EL UMBRAL DEL TIEMPO: LOS XENDRAS - Foro
Domingo, 2016-12-04, 4:15 AMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » SIXTO PAZ WELLS » Sixto Paz Wells: LOS GUIAS EXTRATERRESTRES Y LA MISION RAHMA » EL UMBRAL DEL TIEMPO: LOS XENDRAS (CAPITULO 5)
    EL UMBRAL DEL TIEMPO: LOS XENDRAS
    bookFecha: Sábado, 2013-03-02, 5:18 AM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de:
    http://es.scribd.com/doc....restres
    Imagenes de:
    http://sixtopazwells.org/
    YOUTUBE: Xendra Gimbra en Encuentro Mundial Rahma - Punta Colorada Agosto 2009
    http://youtu.be/MuG7FWiCTyo


    CAPITULO V
    EL UMBRAL DEL TIEMPO: LOS XENDRAS




    La primera semana de Julio de 1974, nos dió grandes sorpresas; aún recuerdo como se hubiese sido ayer la salida que hicimos a raíz de un mensaje que decía que se aceleraba nuestra preparación por lo que nos acercábamos a la fase Xendra. De esto, no daban en la comunicación mayores detalles, lo único que decían era que incorporáramos dietas de frutas días antes de las salidas y que asistiéramos en número de siete personas, siempre los más antiguos juntos. Esto se debía a que ya el grupo había aumentado duplicándose el número original y con ello la capacitación no había sido uniforme en todos. Ya Charlie, mi hermano, recibía algunos de los mensajes para las salidas que realizábamos, no teniendo, necesariamente, que ser yo el antena oficial.

    Como ya era costumbre, siempre llegábamos antes de las citas, para tener tiempo de organizarnos y ubicarnos bien en el terreno. En esa oportunidad fuimos en la camioneta de la familia Perret, miembros nuevos del grupo; por la Carretera Panamericana Sur, al poblado de Papa León XIII a escasos tres kilómetros de Chilca. Eran as 6:30 p.m. cuando dejamos estacionado el carro, de allí nos dirigimos hacia "la Mina" a unos quince minutos de donde nos encontrábamos. Debíamos llegar a las 7:00 p.m. al lugar, hora convenida previamente para la experiencia de aquella noche. Salimos a pie por las afueras de Papa León, sincronizando antes los relojes para calcular nuestra llegada con exactitud. El suelo arenoso nos retrasaba el avance; la noche bien despejada nos daba marco espectacular para el encuentro, cuando en lo que estaba conversando con Cuqui --un buen amigo que había llegado a nosotros a través del I.P.R.I.- me encontré físicamente parado en la Mina, sin poderme explicar aquel extraño caso de teletransportación me dejé invadir por el temor, además, analiza a mi situación y cotejaba con mi reloj la imposibilidad de encontrarme en aquel sitio, pues aún no había transcurrido ni siquiera un minuto de que habíamos empezado a caminar. Lo único que atiné a hacer en aquel momento, fue tratar de volver por donde debía haber venido, procurando encontrarme en el camino con el resto, quienes a su vez notaron mi inexplicable desaparición y se pusieron a buscarme de inmediato, pensando que me había adelantado corriendo, cosa que era definitivamente imposible debido a que Cuqui me perdió de vista tan sólo un pestañar de ojos.
    Queriendo volver , di un rodeo a la Mina, pendiente de la primera luz de linterna que apareciera. Fue en ese momento en que divisé a lo lejos, detrás de la colina, una extraña luminosidad que después, en la medida que avanzaba, acercándome, se iba perfilando como una luz a manera de media luna, de unos diez metros de diámetro, que permanecía fija y concentrada sin iluminar a su alrededor. De primera impresión pensé que se trataría de una nave que había aterrizado, pues no tenía el aspecto de una hoguera ni el tamaño de una linterna. Me quedé quieto observando aquella luz, cuando de pronto salió de ella una figura humana, como una silueta brillante con el brazo en alto. Instantáneamente fui presa del pánico; quería salir corriendo pero mis articulaciones se agarrotaron de tal manera que tenía todo el cuerpo paralizado, quería desmayarme, transpiraba frío y el corazón latía a un ritmo acelerado. No podía dar un solo paso, y allí mismo en la confusión de mi mente vino una sola idea a imponerse sobre el desorden mental que tenía. Esa idea pasó a ser una palabra que escuché claramente en mi mente, como si me hablasen al oído y decía: “ Ven “; sabía que se había establecido nuevamente la comunicación mental, pero no deseaba seguir allí. No pasaron unos segundos y volví a escuchar lo mismo: “¡Ven....!”,pero esta vez lo capté imperativo, como si se me estuviese ordenando que venciese mi temor y me acercara a la luz; me rebelé ante está idea diciendo ¡” No ¡” No podrían obligarme, además, me encontraba solo, por lo que les ofrecía que esperaran a los otros y que de esa manera quizás accedería. En mi mente se sucedían infinidad de pensamientos que se entrecruzaban y en los cuales me repetía a mí mismo que no debía temer, ya que ellos habían aclarado en anteriores mensajes la naturaleza de sus intenciones y su parecido físico con el nuestro. Pero inmediatamente sobrevenían otras ideas, imaginándome grotescas formas escapadas de alguna película de Ciencia Ficción, y fue entonces que capté por tercera vez el llamado a través de la palabra “¡ Ven!”, pero ahora había un cambio, ya que éste venía matizado como una invitación que me daba la suficiente confianza como para tratar de avanzar y acercarme.

    Lo que me motivaría finalmente a vencer mi temor fue que la silueta se introdujera en la luz, por lo que pensé que quizá se habría molestado o aburrido de esperarme, por lo que no quise tampoco perder la oportunidad de vivir la experiencia. Me detuve a escasos metros de la luz y comprobé de que ésta era una pared de energía y que no era nada concreto, así que entré en ella lentamente; en la medida que avanzaba en su interior sentía que perdía peso, que me daban mareos y náuseas, y hasta sentía un excesivo calor que abrazaba mi cuerpo. A todo esto se sumó una fuerte presión en la frente y la nuca. La luz era tan intensa, dentro, que me obligaba a cerrar los ojos; peso cual no sería mi sorpresa cuando aún con los ojos cerrados podía ver con toda claridad. Fue así que percibí que había una persona delante de mí y que ésta era nada menos que Oxalc, el mismo ser que decía estar comunicándose con nosotros desde el mes de Enero. No sabía como tenía tal seguridad pero sabía que era él. Lucía una frente amplia con pelo lacio suelto sobre los hombros, no muy largo ni abundante, medía alrededor de un metro ochenta centímetros y su conformación física era similar a la de un Mongol o sea con amplias espaldas y rasgos orientales.
    Estaba muy cerca de él cuando empezó a tratar de comunicarse conmigo, para lo cual combinaba gestos y señas que hacía con las manos apoyando los pensamientos que me trasmitía con toda claridad. No abrió la boca para nada, ni hizo mueca alguna que me hiciera pensar en ventriloquía; todo era a nivel mental; telepáticamente había enlazado mi mente con la suya. Me dijo que ya no tuviera miedo porque todo estaba siendo controlado por ellos y que se había dispuesto aquel momento para que viviéramos la experiencia del Xendra, conscientemente. El término Xendra, definía la puerta dimensional de luz que había atravesado; según lo refirió, ellos, a través de su avanzada tecnología logran concentrar la energía lumínica de tal manera que pueden abrir un paso dimensional, cortando dos dimensiones como son el espacio - tiempo. Mediante este Paso, una persona que ingrese por el Xendra es desmaterializada anulando su cohesión molecular y restando el peso a sus átomos de tal manera que hechos luz y elevando su vibración a altas frecuencias es proyectado a otro lugar y elevando su vibración a altas frecuencias es proyectado a otro lugar donde existe una puerta de salida, pudiendo ahorrar grandes distancias y vivir increíbles experiencias en otros planetas. Según los guías, éste fenómeno tiene su contrapartida natural en el Triángulo de las Bermudas y otras tantas puertas dimensiónales naturales que se abren cada cierto tiempo en diversos lugares del planeta debido a la concentración de energía electromagnética a consecuencia de las tormentas. Recordemos en la zona del caribe, desde los tiempos mismos de los Galeones, existen relatos y crónicas de cómo los clavos, cacharros y aparejos metálicos de los barcos saltaban solos por la borda y desaparecían como llevados por extrañas fuerzas; muy cerca de aquel sitio se halla del Mar de Sargazo, siniestro lugar que sirviera de cementerio de innumerables embarcaciones.

    No recuerdo en qué momento dejé de sentir aquella insoportable presión sobre la cabeza y la frente, sólo recuerdo que Oxalc me repetía que no tuviese miedo y que la transformación de mi cuerpo era necesaria conscientemente.
    El excesivo calor había disminuido, pero ya no sentía ni mis brazos ni mis piernas. Me dijo, entonces, que le siguiera hasta el final del pasillo; se escuchaba dentro un sonido metálico como el ruido de golpes dentro de un tubo. Me sorprendí mucho cuando salimos hacia el exterior, ya no era el mismo paisaje desolado de Chilca, sino que se veía a lo lejos, en medio de latas montañas, una ciudad muy iluminada compuesta de grandes cúpulas a manera de iglús esquimales. Me explicó el Guía, que aquello era la ciudad Cristal, la Metrópoli más importante de Morlen y las Colonias, donde ellos se habían establecido acondicionando la vida artificialmente de acuerdo a las necesidades de su civilización. Han aprovechado la energía de los volcanes y las masas de gas que inundan su atmósfera con metano, al igual el hielo y las riquezas minerales. Según ellos, la vida no era posible allí sino hasta cuando la adaptaron artificialmente hace unos miles de años. Me explicó como habían llegado sus naves procedentes de Orión, Rigel que se encuentran entre 500 y 300 años luz de distancia. Siendo oriundos de dichas estrellas, se demoraron veinte mil años de los nuestros en arribar a nuestro Sistema Solar, llegando los descendientes de los que partieron.
    Los extraterrestres que vinieron, lo hicieron buscando un material que para ellos es indispensable en el desarrollo de su civilización y éste es el Cesio, metal alcalino del cual aún no se conoce mucho en la Tierra, pero que cuenta con propiedades que le permitieron al hombre desarrollar la célula fotoeléctrica, además, por su duración tiende a reemplazar al Cobalto en la curación del Cáncer.
    Oxalc me dijo que había colonias mineras en Calonia (Calixto) y en Anaria ( Europa); pero que las ciudades se encontraban en Morlen (Ganímedes).

    MORLEN
    MILES DE AÑOS DE EVOLUCION




    Morlen, como se dijo, no tenía vida propia ( en esto acertó la ciencia), fue propiciada por colonos de Orión, que artificialmente lograron adecuar la atmósfera para poder vivir en el Satélite.
    Los primeros colonos llegaron, según tiempo terrestre, hace veinte mil años antes de Cristo, dirigidos por los Patriarcas que luego coordinarían el gobierno de la nueva Colonia.
    El lugar era una inmensa fuente e materiales, entre ellos de Cristales de Cesio, precioso elemento que procura una gran variedad de usos.

    Los colonos que fueron en numero de 2,500. se instalaron en los grandes valles que encontraron. Y pasaron 200 años, en que se afianzó la Colonia: se fueron utilizando amplios subterráneos en la planificación de las ciudades, al igual que se utilizaron los grandes cristales de Io, otro satélite cercano, para edificar casas. Estos cristales de roca mediante métodos de procesamiento técnico y gracias a sus grandes dimensiones, se les aprovechó como edificios; eran buenos y muy prácticos materiales de construcción sus formas esféricas dan la visión de graciosos iglús esquimales y sus diferentes tamaños fueron acomodando los distintos edificios que hoy se presentan erguidos sobre la Llanura del valle de Morlen.
    Los Patriarcas de la Colonia habían tomado el encargo de guiar la nueva población hasta que se formase lo que se llamaría la Coordinación de los Ancianos de Morlen o Consejo de Menores, conformado por 12 Venerables, entre ellos:


    Joaquín - Seneral - Anur - Irimon
    Soloviar - Asint - Onumi - Onirin
    Omiton - Jrovel - Oxmuz - Leron


    Quienes velarían por la evolución de la Colonia.
    Entre los primeros moradores del reacondicionado satélite estaban los Patriarcas Ramanes y Oxil, quienes con mentes elevadas y sabiduría eterna habían encontrado la Misión de a Colonia, la cual debía ser "Colonia de Colonias": tenía así que encargarse e promover en los valles aledaños a las 4 grandes ciudades formadas en ere entonces: dos ciudades que serían el asilo de los miembros de razas que estuviesen en peligro de destruirse, cumpliendo con el rol de Confederados de la "Gran Confederación Galáctica de la Estrella", o sea ofrecer su incesante ayuda a Mundos en evolución.

    Los Maestros Ramanes y Oxil pasaron a formar parte del Consejo de los 24 Ancianos de la Galaxia, por su gran evolución, no representando a ningún planeta en particular, sino a la perfección misma.
    Las principales inquietudes de la nueva colonia no sólo quedaban en el establecerse en ese lugar, sino poder también aprovechar la explotación de los Cristales antes mencionados, los cuales eran muy necesarios en Orión. Y el satélite de Io era una fuente inagotable de aquel raro material; así se aseguró la permanencia del grupo civilizado en el Satélite aledaño, debido también a la existencia de la energía interna, volcánica, que era aprovechable.
    El lugar fue sometido a distintas pruebas , se le reconstruyó adaptándolo para la vida de seres que necesitan oxígeno; se trajeron y se plantaron grandes variedades de vegetales, previamente seleccionados y analizados. Se visitaron planetas cercanos en búsqueda de algunos materiales importantes y de vegetación arbórea; pocos animales podían en un primer momento adecuarse a la vida del lugar ya que la atmósfera aún no estaba totalmente regulada. Aún los colonos usaban escafandras y se movían torpemente sobre los valles de Morlen.
    La vida se fue acondicionando poco a poco al lugar cuya atmósfera ya era la adecuada para la existencia.
    Las ciudades fueron surgiendo sobre los actuales emplazamientos al igual que las instalaciones técnicas, que se encargarían de recibir, absorbiendo, la energía solar como la radiación cósmica. Fueron edificados: escuelas, centros de capacitación académica, museos, las bases; en poco tiempo todo estaba listo como para albergar a nuevos colonos y con una organización bien establecida preparándose a realizar trabajos que competen a toda colonia de la Confederación.

    En su historia pasada hubo guerras y sucesos que cambiarían radicalmente su forma de vivir como en toda civilización.
    Como Mundo, presenta una forma mucho más organizada y de estrecha relación entre seres superiores. EI ambiente que allí rodea al individuo le permite surgir sin malos -ejemplos, ya que al interior de la Comunidad Morleana, la experiencia de miles de años de evolución, desde Orión, los ha llevado a simplicar su vida, evitando las complicaciones, pero sí profundizándola. La profundización no se da sólo a un nivel espiritual y filosófico o a nivel científico, sino que se da a nivel de conocimientos altamente integrados a la espiritualidad, que es el toque que nos singulariza y diferencia del conocimiento científico puramente material, que se encuentra reducido a un estrechísimo (10).
    Como dijimos, durante el tiempo que tienen establecidas las colonias, no han ocurrido desavenencias internas, ya que el grupo comunal está cada vez más integradamente ligado en la superación espiritual. Mas, no todos los mundos son evolucionados espiritualmente, existiendo aquellos cuyo interés por la conquista es mayor que el de mejorar como seres; y es así que en Morlen al igual que en muchos otros planetas como la Tierra y Venus, se registran informes de intentos foráneos de invasión, siendo las naves de la Confederación las que siempre han protegido los mundos Evolucionados y en vías de serlo, pero las naves no lograron vencer solas la ambición desmedida de poderes externos sino que contaron también con el apoyo más allá de lo comprensible, de fuerzas espirituales cuya capacidad no se puede medir más que con la intensidad del amor.
    Durante 200 años se vino estudiando en Morlen cómo la energía del Sol Galáctico o sea la radiación del centro de la Vía Láctea, llegaría al Sistema Solar completando un ciclo en el año 21970 de la llegada de la colonia a Morlen o 1970 en adelante de la era Cristiana en la Tierra. Para esto, los planetas sufrirían un gran cambio de fase y ofrecerían mejores condiciones de vida. Al recibir esta energía en sus primeros momentos, los seres que vivieran en aquellos mundos serían afectados grandemente, por lo cual requerirían de una preparación de sus habitantes para recibirla y esta preparación consistiría en un volcarse sobre el correcto vegetarianismo, los ejercicios corporales, la meditación y concentración para el dominio de la mente. Parte de la preparación seria desintoxicarse y positivisar el espíritu; los efectos previstos de no encontrar preparación en la gente serían entre otros, la fuerte radiación que traería como consecuencia el surgimiento de enfermedades que matarían muchos seres, sin poder encontrar remedio la ciencia.
    Para esto, el satélite Jupiteriano sería sede del Concejo de los 24 Ancianos de la Galaxia o cuerpo coordinador de todos los mundos evolucionados confederados de al Vía Láctea. Así para el año 1001 A.C., se centraría el Consejo en una de las grandes ciudades del satélite, para desarrollar sus trabajos de preparación de los sistemas planetas que estarían prestos a recibir las primeras ondas de energía del Sol Galáctico, además, el Concejo coordinaría el cambio de fase y de nivel de evolución de mundos como la Tierra.

    Morlen, al principio se constituyó con cuatro ciudades: entre estas la más antigua es "CIUDAD CRISTAL “, sede actualmente del Consejo de la Confederación de la Galaxia. En esta ciudad se puede apreciar, por la naturaleza de las edificaciones, que es aquí donde se ha establecido el muy elevado cuerpo de coordinación y dirección espiritual, a ella llegan, en peregrinaje, gente procedente de las otras ciudades. Podríamos describir esta majestuosa e impresionante ciudad, nombrando las construcciones que sobresalen en la bella Metrópolis; así pues observamos la gigantesca Cúpula del “ Concejo de los 24 “el centro donde convergen todos los caminos; se caracteriza por su edificio más grande y en el que se encuentra, en su subsuelo, guardado el conocimiento Cósmico. Tenemos también la gran estructura del Estadio de los Deportes, el cual no cumple con la función equivocada que le hemos asignado aquí en la Tierra: los hombres consideramos el “Deporte”, como sinónimo de Competencia o Cultivo del Cuerpo, u esto claramente es un error: el verdadero significado de “deporte” es “ Recreación” mediante la purificación mental y corporal a través de prácticas de ritmo y equilibrio.

    Cuando el hombre le asigna el significado incorrecto de competencia, hace del deporte una guerra muy sutil entre países y una manera de reafirmar la rivalidad entre hombres contradiciendo la fraternidad que ahí debería reinar. Por esto, les preguntamos: ¿por qué ahora, en partidos de fútbol, básquet, etc, se termina peleando? Hasta guerras se han producido por partidos (ejemplo países de Centroamericanos). Es que los deportes del hombre no le dan paz que busca y necesita, no le dan la correcta relajación, ya que el cuerpo elimina toxinas, pero la mente se va llenando de toxinas peores, son las del deseo de ganar, de ser mejor que los demás; la tensión de los deportes va contaminando la mente del hombre.

    También sucede, que cuando el hombre le asigna al deporte el significado de cultivo del cuerpo, lo que está haciendo, solamente es elevar su Ego. De manera inconsciente está venerando la materia: extremados casos de idolatría al cuerpo, por parte de deportistas, los llevan al Narcisismo.
    El Deporte en Morlen, se basa en la recreación y la relajación física y mental, cosa que debemos aprender los terrestres.
    En nuestro recorrido por la "Ciudad Cristal" (11), pudimos observar las Bases de Naves y los Centros de Agricultura o invernaderos,

    donde se analizan plantas de todo el Universo; también recorrimos los Centros de Mineralogía zonas de Parques, los maravillosos Museos, las Ramas Astronómicas y Cosmológicas, los Centros Superiores Universidades y Laboratorios.

    La Ciudad más importante de Morlen actualmente cuenta con 3,000 habitantes siendo las otras ciudades; las más densamente pobladas por ser su función la de producción y habitación; presenta un gusto exquisito en su decoración que es íntegramente natural, con toda clase de vegetación a lo largo de calles y edificios. Podemos señalar que el lugar más bello de toda la Ciudad es el "Centro Artístico" que nos
    Hace recordar a los anfiteatros griegos. La mayor cantidad de Maestros y de Estudios se hacen aquí, lo que explica que se evite cantidades de gente, ya que no seria funcional. Peso aquí nos detenemos para hacer mención a un punto importante: en Morlen no existe un centralismo de gobierno, lo que muchas veces trae como consecuencia el desequilibrio de ciudades y el desarrollo heterogéneo. ya que el Consejo de 12 se encuentra repartido entre las diversas ciudades y sólo se juntan reuniéndose en Ciudad Cristal por motivos v razones serias.
    Al hacer referencia a esta gran ciudad podríamos tratar varios aspectos, entre ellos la Organización, basada integralmente en la Comunidad o Común-Unidad de Hermanos, donde la familia individual desemboca en la Gran Familia "colectiva" compuesta por todos los seres y donde la pareja, culminación del amor maduro, es el principal elemento de la funcionalidad de la Colonia.

    La pareja mantiene aún la relación sexual para la procreación, pero el placer físico es superado por el placer mas elevado de trabajar juntos por el bien de los demás; el hombre y la mujer, polos positivo y negativo, se complementan logrando en su natural afinidad, la perfecta unión: en el trabajo, en inquietudes, en los intereses, en la atracción espiritual y mental, a la vez que la atracción corporal. Las almas complementarias lo son así en todos los niveles, siendo los mejores compañeros de trabajo, y si un clarividente los observa puede ver cómo las Auras son afines. Cuando se llega a alcanzar la madurez emocional y física se sabe que es el tiempo de encontrar su pareja, teniendo la posibilidad de identificarse y conocer su complemento, siendo los hijos, fruto de esta unión, parte plena de la comunidad. Los hijos de la pareja son parte del conjunto, tanto se ama a los hijos de otros como a los de su propia carne, pues los seres sólo son del Profundo.
    La propiedad también es algo que se va superando, todos tienen y a nadie le falta; no hay necesidad de acaparar y guardar más de lo necesario ya que, como no existen tiendas, uno puede ir al almacén y sacar lo que necesita. Para esto, la superproducción hace que todo sobre; todos trabajan ya que el estado de conciencia hace que la persona se realice en cualquier trabajo, pero siempre trabajando. Así, en este mundo, el hombre se realiza cumpliendo con la Comunidad y consigo mismo. No existe dinero, pero sí un alto poder adquisitivo por parte de toda la población, ya que las únicas condiciones para adquirir son pedir y merecer recibir. Las casas son multifamiliares y desde allí se vive el ambiente comunitario; también en la forma de vestir se ha logrado superar el egoísmo, ya que todos se visten con ropas claras muy similares. Decimos que se ha logrado superación en el vestir, ya que el hombre aquí en la Tierra no sólo tiende a cubrirse por necesidad moral o física, sino también tiende a hacerlo por lucir mejor que los demás o por sobresalir del grupo (típico caso del use de exclusividades); así, pues, nuestros Hermanos Mayores de Morlen se visten de blanco, simbolizando la perfección que todos esperamos tener, y reafirmando así, que por fuera somos el reflejo del espíritu; también usan alternando colores como el plateado, verde y celeste en su vestuario.
    La alimentación; como dijimos, está constituida a base de extractos, de vegetales, que producen sustancias necesarias y la energía para la vida del cuerpo reportándole todo lo que éste necesita; los extractos no contienen un sabor determinado, ya que otra forma sutil de apego es comer lo que nos gusta o comer sólo lo que tiene buen sabor. Cuando uno supera la gula sólo come lo necesario, se eliminan grandes problemas corporales de deficiencias y excesos y se cumple la frase: "Vivía para-comer, ahora come para vivir".-
    Hemos tratado hasta aquí varios puntos acerca de la vida, no solo en Ciudad Cristal, sino en todas las Ciudades del Satélite. Es el momento de mencionar a las otras Ciudades de Morlen, que son:

    CIUDAD CONFRATERNIDAD, llamada así porque en ella reside la totalidad de colonos terrestres llevados por los Guías; todos los terrestres, que son en número de 12,0.00 han sido llevados en épocas distintas y de sitios diferentes del planeta. Hay de todas las razas y se les ha adaptado para la vida en Comunidad, luego de haber seguido una etapa de preparación mediante un descondicionamiento de su vida anterior en la Tierra, de la cual se encargan los Guías Morleanos. Otra Ciudad que es casi contemporánea a la Ciudad Cristal es la CIUDAD RAMANES, cuyo nombre es un recuerdo del Patriarca de Morlen, el cual se encuentra actualmente en Planos Superiores. Es aquí donde se destacan los mayores Centres Superiores de preparación para Doctores Mentales; otras ciudades son: OMUND, MORLA y SOLMA. Esta última, tan grande como para albergar seis razas de colonos, que ya tienen 8,000 años de haber sido preparados para repoblamientos, son 188,000 seres. Ellos viven juntos, en la más elevada armonía.
    En la Ciudad Confraternidad, colonia terrestre, también se encuentra gran parte del Consejo de Menores de Morlen; o sea el cuerpo coordinador del desenvolvimiento de todas las ciudades Morleanas. Este cuerpo coordinador, como antes mencionamos, esta compuesto por 12 Venerables maestros y rige con una forma de gobierno patriarcal, más, como se nos manifestó en las primeras comunicaciones, la forma de gobierno sería una especie de súper-comunismo sin barreras o un gobierno Comunal.
    En Morlen se celebran las siguientes fiestas: Y en especial, todos los días son fiestas del Profundo.

    - Día de la Unidad
    - Día de las Colonias
    - Día del Amor (12)

    Las fiestas o festividades en Morlen adquieren un cariz muy espiritual y sagrado por el Amor que irradian todos los Hermanos juntos; algo muy distinto del ambiente que nosotros les asignamos en la Tierra a nuestras fiestas.
    Actualmente, Morlen cuenta con un millón de personas naturales y doscientos mil colonos, entre terrestres y de otros planetas.
     
    bookFecha: Sábado, 2013-03-02, 5:19 AM | Mensaje # 2
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    (CONTINUACION...)


    Sede de los 24 Ancianos de la Confederación


    Los 24 Ancianos del Consejo de la Confederación representan la unión de todos los Mundos evolucionados de la Galaxia para la evolución en común y para encaminar en conjunto todos las esfuerzos posibles, para la solidaridad de civilizaciones, así como fomentar la ayuda Galáctica en los Mundos que están tratando de evolucionar. Sin quitar el esfuerzo que toca a cada Mundo, los evolucionados ayudan encaminando y aconsejando; si un Mundo en evolución esta en peligro de destruirse, la Confederación interviene, removiendo los espíritus más elevados o fomentando el que hayan cuerpos en determinados lugares, para que luego sean habitados por los hermanos que lograron superarse en el piano de evolución pero que perdieron su cuerpo o lo tienen deteriorado.
    E1 Consejo está conformado por los espíritus mayores de seres que han logrado un elevado grado de iluminación y elevación en la sabiduría eterna. Estos 24 Maestros de distintos Mundos y de los pianos Superiores de desarrollo, han sido designados por los Mentores para que coordinen todas las Misiones de ayuda y de solidaridad por intermedio de todos los hermanos de vestiduras blancas del Universo.

    Poseen cuerpos que les hace parecer como ancianos de distintas razas, los cuales sólo son el reflejo de su lograda iluminación.
    Este Senado Celeste está actualmente coordinando la evolución del planeta Tierra que está a punto de cambiar de fase y lograr un nuevo nivel de evolución. Se trata de preparar a la Tierra como hogar del nuevo Súper Hombre que la repoblará.

    Bases en el Universo:


    La Confederación tiene bases en todo el Universo, en cada planeta habitado en que se ha logrado el diálogo. Muchos satélites que no tenían vida propia o que la perdieron, han sido adaptados y en estas proliferan las bases agrícolas.
    En nuestro sistema nada más, se dan bases en los satélites de Saturno y Urano, entre otros.
    Las bases varían de acuerdo a su utilidad y las hay: técnicas agrícolas, pequeñas o grandes colonias, estaciones, etc.

    Los Guías de Morlen:


    Hace alrededor de 100 años, que para desarrollar las Misiones de ayuda que tenia el Consejo, se recurrió a la formación de un cuerpo organizado de Maestros "Guías", que se encargaría de formar los grupos de Misión en los planetas para ayudar mediante comunicaciones, telepatías y experiencias físicas.
    Se escogieron varios planetas para que formaran academias de Guías, entre estas, las Academias Omund en Morlen, la Academia Celex en Xilox, Oromun en Io, Sinlax en Europa (satélite de Júpiter), Amon en Apu, Rumi en Venus, etc.
    Los más calificados de los programas de estudios metapsíquicos, los Doctores Mentales de los Centros Superiores, conformarían las primeras promociones de Guías de las Academias. Las Academias, en una primera etapa, habrían servido para Doctores Mentales, luego se habrían introducido otras ramas del conocimiento. La vida de los Guías, desde que empezaron, marcaría el compromiso de seres con toda la Humanidad.
    Ya habíamos entrado en la Ciudad Cristal cuando salieron a nuestro encuentro decenas de niños que habían estado jugando a la manera de las rondas en las que suelen entretenerse los infantes de cualquier poblado terrestre, eran seguidos por unos ancianos que de seguro tendrían un reconocido mérito de paciencia. La gente de la ciudad se percataba de mi presencia tan claramente como yo la de ellos y' no parecía impresionarles en absoluto, sino que al contrario, lucían estar habituados a los forasteros.

    Al primer local al que entré fue a la casa del Guía Oxalc (una especie de esfera multifamiliar), donde me percaté de que las paredes de la misma eran de cristal de roca y la luz parecía provenir del interior de ellas. Todo el edificio era una gran cúpula, no habiendo por ningún lado los ángulos típicos de nuestras casas. Viendo mi extrañeza, se apresuró Oxalc a explicarme que los ángulos tienden a atrapar la energía y vibraciones de las personas, impresionándose especialmente en ellos las tensiones y el negativismo. Los ambientes con ángulos se cargan más fácilmente de las vibraciones densas de sus moradores, por ello evitan tales formas, oponiéndoles formas esféricas y cóncavas. De la zona residencial que se encuentra en las afueras de la ciudad pasamos al centro propiamente dicho, recorriendo para esto, muchas calzadas pero siempre caminando. No había visto hasta el momento vehículo alguno ni grande ni pequeño, como para movilizarse dentro de la ciudad; sólo se apreciaban cómo remontaban vuelo los típicos discos que surcaban el cielo e igualmente descendían pero en las afueras donde se hallarían sus bases. Ya había observado a simple vista que la Metrópoli no era muy grande, pero esto era sólo en apariencia, pues el verdadero movimiento de la misma se hallaba concentrado en el subsuelo, donde se extiende subterráneamente la ciudad, comunicando los lugares públicos por una vasta red de galerías.

    Entre todos los edificios (públicos); destacaba como decía antes por su tamaño y majestuosidad, éste, estaba situado en pleno centro del Valle y de la Ciudad y era éste el que contiene a la sede esporádica
    del Gobierno de Morlen y sus colonial, así como también al "Consejo de la Confederación de Mundos de la Galaxia o Consejo de los 24 Ancianos", que en representación de los Mundos más evolucionados de la Vía Láctea (Galaxia con 400,000 millones de estrellas), coordinan las Misiones , y trabajos de ayuda hacia las diversas civilizaciones en superación.
    Oxalc me llevó a conocer los invernaderos donde se producen y sintetizan los alimentos para la población; porque ellos son vegetarianos; allí vi a hombres y mujeres trabajando, se podía apreciar que había diferencias de edad, aunque no muy marcadas. Luego, nos trasladamos al Museo de Arte donde quede maravillado por el culto a la naturaleza y a las expresiones de armonía y estética que se encuentran retratadas o esculpidas allí. Ciertamente existían diferencias en cuanto a la manifestación de arte como expresión de belleza universal y no como plasmaciones personalistas de realidades subterráneas y egocéntricas deprimentes. No había creaciones como invenciones o afloraciones del subconsciente sino como: percepciones claras y sensibles de planos y mundos más sutiles, a los que algún día llegaremos a tener acceso consciente. Muchas de las esculturas o muestras que allí aparecían habían sido tomadas de la misma naturaleza o reproducido de cocas existentes en la diversidad de mundos.
    A los extremos de la Ciudad se podían apreciar grandes instalaciones destinadas a los depósitos así como fábricas de bienes de consumo. Me explicaron que cada persona trabaja un mínimo obligatorio de horas semanales para la comunidad, que le permiten tener acceso a los almacenes donde retira lo que de ellos necesita y no más, pues ¿qué es el acaparamiento sino el terror a la posterior carestía?, además, se puede apreciar que allí no existen nuestras concepciones egocéntricas de moda y vanidad que pretenden el uso del vestido, no para cubrirse sino para destacar y llamar la atención. Existen patrones y modelos establecidos de común acuerdo por la misma población para la ropa, con variaciones en colores y formas que son utilizadas por todos y que responden a estudios realizados sobre materiales y comodidad, así como la claridad y tipo de colores que se encuentran íntimamente relacionadas con el bioritmo natural, la salud y el ánimo.

    En Morlen no veía competencia en ningún sentido, ya que nadie pretendía ser mejor que los demás sino mejor de lo que él mismo es; sin embargo, había progreso y avance; por todas partes se respiraba cambio y superación constantes, fruto de un espíritu comunitario perfeccionista y ambiciosos, peso en el buen sentido de la palabra. Según lo que pude comprender, lo que anima a esta sociedad se halla resumido en su código moral y social; llamado el "BREDAM", que no sería otro que la revelación de la ley natural para los planos ascendidos. En él, por lo que me enseñaron, impera, el sentido común tal como lo expresa el fragmento siguiente del mismo:

    - Sólo se ve bien con el corazón.
    - Sólo se identifica correctamente con la intuición
    - Sólo se entiende bien con el respeto a las razones.
    - Sólo, se juzga bien con la comprensión de los motivos.
    - Sólo se dialoga adecuadamente con tolerancia a las diversas opiniones, pero, por encima de todo, sólo se enseña bien con el ejemplo ".

    Estuve más de un día con ellos, quizá varios, no recuerdo bien, como tampoco recuerdo si es que ingerí alimentos durante todo ese tiempo o descansé, lo único que recuerdo, por la cantidad de momentos vividos, fue que era mucho el tiempo que había transcurrido. Después comprendería que la intensidad con que se vive la vida, puede regular el paso del tiempo. Al final, nuevamente nos alejamos caminando. Me sentía agotado y no comprendía el porqué se me hubiese escogido a mí para vivir aquella experiencia y a la vez no entendía aún el sentido de la misma. Vi que Oxalc se sonreía, pues al captar mis pensamientos, sabía de mi confusión, me dijo entonces: "Sólo los puros de corazón pueden llegar a abrir los pasos entre las dimensiones. Ahora que regreses no dejes que aquellos que no ven más allá de sus ojos te cambien. Si usas tu inteligencia quizá nunca tengas que dejar de ser como eres".
    Ciertamente me reconfortaban aquellos pensamientos esclarecedores pues me sentía muchas veces demasiado niño frente a la maldad y perversión y, otras un anciano ante la inmadurez y la inmoralidad.
    Nos acercamos a la luz de salida del Xendra en Morlen y dentro de ella el calor aumentó, igualmente, los mareos y vértigos. Oxalc me pidió, allí mismo que me preparara a culminar la experiencia y que comprendiera que si hubiese viajado en una de sus naves, quizá no hubiese querido regresar y no me hubieran podido culpar por ello, pero era importante que regresara para que se realizara la Misión que sobre nosotros pesaba.

    El Xendra no permite que se abuse de un tiempo limite, después del cual se corre el riesgo de que la persona quede dispersa en el espacio y no pueda volver a ser reintegrada.
    Una vez vueltos al interior del Xendra, Oxalc me pidió toda mi atención y apertura para captar la información que por medio de imágenes iba a aparecer en una pantalla interna que había sido colocada frente a nosotros. No me imaginaba qué tipo de cocas me serían enseñadas hasta que un aviso de Oxalc me hizo levantar la vista de los controles hacia el centro de la pantalla que tenía un intenso color naranja y que comenzó a lanzar destellos, hasta que la imagen se fue graduando por sí sola. Rápidamente, y ante mi sorpresa se fueron sucediendo escenas familiares, como las de mi niñez; en ellas se me recordaba mi nacimiento e infancia, pero especialmente como en el año de 1966; cuando me dirigía hacia el colegio --que quedaba may cerca de mi casa-- habiendo escogido una calle fuera de mi ruta acostumbrada, una sombra circular y un extraño ruido con un intenso color me cubrieron llenándome de un estremecimiento tal, que por el temor que sentí no atiné a levantar la vista sino que me quedé inmóvil con la vista fija en el suelo, mientras escuchaba que los árboles se agitaban en sus ramas y hojas como, si fuese el viento otoñal. Supe allí, recién después de tantos años, que habían sido ellos quienes ya desde temprano nos habían estado siguiendo. Ciertamente fue en ese año escolar, el Cuarto de Educación Primaria, en el que despunté en los estudios, dejando de lado la figure del alumno mediocre, pasando a comandar los primeros puestos, concluyendo al final de los estudios escolares con el primer lugar en el orden de méritos.

    Me hacían ver con esto que no existe casualidad sino causalidad, y todo tiene un por qué, hasta el hecho de que fuese realmente el único de mi familia que tuviera el factor negativo en la sangre.
    Vertiginosamente se sucedían las imágenes, y con ellas los recuerdos que éstos despertaban en mí. Era increíble que pudiesen aparecer allí todos los momentos de mi vida, como si fuese una serie de televisión; pero no era otra cosa que mi mente la que proyectaba tales recuerdos en la pantalla. Oxalc, me seguía pidiendo máxima concentración, lo cual se me hacía cada vez más difícil, pues mi mente se perdía en los recuerdos. Pero aquella etapa de mi vida pasó fugazmente y comencé a observar cosas más actuales, como eran la Asociación Yoga, la primera charla, la posterior comunicación, el consiguiente avistamiento y las demás salidas que habían antecedido a la del Xendra. Hasta aquí, la luz de la pantalla había permanecido de color naranja, luego adquirió un brillo dorado, llegando a continuación sucesos de un futuro inmediato, inicialmente relacionados con mi persona y con aquellos que llegarían al seno del grupo de contacto por mi intermedio. Ví también muchos lugares que conoceríamos y en los cuates realizaríamos trabajos de instrucción. Vi países, diversidad de grupos y gente que enarbolaba símbolos y un nombre, que me hacía sobrecoger; tuve entonces mucho temor, pues esperaban todos ellos un líder, alguien que les mostrara el camino y les guiara, siendo por su naturaleza de igual, más accesible a ellos; alguien que les solucionara sus problemas, interpretara sus inquietudes y hasta caminara por ellos. Me sentí, entonces, abrumado por el peso de la responsabilidad y por el fantasma del error. También me veía hablando al mundo entero a través de la radio, televisión y diarios; ¡quién lo hubiera pensado! un muchacho de 18 años de edad con sueños de grandeza. Pero no, en esas imágenes me hacían sentir claramente el desprecio de unos, el terror de otros, la envidia y los celos, pero también el cariño y sincera amistad de muchos. Tanto en tan poco tiempo era demasiado pare un pobre ser humano sin protección alguna, y más aún, consciente de sus limitaciones.

    La mano del Guía levantó mi mentón dirigiendo mi rostro, que ya lucía cansado, hacia la pantalla; él sabía que había hundido mi cabeza entre los hombros, bajándola por la tristeza y soledad que había sentido al ver la poca comprensión que hallaría en el camino, al que todavía no me sentía comprometido.
    Contemplé, entonces, cómo grandes barcos y submarinos con banderas rojas como la sangre, surcaban mares tormentosos en medio de tinieblas; Venían de todas panes dispersándose de inmediato al encontrarse. Todos no pertenecían al mismo país, pero todos ellos sembraban igual desconcierto, arrastrando tras de sí la amenaza del descalabro final. En vez de reaccionar el hombre, se apuraba más que nunca en la confección de nuevas y más mortíferas armas, que no podían ser probadas por no hallar lugar alguno que soportara tales experimentos.

    Observé, entonces, que se agudizaban los problemas sociales en el mundo, así como los cataclismos naturales, sequías y grandes inundaciones. Y todo ello obedecía a que los estados mentales alterados concentraban excesivamente el negativismo sobre los países, y que a su vez el planeta buscaba, como si fuese un ser vivo, sacudirse de la enfermedad que es la contaminación producida por el hombre. Veía reaccionar a la Tierra como que su sangre, que eran los ríos y los mares, estaban siendo intoxicados condenando a muerte todo el cuerpo. Después veía que ocurría lo imprevisto: una serie de accidentes en los propios arsenales y en las centrales nucleares auguraban fatídicos desenlaces, que harían recordar al hombre lo que su soberbia había descuidado y es la imperfección de la creación humana y el margen de error debido, en parte, al stress de su civilización del que no puede escaparse, así como tampoco al azar del destino.
    Entonces veía a decenas de oportunistas autoproclamarse los Cristos encarnados, y a otros anunciar a exóticos personajes sacados de la historia como avatares de la Nueva Era; pero todos ellos defendían y luchaban como los gobernantes y científicos por sus intereses creados, sin pensar pare nada en la vida humana.

    Finalmente, algo sucedía. Al parecer Un fenómeno cósmico terminaba por alterar significativamente el eje de la Tierra y la cercanía de un cuerpo celeste determinaba lo que podría calificarse el último y más funesto accidente. Al verse alterado el campo electromagnético del planeta, muchos de las armas activadas detonaban en sus propias bases y silos nucleares y hongos atómicos se alzaban por doquier. Veía, entonces, en medio de la desesperación y angustia de la gente, una gran luz que se abría paso en medio de la oscuridad reinante y junto con ella grandes naves resplandecientes que se posaban en tierra y recogían a muchísima gente. Hasta aquí, Oxalc había insistido en que siguiera observando en aquella pantalla, donde las escenas desgarradoras me habían arrancado lágrimas, sintiendo en un momento determinado, que el corazón se me desgarraba. Me dijo entonces el Guía, que sería poco lo que podría retener de todas aquellas imágenes en mi memoria consciente, pero que era conveniente que así fuese para que ello no me impidiera desenvolver mi vida normalmente.
    Cuando todo terminó, tenia mis manos cubriéndome los ojos sin poderlo evitar; Oxalc con mucha ternura comprendía mi llanto, así que sin pedírmelo él, levanté por última vez la vista y cuál no sería mi sorpresa al observar muchas cabañas en medio de lo que parecía ser un lugar de la Ceja de Montaña o Selva Alta, y en ellas muchos niños, que al igual que en Morlen, danzaban y se arremolinaban frente a una escuela. Los rostros de los hombres y mujeres lucían llenos de vida, al igual que sus ojos que expresaban madurez y esperanza. Me sentí, allí, bastante reconfortado, porque aquella visión me hacía olvidar toda la dolorosa transición por la que tendría que pasar el género humano.

    El Guía sabía que todo el proceso había sido demasiado intenso para mí, por lo cual me colocó sus manos sobre mi cabeza, mientras me iba diciendo:

    "Recuerda de esto sólo aquello que te ayude. Guarda tras el velo del registro interno todo lo demás; no es fáci1 cargar con las imágenes de un cambio necesario para la humanidad que viene acompañando de tanto sufrimiento y desgracia; pero ya llegarás a comprender que esto es lo mejor y que le puede acontecer al hombre, porque la depuración es la culminación de un ciclo de definiciones por las que pasaron distintas humanidades que poblaron este plano de tercera dimensión. Ciertamente el tiempo que le seguirá a la definición final es sólo comparable con el profetizado “Juicio de las Naciones ", del que más de una religión cita en sus textos sagrados . . . "

    Al retirar sus manos de mi cabeza, limpió con sus pulgares mis ojos de las últimas lágrimas que aún quedaban en mi rostro, dejándome una increíble sensación de paz; para esto me dijo que ya mis amigos me aguardaban y que era hora de que regresara trasponiendo el Xendra. Al retirarme, le veía sonreír con cariño, como apoyo al esfuerzo de aquella experiencia que había sido enorme para mi cuerpo y mi mente.
    Los muchachos ya habían llegado a la Mina después de rastrear toda la zona y se percataron 'de la luz detrás de la colina. Al acercarse pudieron apreciar que del interior de la misma iba saliendo yo; uno de ellos que venia de lado, observó que el Xendra era de un espesor de escasos milímetros y que propiamente mi persona salía de la nada. Ya afuera, sentí la diferencia de atmósfera, pero aún me encontraba muy mareado como para percatarme de todos los detalles. Se me acercaron, entonces, sorprendidos los muchachos, preguntándome: ¿qué era aquello y qué había pasado conmigo?. Les expliqué brevemente lo que podía recordar de lo que dentro del Xendra me había adelantado el Guía, y era que debía decirles lo menos posible para así, posteriormente, confrontar experiencias con ellos. Ya que ellos también entrarían conmigo cuando dos semanas después se volviesen a dar las condiciones para la misma experiencia. Quería saber hasta qué punto lo vivido podría haber sido sugestión y también no quería influenciar a los muchachos, por ello me remití a aconsejarles que se limitaran a hacer ejercicios de preparación mental como son las concentraciones y meditaciones, además de mantener inalterables sus dietas.

    Fue recién en ese instante que verifiqué el tiempo que había permanecido dentro del Xendra con el reloj de los muchachos, pues por la suma de momentos podía pensar en varios días, pero para mi sorpresa habían transcurrido escasamente quince minutos desde que me perdieron de vista en la caminata. Realmente no correspondía de ninguna manera la extensión de la experiencia con la del tiempo transcurrido: Recordé, entonces, algo que me había dicho el Guía de Morlen en el umbral y era que me llevaría una sorpresa en cuanto al tiempo que había pasado, porque sobre él también actuaba la puerta dimensional.
    Una experiencia similar a la vivida por mí, ocurrió posteriormente en Chile, en el año 1977, el 25 de Abril, cuando a las 4:25 de la madrugada, a 200 kilómetros de Arica, el Cabo segundo Armando Valdés Garrido y 7 conscriptos del Regimiento Rancagua, se hallaban recorriendo los alrededores de la pequeña localidad de Putre en busca de contrabandistas, cuando vieron una luz que se asentó debajo de una colina y proyecto una luminosidad, como una neblina espesa y brillante. El Cabo se acercó, mientras los demás, cubriéndole, se quedaban petrificados de miedo y le vieron esfumarse dentro de aquella luminosidad. Al cabo de quince minutos, apareció a unos 60 metros de distancia, totalmente turbado y mareado, y además, con la barba crecida de varios días. ¡Su reloj digital marcaba 5 días de adelanto!. Fue posteriormente sometido a exámenes médicos que no arrojaron nada extraño; pero él no recordaba nada a partir de su ingreso a aquella extraña neblina.

    Llegamos muy tarde a la casa aquella noche del Xendra. Me sentía con todo el cuerpo adormecido y relajado, así que después de un duchazo me acosté, despertando muy temprano al día siguiente. En el desayuno, mi madre me preguntó si no había dormido bien en la noche, porque tenía los ojos marcadamente oblicuos; entonces noté rápidamente que mis rasgos físicos diferían marcadamente de los de mis hermanos, sobre todo que ahora parecía un oriental. A partir de la fecha me puso la Mochi el sobrenombre de "Chino". Mi hermana se reía con los cambios físicos operados en mi persona; en cambio mi padre, sorprendido, no reaccionó de muy buen grado porque en una que otra conversación, conmigo se sentía ofendido por los conceptos espirituales que le comprometía y a los cuales él señalaba como sumamente idealistas, difícilmente realizables.
    En esos días me invitaron al I.P.R.I. para que les diese una charla, la primera que daba a ese nivel. En ella expresé con osada seguridad, cambios que debían operarse en la conducta humana, sin los cuales el fin sería irremediable. A muchas de aquellas personas que me escucharon no les gustó que les dijera la verdad y menos aún que fuera un joven el que les ofendiera hablándoles con autoridad de sus errores, por lo que se quejaron a mi padre, quien me llamó aparte, y me censuró aquellos razonamientos, a lo que pregunté ¿así es que acaso no eran ciertos?, lo cual lo hizo molestarse aún más y determinó que me llamara violentamente la atención. Me dijo que ¿quién me creía yo que era?. Dijo también que hacía días que se había estado fijando en mí y que no podía ser perfecto, que algún defecto encontraría en mí. Esto me preocupó sobremanera, así que determiné no dirigirme más a ellos.
    Posteriormente traté de averiguar qué podría haber ocurrido conmigo y reflexione sobre ello, porque hasta mi enamorada pensaba de que me habían cambiado y que yo era otra persona. Había pasado algo durante la experiencia, algo así como una comunión espiritual en la que parte de los rasgos del carácter y hasta físicos del Guía, se habían fuertemente impresionado en mi ser. Esta simbiosis cósmica había marcado no sólo mi cuerpo sino que también mi espíritu, tal como lo demostraría mi entrega a la difusión del contacto.

    Procuré ser más precavido en cuanto a mi actitud demasiado perfeccionista, porque no había mucha caridad en mi manera de expresarme ni de comportarme, pues estaba tratando de obligar a los demás a que fueran como yo quería y no era esa la forma, por ejemplo de enseñar: debía ser yo el que fuera lo que los demás necesitan, es decir, el hermano, el amigo, el confidente, etc. Debía cambiar de actitud dejando el papel de critico que no corresponde a nadie en el camino; recuerdo cómo en aquel tiempo me hizo tanto bien conocer aquella máxima que dice: "Habla, cuando tus palabras sean tan dulces como el silencio". Pero confieso que hasta llegar a vivir esto, había hecho muchísimo daño siendo demasiado duro, pensando que daba amor, siendo así de sincero, Pero no; más fue el rechazo generado que el bien conseguido. Poco a poco fui madurando la real actitud que debe acompañar al amor y que no es otra que comprensión, tolerancia y respeto; y en cuanto a las criticas traté de poner en práctica aquel proverbio árabe que dice:

    "Si ves virtudes en los demás, imítalas; pero si ves defectos, primero examínate".

    (10) Los extraterrestres no cuestionan la validez y la potencialidad de la Ciencia Pura. sino por el contrario aclaran la necesidad de la orientación correcta hacia fines humanistas y trascendentes.
    (11) Llamada así. Porque la totalidad de edificios están hechos a base de cristal de roca, de color opaco y gran consistencia.
    (12) Celebración de los ciclos de encarnación del Espíritu Crístico en los planetas de Tercera Dimensión.
     
    Foro » SIXTO PAZ WELLS » Sixto Paz Wells: LOS GUIAS EXTRATERRESTRES Y LA MISION RAHMA » EL UMBRAL DEL TIEMPO: LOS XENDRAS (CAPITULO 5)
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar