EUGENIO SIRAGUSA: EL CONTACTADO - Foro
Lunes, 2016-12-05, 8:30 AMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » MISTERIOS Y ENIGMAS REVELADOS » MISTERIOS Y ENIGMAS REVELADOS » EUGENIO SIRAGUSA: EL CONTACTADO
    EUGENIO SIRAGUSA: EL CONTACTADO
    bookFecha: Miércoles, 2012-11-14, 9:11 PM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de: http://www.unpuntoenelinfinito.com/biograf....to.html

    EUGENIO SIRAGUSA: EL CONTACTADO


    SIGNIFICADO DEL SÍMBOLO DEL ÁGUILA

    El águila es el símbolo de la tribu de Juan. El símbolo del Águila, el del sol y las siete estrellas han sido desde siempre el símbolo de la obra de Eugenio Siragusa y hoy también de la obra de Giorgio Bongiovanni. Se puede notar de todas formas una diferencia entre los dos símbolos.
    El águila de Eugenio Siragusa mira hacia oriente donde nace el Sol, mientras en el símbolo de Giorgio Bongiovanni el águila mira hacia occidente porque proviene del Sol.
    La llama es única aunque los aspectos sean distintos.

    La Redacción




    LA VERDAD SOBRE EUGENIO SIRAGUSA
    Por Giorgio Bongiovanni




    Hacía mucho calor en el verano del 1976 en Taormina. Mi hermano y yo estábamos regresando de las espléndidas islas Eolie bañadas del azul intenso del Mar Mediterráneo. Regresábamos a casa, hacia aquella tierra en forma de triángulo que en el antiguo texto bíblico es llamada "la Galilea de los Gentiles", esa misma tierra "más allá del río Jordán dónde se cumplirían milagros y prodigios". Durante el viaje nos acontece un hecho bastante extraño. Sentimos una voz que nos llamaba por el nombre, a pesar de quedar asombrados mantenemos el secreto. Algunas horas más tardes, encontramos un pariente que llevaba en el pecho un medallón, en el centro del cual había un rubí circundado y sujeto por una estrella de siete puntas. Curiosos, le preguntamos que era y él nos hablo de un hombre, un cierto Eugenio Siragusa que decía ser un contactado con seres provenientes de otros planetas. Instintivamente le explicamos lo acontecido y él nos aconsejo de hablar con este hombre. Fue solo alguna semana después que pudimos encontrarlo en persona. Vivía en las faldas del Etna, donde yo personalmente, en aquel tiempo con trece años, junto a otros amigos, tuve mi primer avistamiento exactamente algún minuto después del contacto de Eugenio con estos seres. De hecho, vimos un gran disco volante por encima del cráter en el noreste del volcán, moviéndose con el típico movimiento de una hoja muerta. Desde ese momento nuestra vida cambió radicalmente y Eugenio Siragusa se convirtió en nuestro maestro y padre espiritual.

    BIOGRAFIA:

    Eugenio Siragusa nace en Catania el 25 de marzo de 1919 de una familia de clase media.
    A la edad de dieciséis años se alista en la Marina Militar como submarinista, y durante la segunda guerra mundial recibe tres cruces de guerra al valor y certificaciones de "conducta ejemplar y valerosa".
    Empleado en la oficina de impuestos de Catania, se casa con Rosaria Mirabella, con la cual tiene dos hijos, Francesco y Liberto.
    Lleva una vida absolutamente normal, trabaja, se dedica a la familia, es muy querido por sus conciudadanos que lo consideran una persona recta y honesta.
    En 1951, improvisamente, empieza a escribir largos tratados de filosofía cósmica, conceptos totalmente fuera de su preparación cultural elemental.
    Se encuentra de hecho estudiando y aprendiendo lo que escribe él mismo, como si toda aquella sabiduría le proviniese de lo profundo de su ser, desconocido sin embargo por él mismo.
    Debe esperar otro año, antes de empezar a comprender lo que le está sucediendo.
    El 25 de marzo de 1952, el día que cumplía sus treinta y tres años, eran las cinco de la madrugada, cuando Eugenio se encontraba en la plaza de los Mártires, frente a la estación, donde normalmente tomaba el autobús para dirigirse al trabajo. No estaba de muy buen humor, hubiese de hecho preferido pasar ese día de fiesta con su familia.
    Mientras caminaba para llegar a la parada del autobús, vio de lejos, un pequeño objeto luminoso que del mar se acercaba a gran velocidad. Tenía una forma similar a la de un sombrero de cura y se movía a gran velocidad. Tenía un movimiento particular de expansión y contracción, una especie de sístole y diástole. Eugenio quedó aterrorizado porque rápidamente pensó en el lanzamiento de un ingenio nuclear. A pesar de que la luz se acercó, el miedo disminuyó, hasta desaparecer del todo cuando un rayo luminoso en forma de clavo invertido salió del objeto y lo compenetró.




    En aquel momento, no solo se desvaneció el temor, sino que una sensación de paz y amor nunca antes probada lo invadió completamente.
    Así como había llegado el objeto se fue, rapidísimo, con el mismo movimiento de sístole y diástole, desapareciendo a lo lejos como si fuera "el puntito de los viejos televisores cuando los apagas". Desde aquel momento Eugenio Siragusa no era más el mismo hombre.
    corriereRetoma su trayecto hacia la parada del autobús, pero se sentía completamente trastornado, tanto que todas las construcciones y todas las formas geométricas triangulares o rectangulares le parecían extrañas y hasta primitivas. Solo las estructuras arquitectónicas redondas o esféricas no le daban fastidio. Se movía lentamente, no lograba controlar los movimientos de su cuerpo como si en su interior vivieran personalidades diversas. Bajó del autobús, completamente absorto en sus pensamientos y profundamente desconcertado, tanto que el conductor que lo acompañaba al trabajo desde hacía más de veinte años, aún recuerda la cara de Eugenio Siragusa aquel 25 de marzo. Trastornado, decide volver a casa.
    Desde aquel día en adelante, su vida cambió radicalmente, aunque siguió trabajando honestamente y concienzudamente, como había hecho siempre en la oficina de impuestos hasta el 1972 cuando se jubiló.
    Desde el 1952 al 1962 recibe una preparación espiritual intensa y profunda a través de la telepatía o la sintonía directa. Escribe de hecho volúmenes enteros de enseñanzas de cada género; sobre el origen de nuestro planeta y sobre la creación del hombre, sobre la ley de la reencarnación, sobre la existencia de civilizaciones de otros mundos, sobre el misterio de la redención de Cristo, sobre la presencia en el planeta de grandes maestros espirituales, de seres extraterrestres que nos vigilan siempre de cerca, sobre la indispensable experiencia de la materia para lograr la beatitud, sobre la situación degenerativa del hombre y otros muchísimos conceptos de naturaleza espiritual. Estas enseñanzas, que incluían también las instrucciones para el desarrollo de su misión, provenían de los "seres de luz", como él mismo los definía. Eran seres multidimensionales que proyectaban su espíritu en sus vidas paralelas. El era compenetrado por un gran espíritu mutante, Cagliostro, Hermes Trimegisto, Giordano Bruno, Rasputín, Juan el Evangelista, y aprendía el pensamiento en su profundidad. Ha efectuado mapas y diseños entre los cuales el movimiento de las placas y la deriva de los continentes, instruido en aquel caso, por su descubridor Wegener.
    monte2alturaeugenioEl 30 de abril de 1962 empieza para Eugenio Siragusa la misión pública. En aquel día tuvo de hecho el primer contacto directo con estos Seres provenientes de otros mundos. Se encontraba en su casa cuando sintió una llamada interior, se asomó a la ventana y vio uno de estos objetos sobrevolar el volcán Etna. Subió en su Fiat 600 y emprendió la fuerte subida que lo llevó a la altura de 1400 metros sobre el monte Sona-Manfré, cráter apagado en la ladera del volcán. Dejó el coche y empezó a caminar. Cuando alcanzó un cuarto de la subida, cerca de una encina, vio dos seres luminosísimos, de casi dos metros de altura; la emoción lo paralizó, pero como la primera vez, fue fulgurado por un rayo de luz que lo tranquilizó totalmente. Los dos "Seres de luz" estaban compuestos totalmente de energía, su piel era muy clara, casi transparente, los cabellos largos hasta la espalda, uno rubio y el otro moreno, los ojos grandes y bellísimos de diferentes colores. Vestían monos adherentes, pulseras que ceñían las muñecas y los tobillos, debajo de los brazos llevaban un casco y emanaban una luz resplandeciente.
    Sus nombres eran Asthar Sheran e Itacar, seudónimos que dio Eugenio Siragusa con la finalidad de que nadie pudiese falsificar o manipular los mensajes que recibía de ellos. Asthar Sheran significa "jefe santo" mientras que Itacar "representante del planeta Masar o Marte". Eran seres solares, es decir, que habitaban en los astros y eran aquellos que lo habían preparado en estos diez largos años para confiarle una misión. Le revelaron además de ser aquellos que hacía dos mil años habían acompañado a Jesús Cristo en su venida a la Tierra. Le dieron un mensaje para revelar a todos los jefes de estado con el fin de que las políticas mundiales se convirtieran en una colaboración recíproca según las enseñanzas divinas y que sobre todo, cesaran los experimentos nucleares extremadamente peligrosos para la misma supervivencia del planeta Tierra. Eugenio se mete enseguida al trabajo que le ha sido confiado, y sostenido por un grupo de amigos con los cuales había dado vida al "Centro Studi Fratellanza Cósmica" inició su obra de divulgación.
    Muchas otras veces más Eugenio encontró estos seres. Narra, en particular, cuando fue llevado a bordo de un medio volante junto a un contactado de Bolonia, Luciano Galli, ahora desaparecido.
    lunanegraEra 1969, se encontraba en Ragalna, cerca de Nicolosi, cuando tuvo este contacto, durante el cual es conducido a la “Luna Negra”, una plataforma espacial que recorre la órbita entre la Luna y Venus. Allí vio cuerpos aparentemente sin vida. Le explicaron que eran cuerpos cuyos espíritus, según un procedimiento de desdoblamiento controlado, personificaban algunos seres en la Tierra con el fin de cumplir una misión.
    Eugenio tuvo 36 encuentros de este tipo, miles de contactos por sintonía directa (espíritu-espíritu), por vía telepática y tantos otros mensajes. Después de una serie de conferencias en Italia, en 1972, dan inicio los numerosos viajes de Eugenio Siragusa en todo el mundo. Se dirigirá de hecho a América Latina, España, Holanda, Francia, Alemania, Canadá y Suiza (Ginebra) donde en el 1971 fundó el "Centro Internacional" y puso en marcha la publicación de los periódicos mensuales.
    Por todas partes se empieza a hablar de su experiencia. En 1978, dos meses antes de que fuese arrestado, cierra el "Centro Studi Fratellanza Cósmica". El 23 de noviembre del 1978 es conducido a la cárcel de Catania y precisamente en "la Casa Circondariale de Plaza Lanza", acusado de crímenes nunca cometidos. Será de hecho absuelto plenamente porque "el hecho no subsiste" el 5 de abril de 1982, año en el cual su caso judicial es archivado definitivamente. Sucesivamente Eugenio Siragusa limita su obra a la preparación de hombres y mujeres que él considera "iniciados" y a escribir mensajes prevaleciendo los de amonestación y de preocupación por el futuro de las generaciones jóvenes.




    En setiembre de 1992, delante de los representantes de todos los grupos esparcidos por el mundo que han seguido su obra, a las cámaras de diferentes órganos de prensa sobre todo internacional, puso de manifiesto su retiro oficial de la parte pública de su misión, en obediencia a lo que le habían comunicado los extraterrestres.
    En particular, dejó oficialmente en manos de quién escribe la responsabilidad de seguir la Obra de divulgación.
    Eugenio Siragusa vivía en Nicolosi donde residía desde 1977 con su segunda mujer; Miguela Lecha y el hijo que tuvo en 1979, Eli Paolo.
    Después de la separación oficial del suscrito, acontecida en 1998 por diferencias de metodología, Eugenio recientemente difundió a través de sus más estrechos colaboradores y en las páginas de internet cuanto sigue:
    "Está bien que se sepa, de una vez para siempre, que no hago más parte de ningún grupo cultural y de ninguna asociación científica de la Tierra. Los días que me quedan por vivir en este mundo, permanecen ligados a los amigos que quiero y amo fraternalmente.

    Con Devoción.
    Eugenio Siragusa. Nicolosi
    21 de noviembre 1998".



    PRUEBAS FOTOGRAFICAS:

    Eugenio Siragusa no ha suministrado muchas pruebas fotográficas y filmaciones de sus contactos, como contrariamente hicieron otros pioneros del contactismo como Adamski y Meier.
    Son los mensajes, sus profecías, en gran parte verificadas, y los testimonios oculares, en constituir la mayor garantía de la autenticidad y de importancia de su contacto.
    De cualquier modo, a pesar de ello, no han faltado documentos fotográficos de notable interés que en cada caso han sido hallados siempre durante los diversos contactos de Eugenio.




    La serie de imágenes sacadas por Antonio Giannuzzi, un operador del “Centro Studi Fratellanza Cosmica" de Lecce en 1975 bajo indicación específica de Eugenio constituye una de las mejores colecciones. Podemos claramente ver como el objeto pasa del estado físico al de energía-luz. Más veces de hecho, el contactado ha explicado como estos Seres están en grado de manipular la luz y la materia así como nosotros manipulamos la arcilla.



    De particular relieve son en cambio las fotografías de estas huellas gigantes (foto A) sacadas durante una excursión de espeleólogos en 1970 en el Etna a 3.170 metros de altura. Al principio se pensaba que podían pertenecer a una especie de hombre de las nieves que habitaría en el volcán. Eugenio Siragusa en cambio, explicó que se trataba de las huellas dejadas por el soporte de un tipo de astronave de forma semi-oval que permitiría una mejor estabilidad en el terreno escarpado o accidentado (foto B). Pruebas de un tal tipo de vehículo se han encontrado en Australia (foto C).
    En los años 60' además, un grupo de monjes tibetanos le envió la fotografía de un rostro semejante al del Maestro Jesús formado en las cenizas de un fuego sagrado. Eugenio reconoce en aquel rostro el "Consolador Prometido"; Juan el Evangelista (foto D).
    Por lo que se refiere en cambio a las imágenes que nos revelan seres extraterrestres, divulgadas por Eugenio, recordamos el rostro anímico del ser Asthar Sheran (foto E) y el rostro físico (foto F) enviados del "Círculo Mediúmnico de la paz de Berlín" que él reconoce la semejanza en todo a lo que pudo ver durante el encuentro acontecido en el Etna en el 1962.




    La única fotografía que Eugenio realizó personalmente en Catania en el 1972 con una cámara fotográfica Minolta, fue la del Ser extraterrestre que él definía Adoniesis.
    De hecho, él le concedió dejarse fotografiar.
    Su naturaleza de luz imprime la película y el resultado es lo visible en el recuadro (foto G) con los relativos análisis efectuados con la computadora que evidencian el ser. Se distinguen con claridad los grandes ojos y la silueta de la nariz, pero el rostro aparece protegido por un casco y a la altura de la boca se deja ver un aparato (astro-audio), similar a un micrófono. Por la fisonomía del rostro no es posible distinguir si el ser es masculino o femenino. Eugenio, de hecho, explicó que se trataba de una entidad muy evolucionada andrógena de la quinta dimensión.


    MENSAJE Y PROFECIAS SIRAGUSA:

    En el transcurso de más de cuarenta años de obra, Eugenio Siragusa ha recibido y escrito cerca de tres mil mensajes que abrazan cada esfera de la filosofía y de la vida práctica. Los primeros, y quizás los principales, se refieren a la triste llamada de arrepentimiento que los seres de luz han dirigido a la humanidad. Su mensaje de hecho tiene como fin principal el despertar de las consciencias, a fin de que el hombre pueda realizar la propia identidad espiritual y desarrollar según la natural ley de causa efecto, que obra a través del procedimiento de la reencarnación.
    Aquellos que de hecho no ponen en práctica las enseñanzas divinas, poco importa a través de cual maestro las haya conocido, retrocederá al alma colectiva animal, perdiendo el Ego Sum, o bien el espíritu que permite de ser conscientes de la verdadera naturaleza eterna de cada uno de nosotros.
    Eugenio no ha hecho nunca parte de ninguna institución o iglesia, el único credo religioso que ha abrazado se resume con "ama a tu prójimo como a ti mismo".
    Los escritos de Eugenio tratan también de temas científicos y tecnológicos.
    Excluyendo totalmente la peligrosa utilización de la energía nuclear, estos seres sugieren a los sabios terrestres, a través de este instrumento, la utilización de energías limpias como la solar y cada recurso natural que no ponga en peligro el equilibrio del planeta. A esta intención Eugenio enseñó además que el planeta Tierra es un ser vivo, que como cada cosa viva obra y procede a las situaciones circunstantes, por lo tanto, los ingenios nucleares hechos explotar en su interior y todos los tipos de contaminación, del aire, tierra y agua, son causas que antes o después tendrán un efecto. Los terremotos, las inundaciones, los trastornos climáticos, los huracanes, no son otra cosa que el resultado de los graves desequilibrios debidos a la falta total de responsabilidad hacia el ambiente y hacia las generaciones futuras. "Ciencia sin consciencia" es en un cierto sentido el lema intermitente en cada mensaje que se refiere a científicos y médicos que obran concentrándose solo en el efecto inmediato de su comportamiento sin buscar la solución de los problemas desde el origen, a la Causa. Por este motivo, son violentas las condenas contra quién aborta sin saber que la pequeña célula generada representa en sí la vida y quien extrae y trasplanta los órganos sin saber que el donante está todavía vivo y que cada uno de los elementos de nuestro cuerpo experimenta y acumula informaciones necesarias a su evolución. Los mensajes consideran después también los aspectos más prácticos de la vida cotidiana. A partir de la constitución social y política en práctica en sus planetas, fundada principalmente sobre la justicia y sobre el intachable derecho a la vida, los seres de luz han donado enseñanzas también sobre la relación hombre mujer y, capítulo para ellos muy querido, sobre la educación de los jóvenes desde la adolescencia hasta la madurez. En particular, la mujer está considerada copartícipe del amor creativo del Espíritu Santo y adquiere un rol determinante en el interior de la familia.
    Es prácticamente imposible resumir la importancia de la profundidad de todos los mensajes de Eugenio en pocas líneas.


    LAS PROFECIAS:

    Entre todos los escritos de Eugenio Siragusa, las profecías merecen una atención particular. Con el fin de evitar muchos de los graves problemas que ahora nos encontramos, con el deber de afrontar sin saber como resolverlos, los extraterrestres predijeron a Eugenio muchos eventos seguidamente verificados.
    Desafortunadamente las profecías sobre el Sida, sobre los terremotos en la madrugada del día siguiente a un test nuclear, sobre el universo viral, es decir, sobre la difusión de nuevas terribles pestilencias como el Harbar, la peste de las neuronas del cerebro, hoy identificada por los científicos en los asesinos, sobre la droga que estaría a la mano de cada muchacho más o menos joven, rico, pobre... y sobre las oscilaciones del eje magnético terrestre con consecuentes cambios climáticos, se han realizado. Afortunadamente, se verificó también cuanto había dicho sobre la crisis de Cuba, o sea, que no habría comportado el riesgo efectivo de un tercer conflicto mundial. Van agregadas a esta lista aquellas predicciones que no pueden decirse propiamente profecías. El, más que otra cosa había pre-anunciado descubrimientos científicos, como el agua sobre la Luna y la prueba de nuestra descendencia de la serpiente emplumada, dada recientemente por el licenciado Russel.
    Fue el primero en absoluto en revelar la presencia de seres extraterrestres angelicales durante las apariciones Marianas y fue entre los valerosos pioneros que divulgaron el Tercer Secreto de Fátima en la plaza San Pedro.
    Aún antes de que se hablase de la raza de los "grises", él había ya distinguido seres "consoladores" que nos visitaban para instruirnos y seres "castigadores" con la tarea de intervenir, si fuera necesario, duramente, en caso de riesgo de destrucción del planeta, como aconteció en Sodoma y Gomorra. Dos tipos de razas al servicio de la consciencia divina a fin de que se cumpla el programa cósmico de evolución de nuestro planeta.
    Las profecías de Eugenio para el final de los tiempos son en cambio muy duras. Muchas veces anunció la llegada de un cometa que podría destruir la Tierra, habitada por una humanidad sorda y ciega a las continuas amonestaciones y peticiones de arrepentimiento. De cualquier modo la más grande e importante profecía, es la del próximo retorno de Jesús Cristo que, como él mismo prometió, acontecería en silencio, cuando ninguno lo esperare, pero esta vez "...con gran potencia y gloria... para juzgar a los vivos y a los muertos".


    POLEMICAS:



    Un hombre como Eugenio Siragusa no podía no suscitar polémicas. La prensa, así como todo el mundo ufológico, no ha logrado nunca demostrar con alguna prueba la no autenticidad del "contacto Siragusa", pero se echaron encima de él cuando el diario "Nonsiamosoli", del cual en aquel tiempo el que escribe era jefe redactor, publicó la "cuenta atrás". Eugenio Siragusa había preanunciado que un asteroide pasaría cerca de la Tierra y que hubiera incendiado la atmósfera en agosto de 1991. No pretendemos de hecho desmentir cuanto él a difundido, queda sin embargo el hecho de que una profecía está siempre precedida de un "si" que obliga el realizarse de un cierto hecho a la voluntad del ser humano. En este caso, el asteroide no incendió, afortunadamente, la atmósfera de nuestro planeta, pero orbitó muy cerca... no fue aquel el tiempo.
    Sin embargo, permanece el hecho de que esto no sea suficiente para archivar el caso en el registro de los falsos, visto y considerado, además, que pocos, poquísimos, han investigado seriamente su experiencia, trasladándose en el lugar y buscando comprender hasta el fondo la importancia de su mensaje. Aquellos, en cambio, que han desarrollado una investigación seria y esmerada como el escritor Victorino del Pozo en los años '70, el antropólogo Michael Hesemann y el periodista Jaime Maussan en los años '90, han divulgado la historia de su experiencia con sumo respeto.


    MENSAJE:



    Cuidar seriamente y concienzudamente a la juventud.
    Si descuidáis además sus naturales exigencias, pondréis en fermentación negativa sus avanzados ideales de justicia, de paz y de amor. Sus reacciones odiosas y delictuosas se amplificarán y será difícil contenerlas. Su proceso genético ha padecido profundas modificaciones, y si este proceso es ignorado, su dinamismo psíquico será seriamente turbado con consecuencias graves.
    Está bien que sepáis también que las vibraciones mentales de vuestros jóvenes están vinculadas por ideales comunes, aunque sí en parte, instrumentalizadas por las fuerzas oscuras del poder egoísta que quiere dividir, en lugar de unir.
    En nuestros planetas, la juventud es la continuación, no solo de la especie, sino también de los altos valores espirituales, morales, sociales y científicos de nuestra evolucionada civilización. Sobre ellos, está dirigida nuestra máxima atención, y nuestros cuidados están vivificados por el perfecto conocimiento del continuo proceso evolutivo de la especie.
    Nosotros observamos que la juventud terrestre está abandonada a si misma o engañada y vuelta estéril, o peor, instrumentalizada par fines no ciertamente nobles.
    Saber finalmente que los jóvenes de vuestro planeta poseen poderes psico-físicos escondidos de no descuidar, sino de educar y aprovechar para una aportación ciertamente evolutiva en todos los campos de vuestro plano existencial.
    Os exhortamos a vigilar seriamente y concienzudamente a vuestra juventud.
    Paz.

    De la Cristal-Bell
    Woodok a través de Eugenio Siragusa

    Nicolosi 4 de febrero 1977, Hora 12:00


    EL FANATISMO:

    "El fanatismo es la exaltación de aquello que no existe". Con su extrema capacidad sintética Eugenio me transmitió este concepto fundamental.
    El riesgo del fanatismo alrededor de un hombre carismático como Eugenio Siragusa, ha sido puesto en evidencia muchas veces por sus adversarios. De hecho ha estado y aún está. No obstante su naturaleza humana, no entendemos atribuirle ninguna responsabilidad de las actitudes de aquellos que se mueven alrededor de él, a su experiencia de contacto, a su mensaje y a su obra.



    EUGENIO SIRAGUSA, UN PERSONAJE INCOMODO:

    La mañana del 23 de noviembre de 1978, la policía judicial de Catania detuvo y seguidamente arrestó al contactado Eugenio Siragusa con gravísimas acusaciones: violencia carnal, plagio, abuso de la actividad médica y estafa. La denuncia fue hecha por dos cónyuges americanos, estrechos colaboradores de Eugenio Siragusa; Kelly y Leslie Hooker. Apenas terminadas las formalidades es inmediatamente trasladado en la cárcel de Plaza Lanza y encerrado en la celda número 5.
    La mayor parte de las acusaciones decaen en fase de instrucción, permaneciendo solo la imputación por estafa. También de esta acusación, Eugenio Siragusa es completamente absuelto con fórmula plena el 5 de abril de 1982, porque el hecho no subsistía.
    Recuerdo con orgullo un muchacho de quince años, junto al hermano de dieciocho, que demostraba en las plazas y bajo la cárcel la inocencia de Eugenio y que testimonió en el proceso a su favor. Quisiera que también todos los fanáticos que lo circundan hoy se acordasen de que aquel muchacho era yo.
    No nos detendremos en las investigaciones, en los interrogatorios, en la vulgar e infamante campaña de descrédito de la prensa que directamente lo parangonó a los jefes de una secta que hicieron morir de pena a una niña porque se debía reencarnar.
    No puede ser omitido el hecho de que en 1978 las filas de la prensa, de la magistratura, e incluso de la clase política eran tendidas por la logia masónica P2 guiada por Licio Gelli. Tenemos motivos para creer que más allá de la denuncia en si misma, fue orquestado un complot nacional e internacional para hacer callar un hombre vuelto instrumento de civilizaciones superiores, para volver a llamar a la humanidad a las enseñanzas divinas.
    No es ni siquiera el caso subrayar la pena que prevé por el comportamiento deplorable de los representantes al vértice de la organización ufológica nacional, que durante una transmisión del conocido periodista Maurizio Costanzo brindaron al arresto de Eugenio, volviéndose así cómplices de un poder que, OVNI aparte, ha quitado 72 largos días de vida a un hombre inocente, devuelto a casa por su familia el 5 de febrero de 1979.
    De subrayar finalmente el testimonio de los mismos seres extraterrestres, los cuales, con sus medios, se mostraron públicamente. De hecho, durante la injusta prisión de Eugenio Siragusa, desde el noviembre de 1978 hasta marzo de 1979 y meses sucesivos, se registró una de las más grandes olas de avistamientos OVNI en la historia.
    Más de 20.000 denuncias de avistamientos, la mayor parte realizadas por policías, carabineros o funcionarios de las fuerzas del orden.
    Una prueba tangible del contacto de Eugenio Siragusa con los seres Extraterrestres, los cuales con estas demostraciones sostenían su inocencia.
    En cambio, de la ufología sería el caso de hablar de un sanedrín, entre otras cosas aún vigente, pero afortunadamente, en el día de hoy, está perdiendo fuerza.
    La aparición cada vez más frecuente de estos seres y la difusión de revistas como la presente, han permitido que esta materia de estudio se abriese al aspecto más importante: el espiritual.
    El sacrificio de Eugenio Siragusa ha servido para hacer comprender a la comunidad ufológica y a toda la humanidad, la intención de estos seres extraterrestres de ayudarnos para comprender finalmente no solo quienes son, de dónde vienen y que quieren, sino también y sobretodo quienes somos nosotros.



    ESCRITO DE EUGENIO SIRAGUSA DESDE LA CARCEL:

    "La prueba del 9". “El injusto y diabólico complot contra mi persona y contra mi obra sensibilizadora de la realidad de los OVNI y de su profundo significado moral, social, científico y religioso es, sin ninguna duda de mi parte, rechazado por quién hace parte inseparable de mi verdad.
    Las claras manifestaciones que corroboran, en modo sumamente significativo, mi sinceridad y mi firme credo sobre los ovnis y sobre aquellos que los pilotan, es el apoyo y el aval de su benevolencia y su estima. Todo esto no me sorprende en cuanto que los conozco muy bien y conozco, sobre todo, su ilimitado amor y sus metodologías.
    ¡No son payasos de circo! Saben lo que hacen y saben lo que quieren, aunque en la Tierra se les escarnece y se burlan de ellos. El tiempo es el más galán de los hombres y quién vivirá verá. Yo ya lo he visto y por ello este temporal sufrimiento me pesa poco aunque si el epílogo debiese ser mi partida, mi retorno, premio de una dura aunque fecunda fatiga llevada a una humanidad sufriente mantenida ciega y sorda por quién a tenido el interés que así permanezca”.

    Eugenio Siragusa
    Cárcel judicial de Catania. Cubículo 5, 12 de diciembre 1978


    EUGENIO CONTACTA AUTORIDADES:

    Eugenio Siragusa alcanzó mucha aceptación sea de la parte de autoridades políticas como religiosas. Entre otros Papas, Pablo VI, el Cardenal Sin de Manila, el Presidente americano Eisenhower, el presidente francés De Gaulle.
    También con radio Moscú hubo un cambio epistolar amigable.




    MI ENCUENTRO CON EUGENIO SIRAGUSA:



    Segunda mitad de los años '70. Era un día sombrío.
    Nos encontramos todos en la sede del "Centro Studi Fratellanza Cosmica".
    Tenía trece años y aquel día tenía fiebre.
    Me parece aún sentir el perfume de zagara como si fuese ayer, recuerdo perfectamente la sonrisa con la cual me saludó, como si hubiese reencontrado un viejo amigo de un tiempo lejano.
    giorgioyeugenioPor diez años me instruyó de una sabiduría proveniente de otros mundos...
    He leído todos sus mensajes de los cuales poseo el archivo completo, he escuchado más de 1000 cintas de audio cassette grabadas durante sus conferencias y durante sus lecciones espirituales, he estudiado, amado y amo profundamente su humanidad y su personalidad espiritual y de él he heredado la misión de estigmatizado que debo cumplir.
    El de hecho sabía que cosa me esperaba.
    No bastaría un libro para catalogar todo aquello que he aprendido de él.
    Entre las tantísimas inestimables perlas, quiero recordar el supremo valor de la justicia, sin el cual no pueden existir ni paz ni amor, la sinceridad con la cual me ha enseñado a dirigirme a la divinidad pidiendo explicaciones y la libertad de pensamiento y elección, principio por el cual hoy, paradójicamente, me encuentro en desacuerdo con él.
    Mi separación es debida a mi idea progresista de la obra, mientras la suya es más conservadora. No hablaré enteramente del motivo por el cual la relación con su familia es tensa y difícil.
    Lo que espero con temerosa expectativa y lleno de esperanza, es que estoy absolutamente seguro que es la ocasión para acercarme a Eugenio, mi Padre Espiritual.

    Giorgio Bongiovanni
    (Artículo extraído de la revista Nonsiamosoli)


    LAS OBRAS ESCRITAS:




    Han sido diversas las obras publicadas en la historia y sobre la experiencia de Eugenio Siragusa. En particular aquellas redactadas por Victorino Del Pozo y distribuidas en España y en América Latina, que fueron best-seller.
    Es de subrayar que Eugenio ha rehusado siempre los derechos de autor. Casi todas las publicaciones han sido traducidas en más lenguas. "Humanidad, adónde vas?", por ejemplo, ha sido publicado también en ruso. Son de agregar a la presente lista todos los boletines publicados por el "Centro Studi Fratellanza Cosmica" que han sido todos traducidos en 6 lenguas. Todos estos textos, con la excepción de la trilogía de Del Pozo, han sido siempre difundidos a oferta voluntaria.

    Trilogía de Victorino Del Pozo:
    “Siragusa: Mensajero de los extraterrestres”
    Madrid, 1977 edic. Barath.
    “Siragusa: El anunciador”
    Madrid, 1979 edic. Barath.
    “...y III. Verdad y persecución de Siragusa”
    1984 edic. Barath.

    Orazio Valenti, Mª Antonietta De Muro:
    “Los gigantes del Cielo”
    1984 edic. Nedi.

    Filippo y Giorgio Bongiovanni:
    “El contactado”
    1989 edic. Giannoni Editore.

    Orazio Valenti:
    "Humanidad Adónde vas?”
    1993 Franchellucci Editore.
    "El águila de oro" 1998.
     
    Foro » MISTERIOS Y ENIGMAS REVELADOS » MISTERIOS Y ENIGMAS REVELADOS » EUGENIO SIRAGUSA: EL CONTACTADO
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar