El hombre y la Cruz - Foro
Viernes, 2016-12-09, 3:13 PMBienvenido(a) Visitante | RSS
CONTACTO ADONAY
ENTRADA
TEMAS MAS LEIDO
  • LECCIONES DE CONCIENCIA CÓSMICA (9)
  • LO QUE LOS EXTRATERRESTRES HAN DICHO A GIORGIO BONGIOVANNI (4)
  • HISTORIA DE LA HUMANIDAD TERRESTRE (4)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • LABORIOSIDAD INTERPLANETARIA (3)
  • AMA A TU PROJIMO MAS QUE A TI MISMO (3)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • BARATH, ATLÁNTIDA, ISLA POSEIDÓN (3)
  • GRIGORRI RASPUTIN. RUSIA (2)
  • IMPORTANTE LEER : LOS HIJOS DEL SOL Y LOS HIJOS DE LA TIERRA (2)
  • IR A: VIDEOS - BLOG  [ Mensajes privados() · Nuevos mensajes · Participantes · Reglas del foro · Búscar · RSS ]



    Página 1 de 11
    Foro » MISTERIOS Y ENIGMAS REVELADOS » MISTERIOS Y ENIGMAS REVELADOS » El hombre y la Cruz
    El hombre y la Cruz
    bookFecha: Domingo, 2012-11-04, 10:15 AM | Mensaje # 1
    Visitante
    Grupo: Visitante
    Mensajes: 844
    Premios: 0
    Reputación: 0
    Estatus: Offline
    Extraido de
    http://www.edicolaweb.net/nonsoloufo/610918e1.htm


    ¡RECUÉRDATE HOMBRE!

    ¡PÁRATE! No vuelvas a repetir el mismo camino por el que has sido maldito. Medita, escruta en lo profundo de tu alma y verás que, además de la Gran Luminosa Cruz, te volverás a encontrar a ti mismo, aterrorizado, culpable, de rodillas ante el gran pecado, en espera del misericordioso perdón de Dios y de los Cielos.

    En aquel remotísimo tiempo toda la humanidad del Planeta Lucifer se sentía irremediablemente perdida. Ahora ya no había esperanza de salvación y era necesario huir, huir lo más pronto posible. Miles de naves espaciales estaban listas y otras llegaban del Planeta Marte y del Planeta Saturno. El planeta condenado a muerte por una lenta y progresiva desintegración ya estaba próximo a alcanzar el punto crítico. Era ya imposible para aquella energía loca y destructora.

    La tierra que entonces se encontraba en la órbita del actual planeta Venus y este en la del planeta Mercurio, fue la meta de una gran parte de los fugitivos. En el firmamento miles de transatlánticos espaciales circulaban entre el planeta agonizante y la Tierra, Marte y Saturno, los lugares más cercanos para encontrar refugio. Llevaron con ellos cuanto era posible, pero no todos pudieron ser salvados.

    La Tierra todavía en un estado primitivo y poblada exclusivamente por enormes animales, no se volvía del todo acogedora, pero como refugio provisional, en aquel desesperado momento, había sido considerada providencial. Criaturas de ambos sexos y de diferentes razas creyeron encontrar un temporal acomode en espera de los acontecimientos. El tiempo de lo peor ya estaba cercano y mientras en el planeta, agonizante, millones de criaturas esperaban la salvación, una visión apocalíptica y con un inmenso resplandor, atroz, golpeó la aterrorizada mirada de los salvados.

    El cielo se había vuelto luminoso y pavoroso. Una célula del Universo había sido asesinada por el hombre rebelde, desobediente a las Leyes del Cosmos. Una grave culpa que no puede ser fácilmente borrada y que el Cosmos castiga severamente.

    El caos en todo el sistema solar fue de enorme alcance y muchos otros planetas, comprendida la Tierra, arriesgaron a ser lanzados fuera del propio equilibrio. El Sol vibró fuertemente dejando escapar de su propia superficie una enorme masa de materia incandescente que después debía asentarse en una órbita muy próxima al Sol y que nosotros, luego, debíamos llamar Mercurio. La Tierra, Marte y Venus y todos los planetas del sistema solar recibieron enormes choques, mientras las gigantescas rocas del planeta destruido se dirigían en todas las direcciones del espacio sideral. Muchos de estos pequeños mundos encontraron un asentamiento definitivo orbitando en la proximidad del planeta Saturno.

    La perturbación del sistema solar fue desastrosa y el planeta Tierra, este mundo de manto azul, sufrió, además de los choques, el desplazamiento del eje polar y por consiguiente todos los efectos de esta no menos desastrosa causa: erupciones, levantamientos y hundimientos de la corteza terrestre, invasión loca de las aguas, movimientos telúricos de gran alcance. Los seres que en ésta habían buscado un refugio temporal para salvar la vida, fueron diezmados y sus aparatos, estacionados, fueron completamente destruidos y tragados por la tierra y las aguas en movimiento. Los supervivientes no eran muchos, ahora la lucha por la sobrevivencia se había vuelto desesperada y sus mentes trastornadas por los inmensos sufrimientos psíquicos provocaron la completa anulación de su personalidad.

    Pasó mucho tiempo y lentamente se iba borrando de su mente la imagen de tanta tristeza. El recuerdo de haber venido del cielo no les abandonó nunca y durante milenios cantaron esta su gran verdad.

    El tiempo pasaba y el relato de los Padres tejía fábulas, sueños, pesadillas y fantasía en la mente de los descendientes, ahora tan diferentes en el cuerpo y en el espíritu.

    Recomenzaban y construían mejor que antes, viviendo con más férrea voluntad y con una fe inquebrantable. Lo que más preocupó a los Sabios de entonces fue la reminiscencia de una terrible fuerza de dominio y de guerra que, poco a poco, se iba formando en el ánimo de muchos. El instinto del funesto pasado se despertaba, también del largo letargo y, entre las cosas buenas que la mente realizaba, las malas eran las más grandes y las más terribles. Esto preocupó muchísimo a la infalible Inteligencia del Cosmos e igualmente preocupó a aquellos que, iniciando la gran exploración de los mundos nuevos, después de la inmensa, apocalíptica, catástrofe acontecida en nuestro sistema solar, habían conocido el destino de aquellos que buscaron, en el remotísimo tiempo, salvación sobre la Tierra.

    Diez mil lejanos años de nuestro tiempo ellos conocieron nuestro mísero estado psicológico e hicieron de todo para hacernos mejorar rápidamente, dejando sobre la tierra maestros insignes de cultura universal. Muchos de ellos vivieron largo tiempo sobre la tierra y, a menudo, sacrificaron su vida con una pasión pura, angélica, santa

    Sus enseñanzas y sus conocimientos fueron de muchísima ayuda para mejorar progresivamente el proceso evolutivo de las razas. Su saber era infinito y sus conocimientos exactos.

    Nos consideraban, nos ayudaban, nos compadecían, pero debían mantenerse, necesariamente, alejados, ocultos, escondidos con todos sus conocimientos en aquel tiempo incomprensibles, tanto como hoy. Muchos de ellos se sacrificaron por nuestro bienestar y tantos otros realizaron cosas maravillosas, inconcebibles para las mentes de entonces.

    Ezequiel, en su libro (Sagrada Biblia) los describía así: "La primera visión de los Querubines". Eran ellos y desde el primero hasta versículo veinticuatro de su libro Ezequiel lo afirma en el modo más claro e inequívoco. Estaban con nosotros porque querían, a cualquier precio, realizar un gran bien para sus semejantes en cautividad. El gran acontecimiento acaeció, la hora del perdón había llegado y la paz se debía concluir en la señal de la cruz y del sacrificio.

    El hombre y la cruz se volvieron un símbolo que debía sacudir para siempre al alma humana. Debía recordar algo, muy grande, de indiscutible verdad que quedó impresa en la gran bóveda celeste; principalmente debía hacernos meditar, comprender y con la más razonable convicción, sentirnos culpables de un gran pecado, de una desobediencia hacia DIOS y todas las almas vivientes del cosmos.

    Pero, una vez más, el hombre nutrido con la carne de la bestia felina, no quiso comprender, no quiso sentir, sobre todo no quiso aceptar un cambio radical de su vida absurda e inconcebible. Era lo que era y debía sudar sangre, sufrir todavía para poder comprender mejor su verdadera naturaleza, su blasón. Y, he aquí nuestros tiempos, tiempos de gran progreso material y de regresión espiritual. Una infinita reminiscencia que marca las cosas más impensadas y las edifica con desconcertante prontitud.

    Los aviones, los coches, los navíos, los grandes mecanismos, los rascacielos, empresas de fábula y de disfrute de los recursos que este mundo, ya adulto, nos ofrece con tanta profusión.

    ¡No basta! Ha habido una reminiscencia incontenible y tan peligrosa que ha puesto en alarma a nosotros y a otros, la energía atómica, un monstruo oculto y de inaudita violencia destructiva tienta, nuevamente, insertarse amenazante en la ya vieja historia de nuestro sistema solar. Parece que la misma mente de entonces se haya posesionado de esta caótica energía y que, inmutada irresponsabilidad, intenta emplearla como medio de destrucción y de muerte. Una vez más, el hombre pone en peligro la existencia de un mundo y de todo lo que contiene con tanta inaudita ligereza.

    Pero, por providencia de todos, las malas intenciones de los pocos y el espanto de los muchos, han atravesado el océano inmenso del espacio sideral para alcanzar el corazón y la mente de los justos, de los mejores, de aquellos que, más y mejor que nosotros, conocen la Ley del Universo. Ahora se ha llegado al tiempo en el que no es posible no comprender que nuestra soledad en el gran espacio ha sido sólo aparente y que en realidad nunca hemos estado solos desde hace muchísimos siglos.

    ¿Quiénes eran aquellos que Él llamó Querubines?. Desde entonces han transcurrido cerca de tres mil años y en este nuestro tiempo la visión que tuvo el Profeta Ezequiel se repite suscitándonos la misma pregunta: ¿Quiénes son?. ¿De dónde vienen?. Nuestros ojos los ven y nuestra mente los comprende así como en realidad son, pequeñas y grandes naves del espacio que surcan velozmente nuestro cielo. Muchísimos las han visto aterrizar y otros muchos se han aproximado en el intento de conocer y hacerse comprender. Noticias de este tipo se podrían citar a miles. Muchas personas los han visto con casco y buzo espacial, tan complicados que parecían a primera vista curiosos animales de forma humana. Indudablemente bajo aquel casco, dentro de aquel complicado buzo, estaba el Querubín del Profeta Ezequiel, los mismos Mensajeros del Cielo deben finalmente hacernos comprender que la palabra de Dios está nuevamente en medio de nosotros.

    ¿Estamos verdaderamente al borde del gran abismo? ¿Quizás estamos muy cercanos al tiempo que nos debe empujar nuevamente al fatal error?.

    Las premisas, en verdad, no faltan y el tiempo de la monstruosa energía que destruye ya ha llamado con inaudita violencia a las grandes puertas de este nuestro querido mundo, la grande y terrible bestia con cabeza de hongo se ha despertado amenazadora, implacable, con ira, decidida a destruir, a devorarlo todo sin piedad.

    Ellos están sobre la tierra, no sabemos como y donde, pero están. ¡Esto es cierto!.

    Llamémosle como creamos más oportuno, digamos de ellos todo lo que queramos, mostrémosle a nuestra mente como deseemos, pero esto no excluye el hecho de que ellos están y además se hacen ver repentinamente.

    No planteéis aquella necia pregunta del porqué no se hacen ver o del por qué no bajan, con sus aparatos, en las plazas. Comprendedlo una buena vez y para siempre que ellos nos conocen desde tiempos remotos y lo saben todo, digo todo de nosotros desde la A hasta la Z. Toda publicidad sería, para ellos inútil, digo mejor contraproducente a la obra que deben desarrollar sobre la tierra. La veleidad es un vicio humano que estas criaturas consideran poquísimo. Saben lo que deben hacer y en el momento oportuno lo sabrá toda la humanidad.

    Este es el solo y único pensamiento que domina sus inteligencias. ¡Todo el resto no cuenta!.

    Los burlados, aquellos que antes que los otros han visto y sentido, comprenderán los primeros, sin ninguna sacudida psíquica. La grande, la más grande de las Verdades Universales. Este será su más justo y anhelado premio porque en verdad: "los pobres de espíritu verán el Paraíso". Y todavía: "Los últimos serán los primeros".

    Siento un gran temor leyendo nuevamente lo escrito en estas descarnadas páginas y pienso:

    ¿Bastarían todos los libros del mundo para haceros comprender lo que yo he comprendido al releerlos?. Soy una nulidad, soy un pedacito de carne viva, con un alma luciente y clara, y no menos que mis semejantes, con una inmensa cruz resplandeciente ante mis ojos, llenos de silenciosas y trémulas lágrimas.

    Eugenio Siragusa

    Catania, 18 de septiembre de 1961
     
    Foro » MISTERIOS Y ENIGMAS REVELADOS » MISTERIOS Y ENIGMAS REVELADOS » El hombre y la Cruz
    Página 1 de 11
    Búscar:

    Mensajes Nuevos
  • MAXIMO CAMARGO (CONTACTADO) (1)
  • LA HERMANDAD BLANCA (0)
  • EL TESTAMENTO DE ABRAHAM (1)
  • LA BIBLIA Y LOS EXTRATERRESTRES (4)
  • UNA VIDA, UNA MISIÓN SIGUIENDO LOS PASOS... (2)
  • LA HUMILDAD, RAIZ Y MADRE DE TODAS LAS V... (1)
  • EL CAMINO DE LA EVOLUCION DEL ESPIRITU (1)
  • YO EL MAESTRO DEL AMOR ALIENTO SOBRE VOS... (1)
  • EL SANTO TEMOR DE DIOS (3)
  • EUGENIO SIRAGUSA (2)
  • RECOMENDADOS
    Búscar