.C.D.
    Con el desarrollo de la genética GNA, vuestra consciencia viene empujada fuera de la conciencia C.D. (hombre animal), asumiendo características sustancialmente diferentes y manifestando cualidades espirituales, materiales y morales en contraste con C.D.
    Vuestra historia está tejida de flujos y reflujos, no ciertamente comprensibles por la ínfima capacidad de la inteligencia vinculada a los valores creativos y organizativos primordiales y a todos los otros valores políticos, científicos, religiosos y morales, surgidos y que son el ajuar evolutivo inicial.
    Para los que no han alcanzado el peldaño de esta nueva actividad genética, comprender lo que expongo no es fácil, aunque todavía no considero llegado el momento justo de ampliarlo, cosa que haré ulteriormente.
    Volveré a hablaros sobre este tema; mientras tanto, os invito a estudiar seria y profundamente el gráfico que os he expuesto.
    El gráfico era el que se inserta en la página siguiente.
    Cuando hubo terminado esta explicación le preguntaron de nuevo:
    - La tribu de Juan ¿Es exactamente la tribu que posee ese código genético, el GNA?
    - La nobleza solar de la tribu de Juan, es la génesis de una estirpe extraterrestre. La nobleza del espíritu no es la nobleza de la materia. La nobleza del espíritu brota de la interiorización del esquema superior proveniente de lo alto. Probad a insertar una vibración de intensidad alta en un vértice de vibración decelerada: notaréis el lento paso de la vibración inferior a un tono de intensidad más alto. En otras ocasiones os he explicado que el hombre actual está en grado de poder desarrollar el ritmo medio vibratorio de 35.000 vibraciones al minuto/segundo (la vibración del mineral es de 5.000 v. al m/s.; la del vegetal, 10.000 v. al m/s., y la del animal, incluida la especie humana inicial, es de 20.000 v. al m/s.). Tal ritmo de vibración propone a la energía viviente condensada un mayor ritmo y, por tanto, una lenta pero continua transformación del hombre físico. Sólo cuando haya alcanzado el último ciclo, es decir, 40.000 v. al m/s., obtendrá la sublimación de la materia biofisica. Y por tanto la completa transformación de ésta en dimensión astral. Sólo quienes hayan alcanzado esta vibración, estarán en posesión del gene cósmico, definido como GNA, gene de una estirpe solar.
    Otro preguntó:
    - ¿Cómo se está realizando esta nueva genética en la especie humana?
    El Anunciador dijo:
    - Os comunicaré algo que hasta ahora ha permanecido secreto. Es de suma importancia para que podáis comprender todo el proceso genético que se está operando en el Planeta.




    GENETICA G.N.A.


    Se están realizando manipulaciones genéticas para el desarrollo de altos valores psico espirituales en algunos sujetos predispuestos y activamente sondeados. Me ha sido comunicado a través de Hoara, biólogo científico y médico astral de cuarta dimensión, lo siguiente:
    “Nuestra activa intervención tiende a implantar una nueva y estable estructura genética, capaz de hacer emerger una precisa calidad de hombres y mujeres dotados de un evolucionado complejo de valores altamente evolutivos, proyectados en la dirección opuesta a los actuales dinamismos bio síquicos decadentes y deteriorados. Lo que nuestra alta ciencia cósmica se propone, es volver inmunes al Arbar, sujetos particularmente sensibles y con características muy determinadas. Ya han sido practicadas manipulaciones genéticas en diversas zonas de vuestro planeta con óptimos resultados. Algunos jóvenes nacidos de este proceso, además de poseer una aguda capacidad intuitiva, conservan inalteradas otras capacidades psico espirituales excelentes y una consciencia, prácticamente, cuatridimensional. A menudo, demuestran claramente ser extraños al común concepto existencial de la multitud y critican, severamente, el opulento y degradante sistema moral, económico, político, religioso y científico. Quieren un mundo feliz, exento de hipocresía, iluminado de sabia justicia, de fraterno amor y de no violencia. Son conscientes de haber recibido algo bello e importante del exterior y no pueden contener esta alegría. Dicen: No somos de este mundo. No debéis sorprenderos de esto, porque en realidad, la resultante de sus conciencias y de los valores que expresan y practican, es elaborada y estructurada por una genética que en nada se asemeja a la que gran parte de vuestro planeta posee. El proceso que estamos implantando tiende, principalmente, a injertar una calidad evolutiva capaz de desarrollar los valores indispensables para una decisiva mejora de la especie humana que vive y opera en vuestro planeta y para el desarrollo de la conciencia universal y de las capacidades ligadas a ella. No necesitamos, como muchos creen, imponer tal metodología con el fin de apoderarnos de vuestro planeta y coaccionar o esclavizar a la humanidad.
    Al contrario de cuanto algunos cerebros degradados imaginan, nuestro cometido está saturado de altruístico amor, completamente desinteresado. Obedecemos a una voluntad y desarrollamos un designio viejo en milenios. Deberíais saber quién nos guía y nos sostiene en esta obra purificadora. Deberíais saberlo. ¿No os ha sido dicho que la cizaña sería separada del grano? ¿Lo habéis olvidado? Nosotros os lo recordamos con las obras que estamos llevando a cabo y que muchos espíritus despertados en la verdad intuyen en su interior. Recordad: El Reino de Dios en la Tierra lo heredará la calidad que estamos preparando. Las manipulaciones genéticas son justamente una exigencia indispensable para implantar esta calidad idónea, para instruir e instaurar el nuevo árbol de la vida, iluminado y sostenido por la suprema ley del Creador.”
    Una madre que estaba acompañada de sus hijos en la reunión, preguntó:
    - ¿Cómo podemos desarrollar nuestro espíritu, cómo podemos hacer que se desarrolle el de los demás, en esta hora, donde las dificultades nos rodean y es forzoso estar en guardia para no tropezar o perder la consciencia ahogada por la multitud de valores y formas de vida degradados que se proponen de modo sugestivo y sutil?
    - La progresiva inserción en el plano de las nuevas vibraciones, os procurará ligeros disturbios, que no os deben preocupar demasiado. Es normal, a causa de la aceleración de los valores portantes de las estructuras psico físico astrales constreñidas a sufrir una forzada mutación, y por este motivo, una notable absorción vibratoria. Ya os fue comunicado que vuestro Planeta ha sido embestido por una fuerte energía purificadora con el fin de debilitar la acumulación de ciertas fuerzas negativas que intentan proponer desequilibraos y convulsiones bastante deletéreas para los valores existenciales. También os fue recomendado mantener la mayor calma y evitar el alcohol y todo aquello que revista características excitantes para el sistema neurovegetativo. No será fácil superar las pruebas, que todavía deben manifestarse, si falta la indispensable sintonía con las nuevas vibraciones de alto valor espiritual. Por consiguiente, estad atentos.
    Otro preguntó:

    - Si somos de estirpe solar, nosotros descendemos del Sol. ¿Quiénes son los seres que viven en el Sol y cómo podemos descender del Sol?
    - La ciencia terrestre no está aún en grado de conocer realmente lo que comúnmente se llama psique, de dónde proviene, para qué sirve y qué poderes posee. La psique la define el Sol bajo forma energética estructurante, organizativa material. La psique, es la energía vital que anima e informa los valores portadores de la vida fisica en todas sus manifestaciones: Mineral, vegetal, animal. La astralidad de cada cosa, aunque esté aparentemente inmóvil, emana de una voluntad organizativa, bien definida por normas fijadas en la calidad, pero no en la cantidad. Tal energía (psique) responde a un código programático que estructura una determinada genética. Todas las manifestaciones físicas, sean orgánicas o inorgánicas, son coordinadas por esta energía que vosotros llamáis psique.
    El Anunciador guardó silencio y luego continuó sin que mediase pregunta alguna:
    - Os definiré el Sol con relación a las múltiples formas en que se manifiesta la vida: La luz creativa del Sol se transforma en carne y sangre, sabedlo. El Sol es el logos de la suprema inteligencia creativa. Es la fragua de los dioses. Es su propio reino. El Sol es la patria de los hijos de la luz. Todo aquello que nace, vive y se transforma, brota del seno del Sol y a él retorna. El Sol es Helios, luz creativa. Su fuerza reside en la vida de todo átomo y su inteligencia informa y determina las multiformes obras de cada cosa útil en el devenir eterno del Cosmos. La luz crística es su luz. Amaos como el Sol os ama. El Sol es el camino, la verdad y la vida. El Sol, Helios, luz creativa.
    - ¿Se puede deducir que del Sol vienen los arquetipos?
    - Todos procedéis de un arquetipo: el padre de una multitud. El ser luz os ha generado. El es el padre de vuestro eterno ser. El ser luz tiene una gran multitud de hijos machos y hembras. Todos son suyos, porque de él han nacido y por él viven, por su alegría de ser y servir y amar la suprema luz de todo lo creado. El ser luz es el primero, la semilla, el árbol y vosotros sois sus frutos y semilla de su semilla. El es vuestra meta: El os ha generado y a El retornaréis, porque, hijos e hijas del esplendor creativo de su amor, el ser luz es la matriz de todos vuestros espíritus.
    - ¿Cómo podemos realizar estos valores en nuestros espíritus a través de la materia y las formas físicas en que estamos inmersos?
    - Muchas estructuras existenciales están destinadas a sufrir una mutación. Las actividades bio dinámicas sufrirán una renovación radical e incluso la genética se verá obligada a elaborar condicionamientos totalmente diversos. El crecimiento del planeta que habítáis, os propondrá nuevas energías cósmicamente evolucionadas y no podréis evitar veros envueltos en este proceso cíclico que impone el dinamismo del espíritu creador. Seréis útiles si os adaptáis a este nuevo desarrollo. Seréis sabios si comprendéis en tiempo útil las impelentes exigencias de la ley superior cosmofisica y de las leyes inmutables que la gobiernan en los ciclos de crecimiento. Vuestro Planeta muta e inevitablemente también vosotros debéis crecer si queréis, realmente, servir al sumo bien creador. Crecer significa ser consciente de los valores eternos que confirman en la sabiduría y el discernimiento los dinamismos existenciales y los vuelven armónicos y equilibrados. No sabéis por qué existís, pero no podéis ignorar que si existís, es un motivo válido para existir, operar, y ser todavía hasta que consigáis convertiros en un instrumento directivo y no ejecutivo. El gran espíritu y el espíritu pequeño ya no volverán a estar separados. El uno sirve al otro y el otro al uno. ¿Comprendéis?
    - El problema práctico con que nos encontramos, es la forma de reconvertir nuestros aspectos tridimensionales y hacerles conscientes instrumentos del Espíritu. ¿Cómo podemos conseguirlo?
    - Os transmitiré cuanto me fue comunicado el respecto por Woodok:

    “Debéis comprender, asimilar y practicar cuanto nos es concedido comunicaros, para mejorar los valores existenciales tridimensionales y para desarrollar los conocimientos necesarios y aptos para poner vuestras conciencias en perfecta sintonía con las nuestras. Debéis esforzaros, no solamente en entender, sino también en asimilar y sobre todo en practicar los conceptos que os ofrecemos, a fin de que podáis realmente ser diferentes de los que quieren a toda costa, seguir ciegos y sordos a la revelación de este importante tiempo.”
    Hablando de estos conceptos, al Anunciador y sus discípulos les sorprendió un nuevo día. El tuvo que partir hacia otro lugar para consolar y llevar la luz de su espíritu a los hijos de la llama, los hijos que le habían sido dados en heredad y no debía perder. Los hijos que seguía vigilando como un águila real desde las alturas para que pudiesen llegar a la nueva Galilea, a la nueva Jerusalén, al nuevo reino que estaba siendo edificado para el día señalado, y que debía ser poseído por todos aquellos hijos que llevarían el Sol en la frente y en el corazón.
     
    Foro » EUGENIO SIRAGUSA » Eugenio Siragusa, libro: EL ANUNCIADOR » UNA ESTIRPE SOLAR, MANIPULACION GENETICA (CAPITULO 9)
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar