GIORDANO BRUNO. ITALIA - Foro
Domingo, 2016-12-04, 4:13 AMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » EUGENIO SIRAGUSA » Eugenio Siragusa, libro: EL MENSAJERO DE LOS EXTRATERRESTRES » GIORDANO BRUNO. ITALIA (CUARTA GENERACIÓN)
    GIORDANO BRUNO. ITALIA
    bookFecha: Martes, 2013-04-16, 8:02 AM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de:
    http://es.scribd.com/doc....restres


    CUARTA GENERACIÓN

    GIORDANO BRUNO. ITALIA
    (1548-1600, quemado vivo)



    “Tengo por nombre Giordano, de la familia de los Brunos, de la ciudad de Nola, próxima a Nápoles. Nacido y educado en aquella ciudad. Mi profesión ha sido y es la de las letras y todas las ciencias. Mi padre tenía por nombre Juan y mi madre Fraulisa Savolino. La profesión de mi padre era la de soldado. Por lo que sé de mis progenitores, nací en 1548. Viví en Nápoles dando lecciones de Letras, Humanidades, Lógica y Dialéctica desde los catorce años. Solía escuchar las lecciones públicas de uno que se llamaba el Sarnese, y privadamente, las lecciones de lógica de un padre agustino llamado Teófilo de Vairno.”

    (Confesión de Giordano ante el tribunal.)


    10. LA LUNA, MARTE, VENUS, HABITADOS.
    U.S.A. Y U.R.S.S. LO SABEN


    “La rueda dio un giro completo y dejó al descubierto lo que siempre había estado oculto y encubrió lo que había sido patente. La vida se manifestó en un espectro de diversos colores. Las dos serpientes salieron de la oscuridad. El que movía la rueda tenía aspecto de hombre, y por encima del movimiento estaba siempre la esfinge alada. Y la rueda giraba sólo en un sentido, siguiendo la trayectoria del sol.”

    (ELEUZEL.)


    Por el año 1964, los científicos americanos trabajaban intensamente en un proyecto: descubrir si uno de los satélites de Marte era una plataforma, una nave puesta en órbita por otras civilizaciones y con tripulaciones a bordo.
    Todos los científicos estaban de acuerdo en afirmar que el satélite de Marte, Phobos, representa verosímilmente una gigantesca plataforma espacial de 8,047 kilómetros de diámetro. La confirmación de esta teoría sería importante no sólo para la ciencia, sino para la historia de la humanidad, porque dicha plataforma no ha sido, no pudo ser, construida por nuestros científicos, sino por seres pertenecientes a otros planetas o por habitantes de Marte.

    Los satélites artificiales de Marte, construidos por seres del espacio

    Hay que decir, en relación con Marte, que tiene dos satélites, llamados Phobos y Deimos. Fueron descubiertos en el año 1877. Phobos gira en una órbita que dista 9.000 kilómetros de Marte. Realiza una vuelta completa en torno a Marte en siete horas y treinta y nueve minutos. Tiene, según las últimas comprobaciones, algo más de ocho kilómetros de diámetro. Deimos gira en una órbita más lejana, a una distancia de 20.000 kilómetros, y realiza una vuelta completa en torno a Marte en treinta horas y dieciocho minutos. Por referencia a estos datos, debemos añadir que Marte tiene un diámetro de 6.780 kilómetros y realiza su movimiento de rotación en veinticuatro horas y treinta y siete minutos.
    Estos datos, sin aparente relación, tienen, sin embargo, un gran valor comparativo.
    Hoy todos los científicos están a favor de la tesis de que los dos satélites marcianos son de construcción artificial. Tal vez por eso ha interesado tanto a la N.A.S.A. llegar a Marte cuanto antes.
    Hace diez años se dedicaron 55.000 millones de dólares solamente para investigar este hecho. Los norteamericanos Fred Hoyle (físico) y Fred Singer (astrónomo) llegaron a la conclusión definitiva de que ambos satélites eran de construcción artificial. Raymond E. Wilson, jefe del Servicio de Cálculo Matemático del Servicio de Aeronáutica Nacional Americana, estuvo encargado por la Administración espacial N.A.S.A. de controlar dicho proyecto, que incluyó el lanzamiento de sondas espaciales capaces de comprobar si el satélite Phobos era de construcción artificial.
    Los dos satélites de Marte fueron descubiertos por el astrónomo norteamericano Asph Hall. Durante ochenta años nadie les prestó la más mínima atención, pero repentinamente, después de los primeros viajes espaciales, han sido el punto de atención de los científicos rusos y americanos.
    Hasta ahora no se habían hecho buenas fotos de los dos satélites, porque la luz reflejada desde el Planeta Marte convierte a los satélites en invisibles.
    Quien verdaderamente levantó la liebre sobre la posibilidad de que Deimos y Phobos fuesen satélites artificiales, fue el científico ruso S. E. Shklovsky, el cual publicó ya en el año 1959 los resultados de sus investigaciones sobre los dos satélites marcianos. Dichas conclusiones se centraban especialmente en Phobos, por su proximidad al planeta de origen y por sus características. Sus conclusiones decían así:

    “Debemos admitir que Phobos es un satélite artificial, construido de duraluminio. Verosímilmente Phobos está internamente vacío, dada su velocidad de rotación. A esta conclusión se llega teniendo en cuenta que Phobos disfruta de unas características muy especiales:”

    “A) Ningún planeta o satélite es tan pequeño como Phobos.”
    “B) Los dos satélites de Marte, Phobos y Deimos, están excesivamente próximos al planeta propio. Actualmente, se considera que Phobos dista sólo de la superficie marciana entre 6.000 y 9.000 kilómetros, con tendencia a la disminución.”
    “C) Phobos se mueve, en su movimiento de rotación, a una velocidad cuatro veces mayor que la del planeta propio. Esta teoría es totalmente imposible en astrofísica para un satélite natural. Ningún satélite puede moverse a mayor velocidad que el planeta en torno al cual gira, porque en principio ambos proceden de la misma masa y tienen la misma velocidad.”
    “D) Phobos disminuye su velocidad cuando se aleja de Marte. Precisamente éste es el mismo fenómeno observado en los satélites artificiales, puestos en órbita en torno a la Tierra por la U.R.S.S. o por U.S.A.”

    Hasta aquí la teoría del científico ruso Shklovsky. Con ocasión de la investigación oficial de la N.A.S.A. sobre los dos satélites, el periódico americano Enquirer publicó las opiniones de varios científicos sobre el particular.
    Raymond E. Wilson, jefe del Servicio de Cálculo Matemático del Servicio de Aeronáutica Nacional Americana, aceptó tal posibilidad, pero mantuvo sus reservas, dada su participación oficial en el proyecto que tenía por objeto determinar las características de los dos satélites. Sin embargo, otros colegas científicos americanos se manifestaron abiertamente.
    H. H. Sinton, astrónomo americano del observatorio de Wisconsin, en un debate que tuvo lugar en la Academia de Ciencias de los Estados Unidos, se declaró totalmente de acuerdo con la teoría de que Deimos y Phobos eran artificiales con estas palabras:

    “Phobos puede ser una gigantesca plataforma con hombres, mujeres y niños en su interior. Incluso Deimos, mucho mayor en tamaño, puede serlo.”

    Fred Hoyles, astrofísico, profesor de Astronomía en la Universidad de Cambrigde, en Inglaterra, colaborador de los observatorios Wilson y Monte Palomar en California, ha dicho:

    “La teoría de que Phobos y Deimos son artificiales es la única que esclarece, que puede esclarecer, el misterio de los dos satélites.”

    En contra de ellos se manifestó Clyde Tombauch, diciendo que en Marte no existen materiales adecuados para construir una tal base.
    ¿Quién construyó los satélites artificiales de Marte? Los científicos terrestres han llegado a la conclusión de que son artificiales y de que no pudieron ser construidos por nuestra civilización. Sin embargo, antes de escuchar las opiniones y de transcribir los documentos de Eugenio Siragusa sobre este tema, debemos escuchar relatos importantes. Se refieren a contactos con seres del exterior, identificados como habitantes de Marte. En estos mensajes se alude directamente a los satélites artificiales Deimos y Phobos, a su origen y a las funciones que cumplen respecto de su planeta de origen.

    Deimos y Phobos, construidos para equilibrar la órbita de Marte


    En la segunda parte de este capítulo haremos referencia a los organismos que han investigado tanto en U.S.A. como en la U.R.S.S. los fenómenos paralelos a los platillos volantes. En dicho apartado pormenorizaremos sobre conversaciones, mensajes y avistamientos. Ahora queremos aludir parcialmente a dos hechos fundamentales.
    En el año 1921 Guillermo Marconi experimentaba la telecomunicación.
    En la primavera de ese año desarrollaba un intenso programa experimental de radiotelegrafía en la atmósfera, a bordo del Electra, un barco que operaba en el Mediterráneo. El día quince de las experimentaciones, el receptor capó una señal intermitente. Esta señal de ondas desconocidas llamó poderosamente la atención de Marconi, y las desvió para comprobar su longitud. Se dio cuenta de que eran ondas cortas de 30.000 metros de longitud, y hasta ese momento la máxima longitud conocida era de 14.000 metros. Estudiando detalladamente las ondas, vio que provenían de una emisora y que posiblemente tenían un código conocido. Observando detenidamente las señales recibidas, llegó a la conclusión de que eran señales parecidas a las de nuestro abecedario morse.
    Para seguir estudiando dichas ondas, las mandó registrar en otros laboratorios de América del Sur, y así pudo comprobar que eran mucho más claras cuando el planeta Marte estaba más próximo a la Tierra.
    Naturalmente, esta coincidencia no era más que un indicio, pero este tipo de punto de origen es fundamental para la intuición de un científico. Partiendo de este indicio, Marconi intentó llevar a cabo un vasto proyecto de alcance internacional, con la intervención directa de numerosos países.
    David Todd, profesor americano de Astronomía, fue encargado de la organización de una prueba radiofónica a nivel internacional. Los Estados Unidos, valiéndose de sus enlaces diplomáticos, consiguieron que todas las estaciones superpotentes suspendiesen sus transmisiones durante cinco minutos en cada hora desde las veintitrés horas y cincuenta minutos del 21 de agosto a las veintitrés horas y cincuenta minutos del 23 del mismo mes, en cuyo período Marte se encuentra a la distancia mínima de la Tierra.
    Con este motivo, el joven investigador americano Francis Jenkins preparó un aparato registrador de radiofotomensajes. Estuvo conectado las treinta horas que duró la prueba, y cuando el filme fue revelado, se encontraron con que la banda había sido impresionada de un lado con puntos y rayas, y de otro, con intervalos de media hora, de figuras en forma de mirada humana diseñada toscamente.
    El documento fílmico fue examinado concienzudamente por los militares, sin llegar a ninguna conclusión. Hoy se encuentra en la división de Radio Bureau of Standars. Su significado no fue desvelado.
    Sobre esta y otras experiencias preguntaremos al señor Siragusa en el capítulo XII; de momento, podemos añadir que, como aportación documental de este libro, publicamos las fotos de extraterrestres que revelan esos rasgos. El registrador de radiofotomensajes lo que hizo fue llevar a cabo el diseño de imágenes que Eugenio Siragusa ha fotografiado.
    La segunda historia con que pretendemos terminar este relato sobre los satélites de Marte está protagonizada y contada por el propio interesado: Byron Goodman.
    Permanece en secreto el nombre de quien le narró dicha historia, un radioaficionado de los Ángeles, redactor técnico de Q. S. T. (órgano oficial de la American Radio League y de la International Amateurs Radio Union).

    “A finales del año 1926 entré en contacto casualmente con seres de otro planeta. Hacía tiempo que había logrado enviar una señal a intervalos de cinco minutos, y recibía una respuesta ocho minutos después de mi llamada. La respuesta definitiva la tuve el 20 de mayo de 1926, ocho minutos después de mi llamada. Tras varios intercambios de contactos, mi interlocutor me mandó un mensaje para construir una antena más poderosa, porque mi señal se recibía muy débil. Lo hice al día siguiente, y nada más emitir la señal recibí una respuesta clarísima. Estuvimos comunicando quince horas. Mi interlocutor me dijo que era de Marte y que había descifrado nuestro código captando las ondas de nuestros radioaficionados. Me preguntó si había contado a alguno mi experiencia, y ante mi negativa, me respondió que me daría elementos para poder contactar con los habitantes de otros planetas. Con un instrumento perfeccionado que él me enseño a construir, conecté con otros muchos planetas, pero dicho contacto era posible solamente cuando resultaban visibles por la noche desde nuestro hemisferio. El planeta más difícil era Venus. Para conectar con él, había que enviar una señal de doscientos kilovatios.”

    Al principio, el propio Goodman, que escuchó esta historia, no se la creyó. Pero tenía los elementos para poderla comprobar, y quiso realizar una experiencia ante testigos.

    Goodman fue llevado por dicho radioaficionado a su laboratorio de una pequeña villa a las afueras de los Ángeles. En su presencia fue enviada una señal, y se recibió la respuesta inmediata. El contacto lo habían hecho esta vez con una nave que pasaba a la altura de la ionosfera de nuestro planeta.
    Goodman escuchó y comprobó esta historia en el año 1950. Tres años después él mismo, en unión de George Williamson (astrólogo) y su mujer Betty (profesora de Química), de Alfred Bayley y su mujer Betty, de los estudiantes B. Bowen y Ronald Tucker, repitió la experiencia y levantó acta notarial. El 7 de marzo de 1953 un notario de Arizona, Scott, tomó juramento de los participantes de la experiencia. Ellos negaron pertenecer a ningún grupo político, científico o religioso.
    El grupo presidido por Goodman recopiló un buen número de mensajes que aparecieron publicados en un libro titulado The saucers spek. La frecuencia más habitual de sus comunicaciones tuvo lugar en los 450 kilociclos. El contacto con los marcianos fue seguido en código morse. También lo intentaron por radiotelefonía, pero el ruido de fondo hacía imposible el contacto.
    Transcribo a continuación uno de los mensajes, porque hace referencia a Phobos y Deimos. Fue recibido el 17 de agosto del año 1952. El sujeto emisor se identificó como “Zo”, del planeta “Masar”, es decir, Marte.

    “VUESTRAS BOMBAS ATÓMICAS DESTRUYEN EL EQUILIBRIO UNIVERSAL. LA BOMBA DE HIDRÓGENO PODRÍA HACER DE VUESTRO PLANETA UN CINTURÓN DE ASTEROIDES. ESTO SUCEDIÓ HACE MUCHOS MILENIOS EN EL PLANETA DE LA QUINTA ÓRBITA DEL SISTEMA SOLAR. NOSOTROS SABEMOS LO QUE ESTÁIS HACIENDO, PERO NO PODEMOS INTERVENIR. EN EL ANTERIOR DESASTRE HUBIÉRAMOS SIDO LANZADOS FUERA, ARROJADOS LEJOS DEL SISTEMA SOLAR SI NO HUBIERA SIDO POR LOS DOS SATÉLITES ARTIFICIALES PHOBOS Y DEIMOS, DE NATURALEZA METÁLICA, QUE CONSTRUIMOS PARA EQUILIBRAR NUESTRA ÓRBITA.”

    Tenemos también otro documento que corrobora esta misma teoría. Esta archivado en las dependencias del N. I. C. U. P. La protagonista fue Geraldine Eigenfel, de treinta y siete años de edad, mujer de un radioastrónomo. La señora Eigenfel venía recibiendo numerosas comunicaciones de extraterrestres, todas de carácter general. La tarde del 21 de junio de 1963, puesta a la escucha, registró el siguiente mensaje:

    “LA DESTRUCCIÓN DE UN PLANETA QUE ORBITABA EN LA QUINTA ÓRBITA DEL SISTEMA SOLAR, ACAECIDA MUCHOS SIGLOS ANTES DE AHORA, PUSO EN PELIGRO INCLUSO AL PLANETA MARTE. NOSOTROS NOS SALVAMOS CONSTRUYENDO DOS GRANDES SATÉLITES ARTIFICIALES, QUE RESTABLECIERON EL EQUILIBRIO DE NUESTRO PLANETA.”

    Esta comunicación fue registrada, y no existen dudas de que sea de origen estelar. Cuanto asegura el desconocido interlocutor de la señora Eigenfel, confirma la teoría científica terrestre sobre los dos satélites de Marte, Phobos y Deimos. De hecho, reflejan demasiada luz, y por tanto, no pueden ser de la misma materia que la de los restantes planetas.
    Ambas afirmaciones coinciden también con el relato del señor Siragusa sobre la destrucción del continente Mutolteca, a causa del cataclismo que provocó la aniquilación del planeta que orbitaba en la quinta órbita de nuestro sistema solar.
    Volveremos sobre este tema en los siguientes capítulos, interrogando directamente a Eugenio Siragusa. Queremos terminar esta aportación documental con algunos datos sobre los viajes a la Luna y los avistamientos de luces, monumentos y ovnis por los astronautas.

    Monumentos en la Luna. Los astronautas, seguidos por ovnis

    Uno de los trabajos publicados en el boletín del C. S. F. C. fue el relacionado con los avistamientos y las luces que siguieron a los astronautas desde 1962 a 1969, incluidos los viajes tripulados a la Luna.
    La revista Argosy, con fecha 9 de julio de 1970, publicaba un importante documento relacionado con los datos y las pruebas que obraban en poder de la N. A. S. A. y el E. N. T. E. soviético. El redactor científico de la revista Ivan Sanderson escribía al comienzo del artículo:

    “La N. A. S. A. y el E. N. T. E. espacial soviético están en posesión de claras pruebas fotográficas de la existencia sobre la Luna de monumentos que parecen obra de seres inteligentes.”
    “En la U. R. S. S. estas fotografías han sido ampliamente publicadas, y sobre ellas se han llevado a cabo hipótesis y análisis determinados, mientras que en Estados Unidos, por ahora, han sido mantenidas en el más riguroso secreto.”
    “Algunos científicos americanos han afirmado que el obelisco más grande tendrá una base de unos 15 metros y una altura probable de 12 a 23.”
    “El técnico espacial soviético Alexander Abramov ha afirmado que la formación de esta serie de obeliscos reproduce exactamente la disposición de las tres grandes pirámides de Egipto.” “Los monumentos descubiertos por los americanos se encuentran a 3.210 kilómetros de los descubiertos por los rusos.”
    “El misterio de los monumentos se ha incrementado después de la publicación, en 1968, del Catálogo cronológico de acontecimientos lunares observados.”
    “Entre dichos fenómenos catalogados figuran, en primer lugar, luces, ya estacionarias, ya en movimiento, cráteres en perfecta alineación, completamente circulares, rematados por cúpulas, focos luminosos, improvisadas manchas coloreadas…”

    John O´Neil, redactor del New York Herald Tribune, escribió en relación con este tema que se habían descubierto y fotografiado gigantescas estructuras en forma de puente en el mar de la Crisis, sobre la superficie lunar, y que esta observación había sido comprobada por otros muchos astrónomos incluso desde la Tierra.
    También sobre este tema interrogamos a Eugenio Siragusa. Volvemos ahora al trabajo del C. S. F. C. que hace referencia directa a los vuelos tripulados y las observaciones llevadas a cabo.

    (21 Julio 1961) Virgil Grissom: durante la fase de recuperación de la cápsula, saltó automáticamente el resorte, sin que él lo accionase. De no haber sido así, hubiera perecido ahogado.

    (20 febrero 1962) John Glenn: miles de partículas le siguieron en su vuelo orbital a bordo de la cápsula Mercury. Al entrar en la atmósfera, vio un globo de fuego que le seguía por el lado posterior. (Esta declaración fue censurada posteriormente.)

    (24 mayo 1962) Scott Carpenter: en el viaje orbital a bordo de la cápsula Mercury, descubre que le siguen partículas. Dice por radio: “Es verdad. Existen. Están aquí. Hacédselo saber a Glenn”.
    En el mismo viaje, Carpenter tuvo que hacer uso de los instrumentos manuales, por falta de combustible para amerizar. Por equivocación, dejó funcionar el automático, y ello provocó un error de 400 kilómetros. Durante todo el tiempo en la base pierden los contactos por radio. Creyeron que se había desintegrado. Cuando llegaron los paracaidistas y accionaron la portezuela de salida, Carpenter preguntó: “¿Quiénes sois? ¿De dónde venís?”
    Después Carpenter declaró: “La entrada en la atmósfera fue suavísima, y no sentí el calor, aunque en el exterior hacía más de 1.000 grados. Afuera vi como un halo anaranjado y una especie de centelleo verde, que desaparecieron en torno a la cápsula cuando hube entrado en la atmósfera”.

    (12 agosto 1962) El astronauta ruso Pavel R. Popovic, en su vuelo orbital Vostock 4, ve también las partículas luminosas en formación.

    (3 octubre 1962) Walter Schirra, a bordo de la Mercury Sigma 7, comunicó a Carpenter por radio que sobrevolando México veía las partículas luminosas.

    (15 mayo 1963) Gordon Cooper, Jr.: “Durante el vuelo he visto una enorme bola luminosa que venía a mi encuentro”. Era un disco verde, con una cara de color rosa; el objeto se movía de este hacia oeste, en sentido contrario a los satélites de construcción humana… Fue visto incluso por todos los técnicos. Se dijo a los periodistas que no podían hacerle preguntas sobre este particular…

    (14 junio 1963) Valerij Bikovskij, durante sus transmisiones con la base, dijo: “Aquí Nibbio; me acompaña una cosa en el espacio. Parece volar al lado de la cápsula… En estos momentos viene a mi encuentro…”.

    (Otoño 1963) Valentina Tereskova, a bordo de la Vostok 6, declara haber visto un vehículo de origen desconocido que se aproximaba a la cápsula. La agencia T. A. S. S. dijo en un breve comunicado: “También los astronautas han visto en el espacio objetos de origen desconocido”.

    (8 abril 1964) La cápsula Géminis, en órbita con aparatos científicos, fue seguida por cuatro objetos como escolta en una órbita completa; después desaparecieron en el espacio repentinamente.

    (3 junio 1965) E. White y James McDivitt, cuando sobrevolaban Hawai, descubrieron un extraordinario objeto y le filmaron con la cámara que llevaban a bordo. Posteriormente descubrieron otras dos naves cuando sobrevolaban el Caribe. Una de estas fotos se publicó, y era un disco de forma ovalada… El portavoz de la N. A. S. A. dijo que, una vez examinada la película, no se podía decir que fuese algún satélite u objeto artificial.

    (4 diciembre 1965) F. Borman y J. Lowell, en la segunda órbita descubren un objeto no identificado… Le dicen que podía ser el vector del cohete, pero Borman comunica a la base que ve también el vector y que el objeto no sólo se veía y perfilaba distinto del vector, sino que ocupaba otra posición en el cielo.

    (18 julio 1966) Géminis 10: J. W. Young y M. Collins. Durante el vuelo, Collins ve y fotografía un disco volante. El astronauta incluso lo manifestó así en la primera entrevista para televisión ante millones de espectadores.

    (3 marzo 1969) Mc. D. Scott: en el Apolo 9 son despertados cuatro veces por misteriosas transmisiones de radio.

    (18 mayo 1969) Apolo 10: orbitan en torno a la Luna. Dos de ellos descienden a 15 kilómetros del suelo lunar. Cumplida esta misión, vuelven a 110 kilómetros para unirse a la cápsula y abandonan la base del módulo. Esa base abandonada vuelven a encontrarla en diferentes posiciones a derecha, izquierda y encima de la cápsula. ¿Quién había movido la base abandonada a 15 kilómetros del suelo lunar, privada de todo motor?

    (16 julio 1969) Apolo 11: primer alunizaje. Armstrong y Aldrin alunizan; Collins permanece en órbita. En el viaje comunican haber visto una luz en el cráter Aristarco. Mientras Aldrin desplegaba el aluminio en forma de pantalla para recoger el viento solar, se proyectan en el horizonte, totalmente oscuro y negro, dos partículas

    luminosas que se agrandan y toman forma de nave. En otro de sus paseos descubren una más. Las fotos fueron censuradas por la N. A. S. A. Aportamos estas dos importantes fotos como documento, tal cual fueron sacas por los astronautas.
    A este primer viaje corresponde también una famosa comunicación radiofónica de Armstrong, que fue censurada por la N. A. S. A. y se ha conocido gracias a los radioaficionados que siguieron todo el vuelo.
    Armstrong, una vez pisada la Luna, tomando conciencia de la realidad, tuvo tiempo para comunicar con la base en un estado de enorme turbación. La transmisión televisiva suspendió el sonido y los técnicos se disculparon diciendo que había sido una avería.
    De la base dijeron:
    - ¿Qué era? ¿Qué diablos era?
    - ¿Qué pasa? ¿No funciona? (vuelve la voz de Armstrong…)
    “Son objetos enormes, señores, enormes. Oh Dios, son otras naves alineadas al otro lado del cráter. Están en la Luna y nos observan.”

    El texto íntegro de la conversación fue transcrito por varios periódicos, y la N. A. S. A. nunca pudo desmentir su veracidad.
    ¿Por qué se han ocultado sistemáticamente estas comunicaciones? ¿Por qué se tiene al gran público en la oscuridad? ¿Por qué no se le dicen las cosas como son? ¿Qué podridos intereses soterrados hay en todo esto?
     
    bookFecha: Miércoles, 2013-11-06, 2:29 AM | Mensaje # 2
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    11. LA C. I. A., LOS “BLACK MEN”, COMISIONES
    DE LOS GOBIERNOS PARA OCULTAR LA VERDAD


    “El león estaba sentado sobre sus patas traseras. Abría las fauces y se dejaba acariciar por la princesa de manto rojo. Los que miraban no comprendían, pero la princesa, de vestido azul, tenía la sabiduría en sus manos y en su corazón, y a su contacto las cosas se transmutaban. El secreto estaba escrito en las paredes de su santuario, pero sólo podía ser descifrado por los que se habían purificado. En su corazón se guardaba la capacidad de la matriz cósmica.”

    (ELEUZEL.)


    Se ha especulado frecuentemente con la intervención de organismos estatales en el asunto de los ovnis. Tanto los Estados Unidos como la U. R. S. S. se vieron obligados a crear comisiones ministeriales, paralelas a los Ministerios del Aire o de la Defensa, para investigar a fondo sobre el hecho de los “Objetos no identificados”, que surcaban el espacio exterior.
    Sin embargo, estas comisiones no se limitaron a recoger datos y pasar un informe objetivo sobre el tema. En muchos casos actuaron como máquinas computadoras que archivaron, compararon, clasificaron los avistamientos verdaderos y los separaron de los falsos. Al final dieron un comunicado lacónico, que evidentemente ignoraba todos los casos de verificación positiva y se referían a los de naturaleza falsa. ¿Por qué?
    La intervención directa del gobierno de los Estados Unidos en el tema tuvo lugar en el año 1947, cuando el 30 de noviembre se encargó a la U. S. A. F. la iniciación de una investigación secreta y exhaustiva sobre los U. F. O. La comisión se llamó “Proyecto Libro Azul”.
    Estaban adscritos a la comisión el doctor Brown, el mayor Quintanilla y el profesor Allen Hynek, astrofísico. Sin embargo, Hynek hizo una manifestación que contradecía las intenciones reales del informe: “Los comunicados de la U. S. A. F. no responden a la verdad, y los casos inexplicados se acumulan diariamente…”.
    En aquella ocasión Brown salió al paso de Hynek diciendo que no existía ningún misterio en los avistamientos y que cualquier científico podía encontrar una explicación natural a los fenómenos analizados por la U. S. A. F.
    Pero a Brown le salió un respondón, y fue el científico McDonald, que se comprometió a estudiar uno por uno los casos archivados y analizados por la U. S. A. F. Su sorpresa fue mayúscula, porque descubrió que la comisión, presentada a su tiempo como integrada únicamente por científicos, era en realidad un instrumento de la C. I. A. Se sabe muy bien cuál fue el comunicado oficial de la comisión U. S. A. F.: “Los discos volantes no existen. Son una imaginación”. Pero McDonald había metido las narices en unos documentos que decían todo lo contrario, y quiso sacarlos a la luz. Pidió permiso para hacer fotocopias, mas le fue denegado…

    Desde 1953 la C. I. A. interviene en el problema de los ovnis McDonald no sólo no se amilanó, sino que se propuso una acción concreta, tendiente a revelar los datos que había encontrado. Entre sus primeras informaciones apareció el hecho de que la C. I. A. había actuado como un organismo disuasorio, con unos objetivos concretos:

    1. Se necesita educar a la gente a no creer en los ovnis.
    2. El problema debe ser puesto bajo el más riguroso secreto militar para evitar divulgaciones.
    3. Con ordenanzas legales, la A. F. 200 E y la J. A. N. A. P. 146, se amenaza bajo multa de 10.000 dólares y diez años de reclusión a pilotos civiles y militares que divulguen datos cualesquiera sobre avistamientos de ovnis.

    McDonald confirma públicamente que el Blue Book no tenía como objeto estudiar el fenómeno de los ovnis, sino impugnar sistemáticamente cualquier caso de avistamiento.
    Edward Condon, maestro del proyecto Manhattan para la bomba atómica, fue encargado del problema para contrarrestar la acción de McDonald y otros, pero todo fue inútil.
    Contra la U. S. A. F nació la N. I. C. U. P. (Comisión Nacional de Investigación de los U. F. O.), presidida por científicos que en un principio habían trabajado en colaboración con la U. S. A. F.

    “Según informaciones dignas de fe, en la atmósfera de nuestro planeta se mueven objetos a una enorme velocidad. Ningún medio, ni de U. S. A. ni de la U. R. S. S., está actualmente en grado de poder conseguir esta velocidad atribuida a los objetos que aparecen en el radar y son detectados en los observatorios.”

    Sobre la intervención de la C. I. A. en el tema de los ovnis apareció un documento secreto, que posteriormente vio la luz en la revista Planeta, en el número de marzo-abril 1968.
    El artículo comenzaba con este párrafo:

    “La C. I. A. (Central Intelligence Agency) lleva en sus manos desde el 1953 el problema de los ovnis. El cometido fundamental es el de formar organismos e instrumentalizarlos, a fin de que eduquen a la gente a creer que los discos volantes son solamente balones-sonda, meteoritos o alucinaciones…”
    “La A. F. 200 y la J. A. N. A. P. 146 prevén una multa de 10.000 dólares y prisión de diez años para quienes quebranten el secreto militar relacionado con estos temas.”

    En el artículo se habla del profesor McDonald y de su intervención ante el Senado con un informe detallado sobre las actividades de la C. I. A. en este asunto. Su informe revelaba este hecho:

    “La aviación americana ha tenido que someterse, en lo referente a los ovnis a las órdenes emanadas de la C. I. A. desde 1953. El informe Condon por parte de la U. S. A. F. no servía para nada. La C. I. A. había obligado a ocultar casos tan graves como el de la base naval Patuxent de Meryland en 1964, donde redactaron un comunicado diciendo que el técnico del radar era un inexperto, porque había notificado la presencia continuada de tres objetos no identificados…”










    Los black men: sus razones disuasorias

    A primera vista, si la C. I. A. solamente se limitó a intervenir directamente en los avistamientos oficiales, su acción fue pequeña. Pero, sin embargo, hay un párrafo fundamental para comprender todo el alcance de su misión en este terreno.
    La C. I. A. tenía libertad de acción para instrumentalizar aquellos “medios” que pudiesen llevar a nivel internacional y de público en general la convicción de que los ovnis no existen o forman parte de la alucinación masiva de la gente sin cultura.
    Uno de los organismos a que nos estamos refiriendo es el de los black men. Podría decirse que es una institución paralela a las de investigación oficial, un organismo mucho más convincente, mucho más disuasorio y de mayor acción.
    Es suficientemente conocida la tipología de los black men. Suelen ser individuos que se presentan vestidos de negro, con gafas oscuras, y que intervienen con sistemas disuasorios que no analizaremos aquí, persona a persona, en los casos de avistamientos más serios, con especialistas realmente en contacto con el exterior.
    En muchos casos, se ha podido comprobar que gentes que estaban convencidos, que pertenecían a grupos de investigación libre sobre ovnis, que estaban en contacto, se han asustado y han dado marcha atrás de un modo escandaloso de la noche a la mañana. ¿Por qué?
    El C. S. F. C. también conoce esta intervención. Al parecer, todas sus comunicaciones están en poder de la C. I. A., así como mensajes y material que en principio deberían ser secreto de los miembros del centro. ¿Cómo interviene la C. I. A. este material? Cada cual puede suponerlo como le parezca, y seguramente acertará.
    Digamos que la acción de control se realiza especialmente sobre dos planos: en el campo científico, sobre pilotos civiles y militares y sobre
    observatorios de radar. Naturalmente, este control también se realiza aquí. De todos modos, podremos dar en este libro algunas fotos totalmente inéditas y clasificadas como auténticas por el cerebro electrónico programado para llevar a cabo exclusivamente análisis de esta naturaleza.
    El segundo campo de acción se centra en la disuasión personal. No queremos entrar en detalles sobre la acción más o menos violenta, más o menos coercitiva en el ámbito personal. Sería otro tema, lo suficientemente importante como para escribir otro libro.
    En muchos casos se ha llegado a confundir a los black men y sus misteriosas apariciones con la presencia de seres del espacio.
    Como complemento de esta comunicación, apareció en el boletín del C. S. F. C. el siguiente texto:

    “Estos extraños individuos, vestidos de negro, con anteojos, no son extraterrestres, como algunos han afirmado. Son terrestres al servicio de la fuerza disuasoria de la Superior Verdad que la gran masa de la humanidad no conviene que conozca… Ya se entiende que si la humanidad sabe cómo están las cosas, adquiere un poder psicológico apto para estimular un cambio radical de los actuales valores religiosos, científicos, económicos y sociales.”
    “Las bravatas de estos black men tienen como objeto ocultar la verdadera luz de los extraterrestres, haciéndoles aparecer como comunes delincuentes o como hostiles invasores de la Tierra.”
    “No es así.”
    “Los extraterrestres nada tienen que ver con estos individuos al servicio de la hegemonía del poder, de aquellos que maniobran a su placer y por propia cuenta los intereses de la sociedad humana.”
    “Es verdad que existen dioses castigadores y consoladores, pero sus acciones están dotadas de una lógica superior que los hombres no están todavía en grado de poder comprender, porque no son libres como debieran ni tampoco plenamente conscientes de lo que verdaderamente les domina. Los black men intentan hacer callar por todos los medios y procuran desvirtuar o corromper el deseo de conocer la verdad y de comunicarse con los valores insuprimibles y eternos que pueden volver libres de verdad a los hombres.”
    “Los extraterrestres, al contrario, desean abrirnos los oídos y los ojos, a fin de que los hombres de la Tierra sepan que están aquí para anunciar algo mucho más importante que librar al hombre de la miseria material que siempre ha sofocado su anhelo de conceptos sublimes, como la justicia, la paz y el amor fraterno y universal.”

    En España el tema de los black men está relacionado con una minoría de personas que tuvieron determinados contactos con extraterrestres, o al menos dijeron estar en posesión de documentos y mensajes que probaban su poder de comunicación con seres del exterior. Algunos de estos especialistas en temas ufológicos cambiaron totalmente de postura después de su contacto o encuentro forzoso con los black men.
    En Estados Unidos nacieron otras organizaciones paralelas al U. S. A. F., como, por ejemplo, el N. I. C. U. P., con unos 5.000 socios, y el A. P. R. O., con más de 20.000, mientras que el C. S. F. C., de origen italiano, fundado por Eugenio Siragusa, rebasa en estos momentos los 50.000 componentes de todos los países, idiomas y creencias.
    Nos referimos a continuación a dos casos del N. I. C. U. P. y a un mensaje secreto del C. S. F. C. sobre la N. A. S. A. y su acción en la Luna.

    Amonestación de extraterrestres a la N. A. S. A.

    Uno de los casos más interesantes de conversación por radio con seres de otros planetas lo protagonizó William S. Statten, empleado de ferrocarriles en Arizona, radioaficionado en sus momentos libres. El caso, como otros muchos, ha sido minuciosamente analizado y archivado como auténtico en el N. I. C. U. P. (National Investigation Unusual Phenomena).
    La tarde del 5 de agosto de 1961 se puso a su aparato para intentar sintonizar todavía una vez más y hacer un contacto con seres del espacio exterior. Había sabido que un colega suyo había probado con éxito establecer contacto operando sobre una longitud de onda de 40 metros y 450 kilociclos. A las veintiuna horas quince minutos recibió este mensaje:

    “EL QUE HABLA ES SFAIAN-WASA-7. NOSOTROS ACEPTAMOS MENTES RECEPTIVAS. TE HEMOS HECHO ESPERAR, PORQUE QUERÍAMOS SEGURIDAD.”

    Durante toda la noche William Statten continuó a la escucha inútilmente. Le vino la duda de que el mensaje recibido fuese obra de algún otro radioaficionado con ganas de bromear. Decidió efectuar un control la tarde siguiente.
    Era el 6 de agosto de 1961. Statten se puso a la escucha a la misma hora, sobre la misma longitud de onda que el día anterior. A las veintiuna horas quince minutos registró un nuevo mensaje con este contenido:

    “NOSOTROS QUEREMOS FIJAR EL CONTACTO, PERO TIENES DEMASIADOS PENSAMIENTOS.”

    En ese momento Statten decidió efectuar el control que había previsto. De golpe pasó a la escucha en una onda de 160 metros. El mensaje, sin embargo, continuó:

    “MUCHOS DE NOSOTROS ESTAMOS YA SOBRE LA TIERRA, PERO NO PODEMOS PRESENTARNOS. NO INTENTES DESVIARTE. SABEMOS QUE TÚ CREES. YO SOY WASA-7.”

    El control había dado resultado. Ningún radioaficionado terrestre, si no hubiera estado informado previamente, hubiera podido saber que Statten había pasado de la longitud de onda de 40 metros a la longitud de 160 metros. Y aunque lo hubiera sabido, habría necesitado cierto tiempo para sintonizar en dicha onda. La transmisión de Wasa-7 continuó sin interrupción. El ser que hablaba estaba dotado de poder de conocimiento telepático instantáneo.
    Un nuevo caso archivado en N. I. C. U. P. fue el titulado con la clave PATRAS. Es otro de los importantes contactos por radio.
    El texto del mensaje archivado decía lo siguiente:

    “HABLA ZORA. PASAREMOS MUY PRONTO. NUESTRAS NAVES SON DIFERENTES SEGÚN SU MISIÓN. RECONOCERÉIS LA NUESTRA, PORQUE TIENE FORMA DE MEDIA LUNA Y LLEVA DOS SERES PENSANTES A BORDO. TENEMOS TAMBIÉN OTRAS NAVES EN FORMA DE CAMPANA DE CRISTAL. NUESTRA NAVE MADRE SE ASEMEJA A UN CIGARRO PURO, Y PUEDE EMITIR LLAMAS DE FUEGO VERDE QUE EXPLOTAN EN LA ATMÓSFERA. LAS EXPLOSIONES VERDES TIENEN COMO OBJETO ENCONTRAR LÍNEAS DE FUERZA MAGNÉTICA NEGATIVA QUE NOS IMPIDEN AVANZAR. LAS NAVES POSEEN DIFERENTE INTENSIDAD DE CAMPO MAGNÉTICO, Y TODAS AVANZAN DESLIZÁNDOSE SOBRE LÍNEAS DE FUERZA MAGNÉTICA. ESTA FUERZA LES PERMITE MOVERSE A VELOCIDADES QUE SOBRE LA TIERRA NO EXISTE. CON NUESTRA NAVE CRISTAL BELL NO VENIMOS DE OTROS PLANETAS, SINO QUE SOMOS TRANSPORTADOS EN LA NAVE MADRE. TENEMOS OTROS MUCHOS MODELOS DE NAVES. UNAS PARECEN TUBOS; OTRAS SON REDONDAS, CON UNA ABERTURA EN EL CENTRO.”

    Algunos días después de la recepción de este mensaje, el observatorio Lowel avistó una formación de objetos de origen desconocido sobre el cielo de California. El caso es altamente revelador, porque se hicieron confrontaciones de fechas y se encontró que el mensaje archivado en N. I. C. U. P. como PATRAS había sido recibido el 12 de agosto de 1962 y el avistamiento del observatorio Lowel había sucedido el 22 de agosto de 1962. La predicción del mensaje se había cumplido, y era la prueba contundente de la autenticidad de la conversación por radio.
    Entre los documentos numerosos del C. S. F. C. también se encuentra una cinta con una conversación por radio, que precedió a un avistamiento ante más de veinte testigos. Daremos ese texto más adelante. Ahora nos queremos referir a otro documento, a un mensaje que fue dirigido por Eugenio Siragusa a los científicos de la N. A. S. A. y que tenía que ver con sus experimentos en el suelo de la Luna y en el espacio. El título de este primer mensaje era el siguiente: “Terremoto anómalo sobre la Luna”, y llevaba como fecha de recepción el día 25 de noviembre de 1969 a las veintidós horas quince minutos. He aquí el contenido:

    “LOS CIENTÍFICOS TERRESTRES HAN QUEDADO DESORIENTADOS AL CONSTATAR QUE EL TERREMOTO PROVOCADO ARTIFICIALMENTE SOBRE LA LUNA HA TENIDO UNA DURACIÓN DE 55 MINUTOS.”
    “UN TERREMOTO DE ESTE TIPO NO TIENE RAZÓN SOBRE LA TIERRA, Y LA EXPLICACIÓN ES MUY SIMPLE.” “CUANDO EN VUESTRO PLANETA SE VERIFICA UN TERREMOTO, LA VIBRACIÓN DEL GEOIDE ES AMORTIGUADA POR LA MASA MAGNETO-ESFÉRICA QUE LO CIRCUNDA. EN OTROS TÉRMINOS: LA MASA DE ATMÓSFERA QUE PRESIONA EN TORNO AL GLOBO EJECUTA UNA ACCIÓN DE FRENO. LA LUNA, AL CONTRARIO, NO ESTÁ CIRCUNDADA DE ATMÓSFERA, Y APARECE SUSPENDIDA LIBREMENTE EN EL VACÍO CÓSMICO.”
    “AL VERIFICARSE UN TERREMOTO, SU MASA VIBRA SIN FRENO ALGUNO EXTERNO, HASTA QUE LAS OSCILACIONES SE LIBERAN SOLAS. EL TERREMOTO PROVOCADO POR LOS ASTRONAUTAS DEL APOLO XII HA SIDO DE MODESTA INTENSIDAD. PERO UN TERREMOTO DE MAYOR INTENSIDAD PODRÍA HACER VIBRAR LA MASA SELÉNICA EN UN MODO TAL QUE CAUSASE DIRECTAMENTE EL DESPLAZAMIENTO DE LA ÓRBITA LUNAR, CON CONSECUENCIAS ABSOLUTAMENTE INCALCULABLES.”
    “RECIENTEMENTE, A TRAVÉS DE UN OPERADOR NUESTRO, VIVIENTE EN LA TIERRA (EUGENIO SIRAGUSA), OS HEMOS EXHORTADO A NO REALIZAR EXPERIMENTOS QUE PUDIERAN PROVOCAR DISFUNCIONES ESTRUCTURALES ENERGÉTICAS EN LA LUNA.”
    “HOY VOLVEMOS A DISUADIROS NUEVAMENTE DE PROSEGUIR EN ESE CAMINO.”
    “EN UN PASADO REMOTO, ORBITABA EN TORNO A VUESTRO PLANETA UNA SEGUNDA LUNA. ÉSTA, A CAUSA DE UN VIOLENTÍSIMO CHOQUE CON UN METEORITO, SE SALIÓ DE SU ÓRBITA HASTA APROXIMARSE SENSIBLEMENTE A VUESTRO GLOBO. ATRAÍDO PROGRESIVAMENTE POR LA TIERRA, EL PLANETOIDE ACABÓ POR PRECIPITARSE SOBRE ELLA, PROVOCANDO EL DESASTRE Y LA DESTRUCCIÓN DE LA ATLÁNTIDA, Y EN CONSECUENCIA, EL VASTO CAMBIO Y LA MUTACIÓN DE LA GENERACIÓN HUMANA Y DE LOS CONTINENTES. CUANTO ACAECE AHORA PODRÍA CONDUCIR A UNA REPETICIÓN DE LOS MISMOS ACONTECIMIENTOS. SED PRUDENTES Y CONSIDERADOS, A FIN DE QUE NO SE REPITAN TALES CATACLISMOS.”

    Firmado: ADONIESIS.

    Como complemento de esta información, ofrecemos una foto de Adoniesis. El original, según comprobamos, tenía color violeta, que es el color del astral; dicho original forma parte de la documentación secreta del C. S. F. C., hasta ahora publicada únicamente en el libro del señor Franchetto titulado Del cielo a la Tierra.
    Hoy americanos y rusos siguen investigando los planetas de nuestro sistema solar. Los americanos crearon la U. F. O. y la U. S. A. F. para controlar
    por medio del Ministerio de Defensa todos los casos importantes de avistamiento y contacto con ovnis y seres de otros planetas; los rusos, la D. O. S. A. A. F. (Sociedad Voluntaria para la Asistencia al Ejército, la Aviación y la Marina). Como en el caso americano, dicha misión estaba dirigida por un militar.
    Pese a todo, tanto en la U. R. S. S. como en U. S. A. ambos organismos no han podido impedir una amplia difusión de acontecimientos, de avistamientos y encuentros con ovnis o seres del espacio. Hoy el fenómeno es nuevamente actual.
    Los americanos han posado en Marte los Vikingo I y II hasta ahora sin resultados positivos. Sin embargo, en el Vikingo I se encontraron con algunas sorpresas, entre ellas dos letras claramente diseñadas delante de la cámara de televisión de la nave. Las dos letras parecían ser la letra “B” y la “C” o la “G”. Finalmente descubrieron también un rostro esculpido en la superficie de Marte, de una longitud de más de 1.500 metros. ¿Quién lo diseño? A esto no se le ha dado demasiada difusión. Nuevamente han funcionado las centrales de radioaficionados, y por ellas se supo incluso que se habían captado fotografías de seres del espacio… Analizando las dos fotos en que aparecieron las letras, se pudo también llegar a la conclusión de que no eran la B y la C, sino un signo infinito y el signo del bumerán, que expresa la ley de causa y efecto. Recuérdese que en el Vikingo I tuvieron que aplazar el amartizaje y que el brazo que debía trabajar sobre el suelo marciano se estropeó y no pudo llevar a cabo todas las experiencias previstas, entre otras la de provocar un terremoto artificial en el suelo marciano… ¿Tiene que ver con el mensaje de Adoniesis enviado a la N. A. S. A. en el 69? El Vikingo II ha vuelto a dar algunos quebraderos de cabeza a los técnicos de la N. A. S. A. y algunas preocupaciones más. En las fotos han aparecido sombras que no se podían identificar como proyecciones de la nave o elementos de ella… Pero los científicos siguen queriendo encontrar algún rastro de vida hecha a su medida…
    Será interesante cotejar lo que Eugenio Siragusa piensa sobre estos temas en el siguiente capítulo. Como otros muchos expertos en ufología, está convencido de que en Marte no sólo hay vida, sino que Marte, como la Luna, están habitados y ocultan civilizaciones desarrolladas en muchos milenios respecto a la nuestra.
     
    bookFecha: Miércoles, 2013-11-06, 2:30 AM | Mensaje # 3
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    12. GIORDANO BRUNO, QUEMADO VIVO POR TENER RAZÓN.

    EUGENIO HA ENCONTRADO A LA QUE FUE SU MADRE EN EL SIGLO XVI




    “El hombre fue suspendido entre las dos columnas por su pie izquierdo de un travesaño amarillo. Su mente permanecía libre, entre lo real y lo irreal. Sabía que estaba realizando su destino y que así debía ser. De sus manos, atadas por encima de la cabeza, caían abundantes monedas de oro, pero nadie pudo tocarlas, porque el lugar imponía un gran respeto y las monedas fueron trasmutadas a los ojos de ambiciosos, usureros, poderosos y guardianes.”

    (ELEUZEL.)


    Hemos hablado antes de las vidas protagonizadas por Eugenio Siragusa. Este capítulo está encabezado por el nombre de Giordano Bruno. Fue quemado vivo en el año 1600, después de un juicio larguísimo ante los tribunales de la Inquisición, sin que se retractara de ninguna de sus obras. Versaban sobre ciencia cósmica, y rebasaban entonces todos los conceptos clásicos autorizados por la Iglesia.
    Giordano Bruno se resistió a admitir que la Tierra fuese el único planeta poblado y con vida en el universo. Se negó a contemporizar con el concepto eclesiástico que consideraba la Luna y otros planetas hechos de cristal transparente y huecos por dentro… Estaba convencido de lo contrario, y murió por ello. Galileo, detrás de él, quiso comprobarlo científicamente, y lo consiguió, pero ni aun así se vio libre de la condena de la Inquisición.
    Hoy la Inquisición no existe, más existen otros organismos nacionales e internacionales que se ocupan de presionar, violentar o agredir la mente y la libertad de aquellos que piensan o se comunican más allá de los límites establecidos por el poder o los poderes políticos. Nos hemos referido más arriba a la institución de los black men. No son más que una muestra actual de una metodología que viene desde muy lejos.
    A Giordano Bruno le quemó la Inquisición por tener razón. Hoy hubiera sido un retrasado si hubiera defendido las teorías que defendió; pero ya no vive. Su versión se llama Eugenio Siragusa, y éste sí es un hombre marcado, controlado, seguido y vigilado por la C. I. A. y por otros organismos creados por el orden público. Eugenio Siragusa es un hombre que va más allá de todo límite normal, más allá de los límites en que se mueven la generalidad de los hombres contemporáneos.
    Hablando de esos límites, diremos que uno de los personajes que se ha encontrado en esta vida es precisamente la mujer que en el siglo XV fue madre de Giordano Bruno.

    - Señor Siragusa, usted afirma que otra de sus vidas anteriores fue la de Giordano Bruno. ¿Cómo llegó a saberlo? ¿También por comunicación de los extraterrestres?

    - Sí, también por su ayuda.

    - ¿Cómo fue? ¿Cuándo estuvo totalmente convencido?

    - Estuve totalmente convencido el día en que me encontré con la que fue mi madre en el siglo XV, es decir, con Fraulisa Savolino, reencarnada hoy en Italia.

    - ¿Cómo se produjo el encuentro?

    - Fue en uno de mis viajes por Italia, hablando de los temas que ocupan toda mi vida desde el año 1952. Tan pronto como la vi, me di cuenta de que era Fraulisa Savolino. Se trata de la familia Damiano, compuesta por Giulio Damiano, el cabeza de familia, ex oficial de pilotos, y Silvana, en contacto telepático con los extraterrestres, casada con Giulio y que anteriormente fue Fraulisa Savolino. El matrimonio tiene tres hijos, todos ellos con dotes paranormales, capaces de comunicarse con seres del espacio exterior.

    - La señora Silvana Damiano, su marido y su familia ¿tienen conciencia de este hecho?

    - También la tienen. Toda la familia ha trabajado y trabaja por la difusión de la verdad sobre los extraterrestres. El hijo de la familia Damiano fue piloto durante la última Guerra Mundial. Tenía 24 años cuando fue abatido por aparatos italianos en una operación que se llevó a cabo sobre Montecassino. Hoy, reencarnado, con sólo 14 años, diseña aparatos y tiene una conciencia muy superior a la normal sobre todos estos hechos.

    - Quisiera cambiar de tema. Usted dice que vio a extraterrestres en numerosas ocasiones y que también pudo viajar en sus aparatos. ¿Cuándo realizó el primer viaje y cuál fue su destino, si lo hubo?

    - Uno de los viajes más importantes que he hecho fue aquel en que me llevaron a la Luna Negra.

    - ¿Podría describirnos el viaje?

    - Fue un viaje fantástico. Duró dos horas, y en ese tiempo recorrí la distancia de 470.000 kilómetros. El viaje se realizó en una de las naves llamadas “platillos volantes”. Tuvo comienzo a las 18.30 horas y terminó exactamente dos horas y veinte minutos después.

    - ¿En qué lugar le subieron a usted a bordo del aparato y cómo era?

    - Mi viaje comenzó en Ragalna, una villa turística muy próxima al Etna, a pocos kilómetros de Palermo. El aparato tenía forma lenticular y su diámetro sería de unos doce metros. En su interior había espaciosos corredores circulares que daban a numerosos compartimientos, donde iban instaladas complicadas máquinas científicas para el vuelo cósmico. Entre los compartimientos había también cómodos dormitorios. Yo me senté en una silla extraña, donde un sutilísimo respaldo me permitía adaptar la columna vertebral en forma totalmente anatómica y descansaba mi cabeza en una prolongación del respaldo en forma de V. Era de una materia parecida a nuestro plástico, pero no era plástico.

    - ¿Qué aparatos vio usted en el interior de la nave?

    - No es fácil para mí definir su interior. Cuando entré en el primer recinto de la nave, noté que había grandes cuadros cartográficos y paneles luminosos, donde era posible seguir las líneas magnéticas de la Tierra y comprobar la imagen de la zona que se estaba sobrevolando. Estos paneles se hallaban dotados incluso de unos potentes zooms. Me fue permitido entrar también en otro compartimiento donde había instalado un televisor globular. Las imágenes que aparecieron allí ante mis ojos eran extraordinarias. Le puedo decir que por su medio yo mismo podía verme autoproyectado como viajando en otro aparato.

    - ¿Era algún aparato especial? ¿Cómo subió a bordo?

    - Ya le he dicho que era lenticular, pero no propiamente un disco. Era una especie de materia elástica, una pieza única. De hecho, no tenía abertura alguna. Cuando algún huésped debe entrar, consiguen una abertura hacia el exterior dilatando la materia. Así fue hecho el paso por donde dejaron bajar una escalera para que yo pasase a su interior.

    - ¿Cómo despego? ¿Sintió el problema de la falta de gravedad?

    - El despegue se produjo inmediatamente. Recuerdo haber advertido solamente una leve presión. Nada más. Después seguí el viaje sentado en el sillón anatómico que ya describí. Pude comprobar las imágenes del vuelo en la pantalla del televisor globular. La Tierra tenía ante mis ojos la proporción de un balón de fútbol.

    - ¿Se pararon durante el viaje? ¿Hicieron alguna escala?

    - No. Fuimos directamente al lugar de destino.

    - ¿Cuál era dicho lugar? ¿Cómo era?

    - Se trataba de la Luna Negra. Y llegamos (contando desde que comenzó el viaje) en siete minutos exactos. La Luna Negra no es un satélite. Es una gran astronave que la ciencia ha localizado muy bien. Tiene una función precisa y delicada: mostrar a la Tierra siempre la misma cara de la Luna y mantener la otra oculta.

    - ¿Qué vio en la Luna Negra?

    - La Luna Negra es una auténtica ciudad volante, una ciudad maravillosa, una ciudad de ensueño. Nosotros no hemos construido ninguna igual, ni en los filmes de ciencia ficción. Apenas puse el pie sobre esta astronave, vislumbré, circundado de bellísimas mujeres, quienes agitaban un objeto que no sabría definir, un hombre que llevaba una placa colgada del cuello.

    - ¿Quién era? ¿Un extraterrestre?

    - No. El personaje era un terrestre que se encontraba en la Luna Negra. No hablé con él. Sé que es un mecánico nacido en Bolonia y que se llama Galli. Le he vuelto a ver en la propia Bolonia hace algún tiempo…

    - ¿Qué hizo usted en la Luna Negra? ¿Por qué le llevaron allí?

    - Fuimos conducidos a un enorme salón muy luminoso, como si estuviese tapizado de placas de plata. Tenía forma circular, o más bien forma de herradura de caballo. En torno había sillas con complicados aparatos, que a mí me recordaban las que utilizan los americanos en las penas de muerte. En ellas estaban sentados extraterrestres, silenciosos e inmóviles como estatuas. Llevaban túnicas de diversos colores.

    - ¿Qué hacían los extraterrestres, sentados de tal manera?

    - Se trataba de hermanos en misión sobre la Tierra, en estado de desdoblamiento. Está claro que los extraterrestres tienen la facultad del desdoblamiento y pueden trasladarse a la Tierra perfectamente en forma astral. Si he contado bien, son cerca de seis millones el número de extraterrestres en acción sobre la Tierra. Este tipo de trabajo lo pueden hacer hasta los 30 años; después deben retornar.

    - ¿Quién gobernaba la nave en que realizó el viaje?

    - Su comandante era Woodok. Fue precisamente él quien me recibió en el aparato con una sonrisa, con una expresión angélica que traducía todo su amor fraterno y universal.

    - ¿Dónde le llevaron después?

    - Tomamos de nuevo el aparato de Woodok y fuimos a la Luna. Juntos penetramos bajo la corteza lunar y bajamos hasta 400 metros. La primera cosa que vi fue un núcleo solar de modestas dimensiones. A aquella profundidad me era posible respirar bien, porque, contrariamente a lo que se afirma en la Tierra, allí se encuentran todos los elementos necesarios para la vida. La Luna está poblada y tiene animales y vegetación. Los extraterrestres han construido enormes hangares donde pueden entrar y permanecer sus naves en misión sobre el cosmos.

    - ¿Le dieron algún dato científico sobre la Luna?

    - Sí. La Luna, en contra de lo que creen los americanos y los rusos, es tan joven como la Tierra. Las piedras que han traído de allí no sirven para nada.
    La Tierra, como la Luna y las otras dos lunas desaparecidas, nació de una explosión de una estrella supernova. El término “supernova” es científico, y sería muy largo de explicar aquí.

    - ¿Qué son, qué eran las dos lunas desaparecidas?

    - Eran dos satélites caídos sobre la Tierra por la fuerza de la gravedad. La primera cayó en el continente Mut y la segunda destruyó la Atlántida. Las tres lunas nacieron de la Tierra cuando nuestro planeta estaba todavía en estado fluido. Sin embargo, no creo que los americanos y los rusos ignoren las razones de que en la Tierra veamos siempre la misma cara de la Luna.

    - Si americanos y rusos conocen alguno de los secretos de la cara oculta de la Luna, ¿por qué no han alunizado allí, en vez de hacerlo en la cara visible?

    - Los rusos, como usted sabrá, intentaron un aterrizaje en la cara oculta, con la intención de desvelar los secretos que allí se ocultan. Personalmente, recibí un mensaje al respecto. Se me decía que los astronautas rusos serían devueltos a la Tierra y regresarían como dormidos cuando los recogiesen, pero que estarían realmente muertos. Y así fue.

    - ¿Desde cuándo está habitada la Luna? ¿Qué más le dijeron?

    - La Luna está habitada desde hace 175.000 años. Los miembros de la Confederación Interestelar pusieron allí su base hace 175.000 años. No es aconsejable habitar sobre la superficie de la Luna, porque el núcleo central ígneo-cósmico de nuestro satélite está en continua contracción, con pérdida de masa. Eso explica los cráteres lunares, que no son debidos a la caída de meteoritos, sino al vacío que la pérdida de masa de la superficie provoca, causando sedimentos imprevistos. Además, la superficie de la Luna está sometida a tremendos estertores ondulatorios por causa de la influencia de nuestros océanos.

    - Nos ha dicho antes que la Luna tiene habitantes en su interior, que vio un Sol dentro. La Tierra ¿puede encontrarse también hueca en su interior, o bien su núcleo está constituido por el fuego?

    - Con Woodok hablé también de la Tierra. En efecto, está habitada en su interior. Consta interiormente de un núcleo solar. Los sistemas solares alimentan y nutren nuestra vida. Nosotros formamos parte de una escala, y en la misma ocupamos el plano más primario.

    - Su teoría es fantástica. ¿La saben los científicos? ¿Podría ofrecernos alguna prueba?

    - Comprendo que sea fantástica. Los científicos americanos y rusos han puesto en órbita numerosos satélites, unos tripulados y otros no, en torno a la Tierra. ¿Qué objeto tienen? Le voy a enseñar un documento que prueba cuanto le digo. (Me mostró unas fotos del polo Norte abriéndose como un obturador de una cámara fotográfica. Las adjuntamos como primicia y como prueba testimonial de cuanto Eugenio Siragusa dijo sobre el tema). Dichas fotos del polo Norte dilatándose constituyen uno de los documentos obtenidos entre las 39.953 fotografías que hizo uno de los satélites de la N. A. S. A. Éste es un documento que los científicos de todo el mundo ignoran. Demuestran que nuestro polo Norte, por efecto de una dilatación de la materia, porque es elástica, se abre periódicamente. En otras palabras: nuestro polo Norte se está expandiendo, y ninguno se da cuenta. En el centro de la Tierra viven seres de dos a cinco metros de altura, de una tez totalmente blanca. Sus proporciones están determinadas por efecto de la fuerza centrífuga contraria a la nuestra.

    - Quisiera volver al tema de la Luna, y en concreto, a los viajes lunares tripulados. Cuando los americanos llegaron a la Luna, al parecer no vieron nada. Personalmente he hablado con Armstrong, y reafirmó no haber encontrado nada extraño. Se ha hablado de que en el cráter Aristarco, cuando se estaban acercando, vieron una luz. ¿Tiene usted idea de qué pudo ser aquello?

    - La luz del cráter Aristarco fue detectada por el observatorio holandés de Oudensbosch. También la vieron los astronautas, y preguntaron a la base sobre ello. La luz apareció poco antes del alunizaje, y ni los astronautas ni los técnicos que seguían el vuelo supieron interpretarla. En realidad era una señal de consentimiento, una señal de aprobación transmitida por los confederados del espacio a los primeros astronautas que llegaban a la Luna; pero los astronautas sintieron miedo.

    - ¿Tiene algo que ver esta señal con la conversación que sostuvieron los astronautas con la base diciendo que veían objetos enormes, conversación que fue censurada y vio la luz gracias a los radioaficionados que la captaron íntegra?

    - En efecto. Armstrong, Aldrin y Collins tuvieron miedo. No fueron al encuentro de los habitantes de nuestro satélite. Y los extraterrestres no quisieron aproximarse demasiado al Lem para no asustar a los dos hombres que, de haberse encontrado con seres vivientes sobre la Luna, hubieran regresado en mal estado a su nave, volviéndose incapaces de tomar las medidas necesarias para salvar la vida al regreso. Debo añadir que el mar de la Tranquilidad no es el más adecuado para alunizar. Es mucho mejor el mar de la Lluvia; cerca de él hay una ciudad subterránea tan grande como Milán.

    - ¿Por qué dice usted que los astronautas del Apolo no estaban preparados para ver a los extraterrestres?

    - Collins, Aldrin y Armstrong no podían hacer nada; porque habían llegado a la Luna imbuidos del espíritu de la máquina. Bormann hubiera sido el hombre adecuado para ir a la Luna, porque es el único que ha conservado su propia espiritualidad. Gagarin no tenía sentido espiritual alguno. Negó la existencia de Dios, y fue castigado. Los rusos, sin embargo, conocen muchas cosas. Por ejemplo, el Lunik fue enviado en órbita lunar porque se esperaba que se produjese un encuentro entre terrestres y extraterrestres.

    - Quisiera preguntarle también algo sobre Marte. Han llegado allí el Vikingo I y el Vikingo II. ¿Cree usted que hay vida en Marte?

    - Sí. En Marte hay vida, no material y regulada como la nuestra, sino dinámica. No sólo vida vegetal y animal, sino seres humanos. Los marcianos son altos, con los cabellos cortos y la cabeza un poco abierta, algo así como sucede con nuestros recién nacidos. Las madres marcianas no dejan a los niños sino en unas cunas mecánicas, donde no se apoya la cabeza… Incluso hay habitantes en Venus, en Saturno…

    - ¿Cómo son los animales?

    - En la Luna, en el subsuelo, existe un reptil con plumas que es muy inteligentes; aprende las intenciones de los habitantes y reacciona en consecuencia.

    - ¿Están muy desarrollados los marcianos?

    - En comparación con los marcianos, nosotros somos salvajes. El planeta, que está, como he dicho, habitado, tiene ciudades y jardines. Las ciudades se hallan construidas al lado de los canales que tienen algunos cientos de metros de profundidad. En las ciudades hay muchos jardines y ríos de agua purísima.

    - ¿Cómo no ha sido descubierto esto por las sondas enviadas a Marte, o ahora mismo por los dos Vikingos?

    - Sobre Marte se producen violentas tempestades de viento, y consecuentemente las ciudades están protegidas con una capa de energía que las vuelve invisibles a los terrestres. El último mensaje de Woodok respondía a esta pregunta de este modo: “La materia sublimada, vuelta en gran parte dinámica, podría ser el instrumento de la inteligencia o espíritu y desarrollar actividades totalmente diferentes de las que desarrollan los terrestres. Su naturaleza puede no ser visible, pero no por ello deja de existir necesariamente. Vosotros, terrestres, estáis en condiciones de ver todo lo que vuestro poder visual os permite. Sobre el planeta que vuestra ciencia sondea, con medios en consonancia con las facultades humanas, puede haber un movimiento de intensa vida no percibida por vosotros. Un día no lejano os daréis cuenta de esto, y entonces estaréis obligados a creerlo”.

    - ¿Por qué los marcianos no se manifiestan?

    - Lo están haciendo, pero no queremos entender. De todos modos, se han hecho tentativas de contacto oficial; mas dadas las reacciones de los terrestres, ya sean de miedo o de hostilidad, consideran todavía prematuro un encuentro.

    - ¿Con Venus pasa algo parecido? ¿Tampoco encontraremos vida allí?

    - Los terrestres hablan y discuten del planeta Marte, del planeta Venus, mas no tienen ni idea de lo que pasa allí. Ellos conocen nuestro retraso, pero no pueden comprender nuestra presunción en afirmar o negar a priori la posibilidad o no de una vida inteligente evolutiva o conscientemente activa sobre los otros planetas del sistema solar. Marte y Venus están habitados como nuestro globo, y no son tan disímiles de nuestro aspecto físico. La nube que cubre al planeta Venus es una nube artificial, una especie de pantalla protectora que su ciencia ha construido decenas de milenios antes de ahora, cuando colonizaron el planeta. Sabed que incluso conocen mucho mejor que nosotros nuestro planeta.

    - Quisiera, antes de terminar esta serie de preguntas, referirme a dos satélites: a Phobos y Deimos, que también tienen que ver con Marte. ¿Cuál es su opinión? ¿Son artificiales? ¿Están habitados?

    - En efecto. Son dos satélites artificiales. Phobos es una especie de laboratorio gigante, puesto en órbita por la ciencia marciana para el desarrollo de importantes funciones. Su actividad principal es la de transformar y conducir una enorme energía sobre el planeta por medio de las numerosas centrales generadoras en él instaladas. Tal energía les permite disponer de una incalculable fuerza motriz, apta para el servicio de las numerosas bases y las innumerables instrumentalizaciones en continua productividad. De esa energía cósmica sacan incluso elementos primarios indispensables para la psiquización y la animación de los elementos materializados, capaces de producirse según nuestra necesidad. Con la luz solar, su ciencia realiza valores vitales equilibrados, perfectamente idóneos para poner su estructura psico-físico-astral en una sintonía armónica.

    - ¿Cree usted que nuestros científicos podrán un día fabricar un ingenio como Phobos o Deimos y explotarlo en nuestro provecho?

    - Adoniesis dio personalmente esta respuesta sobre el tema: “CIERTO QUE ES POSIBLE PARA VUESTRA CIENCIA CONSTRUIR UN SATÉLITE COMO PHOBOS. Y CON EL TIEMPO TENDRÉIS QUE OCUPAROS EN ESTA EMPRESA PARA RESOLVER EL GRAVOSO PROBLEMA QUE YA ESTÁ PERFILÁNDOSE: LA CARENCIA DE LOS ELEMENTOS ENERGÉTICOS NECESARIOS SACADOS DE LOS COMBUSTIBLES TRADICIONALES. SERÍA JUSTO Y BENEFICIOSO PARA LOS TERRESTRES ACELERAR LA CONSTRUCCIÓN DE ESTOS MEDIOS, PERO CREO QUE LOS GRANDES FINANCIEROS Y LAS LUCRATIVAS EMPRESAS PETROLÍFERAS ESTARÁN DE ACUERDO Y HARÁN TODO LO POSIBLE POR DISUADIR A LOS CIENTÍFICOS QUE PRETENDAN INTENTARLO, PORQUE TAL PROYECTO AFECTARÍA A LA SEGURIDAD DE SUS RIQUEZAS.”

    - La crisis de materias primas ¿podría resolverse con la construcción de ingenios como Phobos o Deimos?

    - Permítame que le siga contestando con palabras del maestro Adoniesis: “TARDE O TEMPRANO OS VERÉIS OBLIGADOS A PONER EN PRÁCTICA UN PROYECTO COMO PHOBOS, CAPAZ DE TRANSFORMAR LA ENERGÍA SOLAR EN ENERGÍA MOTRIZ Y CONDUCIRLA SOBRE VUESTRO PLANETA. TARDE O TEMPRANO OS VERÉIS OBLIGADOS A RECURRIR A ESTA FUENTE INAGOTABLE DE ENERGÍA, CAPAZ INCLUSO DE HACEROS SALIR DEFINITIVAMENTE DE LA ERA DE LA COMBUSTIÓN, CON BENEFICIOS INMENSOS SOBRE EL PLANO ECOLÓGICO Y VITAL. PARA VOSOTROS SERÍA IMPORTANTÍSIMO INICIAR INMEDIATAMENTE LA CONSTRUCCIÓN DE INGENIOS DE ESTE TIPO, A FIN DE TRANSFORMAR LA ENERGÍA SOLAR. LA CREACIÓN DE UN INGENIO ASÍ REQUERIRÍA EL ESFUERZO DE TODOS, PERO SI LA CONSCIENTE RESPONSABILIDAD DE LOS GOBERNANTES PREVÉ ESTE PROYECTO, NOSOTROS OS AYUDAREMOS PROGRAMANDO MENTALMENTE A AQUELLOS QUE ESTÉN DISPUESTOS AL ESTUDIO Y A LA REALIZACIÓN DE UN PROYECTO COMO ÉSTE, QUE NOSOTROS LLAMAMOS EN VUESTRA LENGUA 'DESDE EL CIELO A LA TIERRA'”.
     
    Foro » EUGENIO SIRAGUSA » Eugenio Siragusa, libro: EL MENSAJERO DE LOS EXTRATERRESTRES » GIORDANO BRUNO. ITALIA (CUARTA GENERACIÓN)
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar