SOLO SE VALORA LO QUE SE PIERDE - Foro
Lunes, 2016-12-05, 8:32 AMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » SIXTO PAZ WELLS » Sixto Paz Wells: LOS GUIAS EXTRATERRESTRES Y LA MISION RAHMA » SOLO SE VALORA LO QUE SE PIERDE (CAPITULO 15)
    SOLO SE VALORA LO QUE SE PIERDE
    bookFecha: Martes, 2013-03-12, 5:17 AM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de:
    http://es.scribd.com/doc....restres


    CAPITULO XV
    SOLO SE VALORA LO QUE SE PIERDE




    Después de aquella experiencia de Setiembre, nos enfrentamos a una serie de problemas internos, ya que algunos de los muchachos del grupo protestaban de que la gente viniese a escucharnos sólo a mi hermano y a mí, y a ellos no se les tomase en cuenta. Se convino entonces, que cada cual llevaría su propio grupo o célula RAMA y lo dirigiría como su instructor, de la manera que considerase más conveniente pero siempre teniendo en cuenta la opinión de los Guías.
    En ese entonces los Guías ya nos hablaban de la necesidad de que aprendiésemos a valernos por nosotros mismos en lo que se refería a tareas manuales y de supervivencia. Nos señalaban como un plazo conveniente de dos años para toda Comunidad Rural que quisiéramos fundar, a partir del momento de organizarnos para integrarla. En ese tiempo habríamos de completar nuestra preparación personal y grupal para dar el paso inmediato en nuestro avance espiritual dentro del plano físico. Muchos empezarían la preparación pero pocos continuarían y la Misión debía ser una lección de constancia.

    Las rivalidades poco a poco fueron creando distancias entre nosotros; los Guías entonces, cuestionaban más continuamente nuestra actitud para que así las comunicaciones nos mantuvieran dedicados al trabajo, quedando poco tiempo para las críticas. Pero el peligro real lo constituían las personas interesadas que llegando a los grupos, muchas veces envanecían a los instructores, cubriéndolos de toda clase de halagos. y haciéndoles perder el equilibrio tan necesario que se debe guardar, llegando en muchos casos, los instructores, a prescindir y subestimar las consultas periódicas a los Guías, consiguiendo así que las cosas se hicieran según nuestros deseos e inclinaciones.
    Rápidamente olvidamos los consejos y las recomendaciones que nos habían dado en los mensajes y aunque se nos había prevenido de cuanto podía ocurrir menospreciamos las advertencias que se cumplieron con un violento terremoto el 3 de Octubre de 1974, que por la intensidad que tuvo nos dispersó y alejó de las salidas. A mediados de Noviembre ocurrió otro sismo pero de carácter interno (espiritual) que nos removió hasta los cimientos y todo por falta de celo y de cuidado; ocurrió que en una de las habituales reuniones de los grupos celebrada en la casa, la carpeta que contenía todos los originales de las comunicaciones fue sustraída, perdiéndose irremediablemente. La previsión y el interés de algunos de los muchachos como Mito, permitieron reconstruir parte de aquel archivo de enseñanzas, ya que pacientemente se había puesto a extractar en fiches los mensajes tiempo antes.
    Poco después supimos quien había sido y sentimos mucha lástima por aquella persona, quien no volvió más y esto, por su estado de ignorancia en el cual asignaba mayor valor a los manuscritos en sí que al contenido de los mismos; paradójicamente, la apropiación egoísta de las comunicaciones contradice el espíritu del mensaje.
    Los primeros días de Diciembre de aquel primer año de misión parecían recuperar toda la tranquilidad perdida en los meses anteriores, habían muchos locales que se usaban pare dar charlas y muchísima era la gente que asistía a las conferencias, conformando posteriormente nuestros grupas. Todo hacía prever una buena temporada para la difusión y la mejor disposición pare terminar el primer año de RAMA y comenzar el segundo de trabajo.
    En la Universidad Católica, donde estudiaba, había logrado ya cierto arraigo sobre todo cuando me explayaba en estos temas, aunque allí debía ser un poco más cuidadoso y exigente en cuanto a las personas con las que me relacionaba, observando previamente a quiénes habría de inquietar en el tema para así evitar el rechazo. Muchas fueron las reuniones que hicimos en las aulas vacías, donde fue creciendo el cariño a la Misión y el compromiso de entrega.
    Nada hacía preveer que se acercaban a gran velocidad nubes de tormenta que se abatirían sobre nosotros. El grupo era extenso y las rivalidades habían menguado con la separación y autonomía de los grupos con sus instructores que representaban variadas alternativas de acuerdo a sus inclinaciones personales; esto de todas maneras no era una disculpa al error de la división, fruto de la intolerancia inicial y del ego bastante crecido en nosotros.
    Fue en ese tiempo en que preocupados más por dar conferencias que por comunicarnos con los Guías, interesados más en ser oídos que en oír el sentir de nuestros compañeros y hermanos más cercanos, que vino la prueba de fuego a nuestra soberbia, El periódico "La Crónica", movido en aquel momento por intereses de su director de turno, armó todo un tinglado para que a través del I.P.R.I. se pudiese destruir a la Misión RAMA, para lo cual introdujeron en el Instituto a un periodista para que una vez dentro, inocentemente en apariencia, consiguiera informarse bien del funcionamiento de todo lo nuestro. Inicialmente no lo consiguió porque et I.P.R.I. y RAMA son totalmente distintos, pero como llegaron a ofrecerle a mi padre un buen reportaje si es que nos daba a conocer, sin ningún cuidado y creyendo en la mejor intención de estas personas, los llevó personalmente a una reunión que me encontraba dirigiendo en la sala de la case, tomando nota de todo y sacando gran cantidad de fotografías que aparecieron a los días, ilustrando una serie de ataques a RAMA y a mi persona. En cuestión de una semana se sucedieron continuas agresiones, acusaciones falsas y vilipendios al grupo, identificándolo como parte del I.P.R.I. y tachándolo de alienante, de congregación de drogadictos y hasta de estar traficando con la fe pública pare extraer pingues ganancias. El diario no se limitó a sus excesos editoriales sino que presentó de inmediato una denuncia con orden de captura y embargo para sus integrantes, por lo que inmediatamente todas las puertas se nos cerraron y desaparecieron por arte de magia todos los integrantes de los grupos, ocultados por su comprensible temor. A las cases y locales donde funcionaban grupos se allegaron policías especiales para impedir su funcionamiento. En la Universidad se me impidió reunirme con otros alumnos y el hostigamiento llegó a concluir cuando se nos llevó a las oficinas de Seguridad del Gobierno. Gracias a gestiones burocráticas y legales realizadas por mi padre, aprovechando de ciertas amistades en los mandos militares, la detención quedó sin efecto, ventilándose el caso en los tribunales, el que al final de un largo proceso se pronunció en favor nuestro.
    Fue una etapa muy crítica en nuestra preparación porque en aquellos días la gente atemorizada se desinteresó del trabajo renegando de las experiencias, nosotros mismos habíamos dejado de lado los mensajes mediante los cuales posiblemente hasta podríamos haber advertido el peligro. La lección fue tristemente dura y se tuvo que empezar de cero porque sólo seguíamos en la Misión, como en un principio, mi familia y yo; los demás, aún los más allegados quisieron evitar meterse en problemas y no volvieron.
    Me sentí tan afectado emocionalmente por todo lo sucedido, que llegué a sincerarme con los Guías a través de una comunicación, de tal manera que tomando mis cosas de campamento, a finales de Enero. fui hasta el paradero de los colectivos que sales a las provincias del norte, dirigiéndome hacia el desierto de Huacho, donde me bajé y me puse a caminar por varias horas. Los Guías me habían citado allí, hacia varios días, para que les dijera cuál sería mi decisión. Sabía que en aquel entonces las naves habían trasladado parte de su base de Chilca a la zona de Chancay, mar adentro, por lo que respondía esto a un nuevo lugar para las salidas. Al atardecer vi que una nave aterrizaba detrás de una colina iluminando todo alrededor por lo que apuré el paso. Mientras avanzaba; pensaba que de ver a los Guías o de subir a la nave les sería lo más sincero posible, diciéndoles que ya no valía la pena seguir realizando trabajo alguno, pues como grupo y como personas independientes habíamos demostrado poca entereza y falta de fe y humildad. Quizás al pensar así, procuraba liberarme de la responsabilidad de los errores futuros y de los riesgos inherentes al caminar, pero realmente en aquel momento no me encontraba en el mejor estado anímico ni mental.

    A unos escasos veinte metros de la potente luz de la nave que había descendido me detuve a observarla y meditar la importancia de aquella reunión y las malas noticias que les comunicaría a los Guías.
    porgue se romperían los vínculos que a ellos nos unían, reconociendo el fracaso y lo inútil de su esfuerzo para con nosotros. Pero entonces sucedió algo extraño. Quise avanzar y no pude hacerlo, fui repelido, rechazado por una barrera de energía tan fuerte que era como si me hubiesen dado un golpe con un puño gigante, cayendo de bruces en una hondonada quedando desparramado y sin sentido por largo rato. En mi mente escuchaba que me decían:
    "Estás solo a pesar de que nos tienes cerca, siempre lo has estado y siempre lo estarás porque ese es el requisito del que lidera, del que asume su responsabilidad como cabeza. ¿Crees que no vale la pena el esfuerzo que has realizado hasta ahora? No es nada lo que has hecho, pues aún no empiezas. ¿Cuándo acabarás de comenzar? Es cierto que la maldad y el egoísmo seguirán igualmente creciendo junto con la injusticia y que poco a poco decrece la esperanza para un mundo que persigue y destruye a quienes predican la paz y el amor; pero ¿piensas acaso que aquello será indefinido? ¿Dónde está tu fe en la misericordia de Dios? ¿Crees que El los probaría más allá de sus posibilidades? El existe, si no ¿cómo comprendes el que nos encontremos aquí tratando contigo?, tú que sólo eres uno más. No entiendes el Amor del Creador. Ninguno de ustedes lo entiende. ¿Quiéres que te digamos algo?, pues tienes que seguir. No te obligaremos a ello, pero te advertimos que si siguen descuidando vuestro trabajo interior y personal no sólo no percibirán lo que está designado para esta Misión, sino que cuando llegue el momento de enfrentar las etapas necesarias, éstas no les encontrarán preparados. Creen que hacen mucho hablando mal unos de otros, o tratando de resaltar más que el resto, pues se engañan y entorpecen sus pasos. El que quiere ser el primero debe ser el último. No habrá de esperar nada quien ambicione todo, y habrá de darlo todo quien quiera tener algo. Nosotros no te rechazamos, el plan no prescindirá de ti a menos que tú lo provoques, pero eres tú quien con tu actitud cobarde y cómoda nos rechazas al no comunicarte y eres tú el que traicionas las expectativas que sobre ti pesan. Esta es la oportunidad de tomar conciencia o ¿cuánto más deberemos esperarte o podremos hacerlo?. Comunícate con nosotros cuando hayas reflexionado lo suficiente y sepas qué responder, cómo actuar y cuándo decidirte por empezar....”
    Cuando reaccioné, ya la nave se había ido dejando sendas marcas en el suelo y el ambiente sumido en una densa oscuridad y un impenetrable silencio. Toda aquella noche la aproveche para pensar si realmente les estábamos fallando a ellos cuando ellos nunca nos habían fallado a nosotros, además, estaban dando de su tiempo para una labor como esta y nosotros los principales interesados, les dábamos la espalda.
    Muy temprano en la mañana me acerqué a la carretera para tomar movilidad de regreso a Lima. El rostro me quemaba al igual el cuello, las manos que estaban enrojecidas como por quemaduras de sol no parecían las de alguien que sólo había pasado una tarde y una noche en el desierto. Ya de regreso, me sentí motivado a transcribir todas las experiencias vividas hasta ese entonces, por lo menos todas aquellas que podrían ser escritas. Comprendía que no podía darle la espalda a algo tan importante como es una misión de enlace en la que hay que establecer un puente de ayuda a la humanidad con el apoyo de los Guías extraterrestres. Por ello sentía que aún seguía en carrera como para continuar, y que si bien habría en el futuro muchas otras grandes pruebas y momentos difíciles, todos ellos se podrían superar manteniendo claro el para qué y el por qué de Misión RAMA.
    Llegué a escribir un primer informe del contacto extraterrestre como resumen del primer año de Misión RAMA, el cual empecé -una vez redactado- a corregirlo para tenerlo de forma ordenada y así mimeografiarlo y sacarle copias. A partir del mes de Febrero de 1975. nuevamente comenzaron a llegar personas deseosas de forma parte de RAMA, integrando nuevos grupos, al igual se duplicó el número de la correspondencia llegando a ser imposible su control. Inicialmente contestaba directamente, pero después llegué a mimeografiar hojas para contestar en serie; a esto se sumaba la falta de tiempo y de medios económicos porque ni bien terminábamos de contestar una carta, llegaban seis y entre ellas la contestación a la nuestra. La demanda era mucha y los medios exiguos; tenía que conseguir que me alcanzase el tiempo para mis estudios universitarios, el trabajo y la Misión, complicándose permanentemente el panorama.
    Mi hermano Charlie volvió también al trabajo con los grupos y dando conferencias, pero llegando a comprometerse más de lo que podía abarcar por lo que me pidió ayuda. Entre los grupos que llevé en aquel entonces, llegué a conocer gente maravillosa y muy especial, que me ayudaron a realizar lo que era en ese entonces mi mayor anhelo: imprimir el informe. Uno de los grupos que "heredé" de mi hermano estaba compuesto en su mayoría por mormones, algunos de los cuales tenían cierta jerarquía dentro de su iglesia y mostraban un interés inusitado en la Misión. Cuando ellos se enteraron de que tenía el proyecto de imprimir el Informe del Contacto que había escrito poco tiempo antes, me ofrecieron su ayuda incondicional como también lo hizo el ingeniero E. Canales, de quien guardo muy gratos recuerdos y agradecimiento. Se llegó a reproducir el texto completo, saliendo cien copias de ciento veinticuatro páginas cada uno y que fueron enviados en su mayor parte a grupos del extranjero. Algunas copies fueron enviadas por aquel grupo a Lago Salado en el estado de Utah, en los Estados Unidos, al profeta de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, señor Spencer Kimbal, quien simpatizó con los mensajes y resaltó las coincidencias del contacto con su religión.
    Siguieron abriéndose en ese tiempo grupos en el interior del país y en el extranjero, aunque en el Perú mismo la apertura de grupos fue más lenta que en el exterior, más que nada por el fenómeno del libro de Benítez difundido mundialmente. Se amplió el volumen de charlas, teniendo posteriormente la oportunidad de viajar por todo el país y hasta llegar a diversos países del mundo.
     
    Foro » SIXTO PAZ WELLS » Sixto Paz Wells: LOS GUIAS EXTRATERRESTRES Y LA MISION RAHMA » SOLO SE VALORA LO QUE SE PIERDE (CAPITULO 15)
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar